Hacia un masivo 3J contra la represión y el punitivismo

Por Ximena Schinca
@ximenaschinca

Un nuevo 3 de junio se acerca y una nueva movilización masiva se prepara al calor de las asambleas feministas, que se llevan a cabo en la Mutual Sentimiento, convocadas por el Colectivo Ni Una Menos (NUM). El edificio de esta asociación – fundada por ex detenidxs y exiliadxs de la última dictadura militar-, fue punto de encuentro para la organización del Paro Internacional de Mujeres del 8 de marzo pasado.
Con la participación de más de doscientas mujeres, el viernes 12 de mayo, se realizó la primera asamblea previa a la próxima marcha y movilización del 3J, fecha que ya forma parte del calendario nacional del movimiento de mujeres. Pasadas las 18.30 horas, el primer encuentro organizativo arrancó con una decena de oradoras de distintas agrupaciones, que revisaron el resultado de las últimas acciones y la respuesta del gobierno nacional ante las recientes demandas populares y masivas.
“Estamos ante un escenario cada vez más difícil, con líneas de represión política y una situación de violencia institucional que tiene a las mujeres como eje central”, abrió María Pía López, miembra fundadora de NUM, y cedió la palabra a la estudiante de la Universidad General Sarmiento (UNG) que fue recientemente atacada, a cuadras del campus universitario en Los Polvorines, por cuatro militares que intentaron violarla. “No se trata de la violencia de cuatro ‘loquitos’. Me agredieron en el contexto de impunidad del 2×1. El machismo es muy fuerte al interior de las fuerzas de seguridad”, señaló (todavía conmovida) la estudiante, de quien reservaremos identidad por decisión editorial.
El recrudecimiento de la violencia sexista, la discriminación, la represión y la impunidad fueron denunciadas también por Lara Bertolini, representante de la Colectiva Lohana Berkins, quien contó distintas agresiones y amenazas que sufrió de parte de un estudiante, en la Universidad de Avellaneda donde estudia Derecho. Durante las tres horas que duró el encuentro, se sucedieron distintas manifestaciones contra el accionar del gobierno del presidente Mauricio Macri y las Fuerzas de Seguridad, que no sólo no intervienen para prevenir y erradicar la violencia contra las mujeres sino que han des-financiado programas y herramientas fundamentales como la Educación Sexual Integral (ESI) o las líneas 137 y 144 de atención y asesoramiento a víctimas de violencia; en tanto recrudece la represión y persecución a las activistas del movimiento de mujeres, con el saldo de 26 militantes procesadas tras el 8M.

3J es basta fuerte

En tanto las precisiones sobre consignas, documentos y acciones se definirán en las próximas asambleas (el próximo encuentro será el 19, a las 18, en el mismo lugar), el viernes se coincidió en la importancia de incluir en las demandas el pedido de justicia para Micaela y Araceli (emblemáticas por el tipo de violencia al que fueron sometidas y por su edades), y exigir la libertad de Highi (presa desde octubre de 2016 por defenderse de un ataque sexual) y de Milagro Sala (presa política sin causa ni condena).
La mayoría de las oradoras coincidió también en la necesidad de subrayar el carácter “anti-represivo” y “anti-punitivo” para la movilización del próximo 3 de junio. “Vemos con preocupación que se pida más cárcel, con el objetivo de coartar la libertad de las personas detenidas. En ese sentido, tenemos que exigir que no se hable en nuestro nombre. Y al Consejo Nacional de las Mujeres (CNM), tenemos que exigirle respuestas mucho más claras respecto de las juventudes”, señaló María Florencia Alcaráz, miembra de NUM.
Las críticas a Fabiana Tuñez, Presidenta del CNM, recibieron especial atención de la mayoría de las oradoras, disconformes con la gestión que la feminista, ex titular de la Casa del Encuentro y una de las organizadoras del primer 3J, desempeña desde diciembre de 2015. “Es necesario denunciar a los responsables políticos de esta situación y el recrudecimiento de violencia hacia las mujeres desde el gobierno nacional”, subrayó Mariela de la Agrupación de mujeres Las Rojas. Desde la Red por los Derechos de las Personas con Discapacidad (Redi), Carolina Buceta, criticó el Plan Nacional de Discapacidad anunciado por la Vicepresidenta Gabriela Michetti y señaló que carece de perspectiva de género.
La falta de respuesta del Estado, la crítica a las propuestas punitivistas del gobierno nacional y el repudio a las políticas represivas del Estado se instalaron como ejes de las consignas que se escucharán el próximo 3J, en un nuevo y fuerte basta organizado desde el movimiento de mujeres. “No nos reconocen como actores políticos, no nos han dado una sola respuesta y no hemos conseguido la aplicación de una sola política pública de este Estado que está destinando la mayor parte del presupuesto a una obra pública”, enfatizó Florencia Minici, militante de NUM, y reiteró la importancia de trabajar en tres ejes para la próxima marcha: masividad, anti-represión y anti-punitivismo.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *