La Película de Nisman

La Película de Nisman

Estimado lector, probablemente a esta altura de los acontecimientos Ud. esté diciendo ¡Basta de Nisman!, atiborrado de conjeturas, datos inútiles y pericias fantásticas. Que si la mucama dijo que Nisman cerraba la puerta de servicio con traba; diez opiniones sobre la trayectoria de la bala; que si algunos ejemplares de una revista traían la foto del Fiscal con una premonitoria mancha adulterada en la frente; que se trata de determinar qué sustancia había ingerido Nisman antes de morir; que si había una huella en el sistema de refrigeración o se analiza la muestra de ADN hallada en una taza de café… Probablemente Ud. haya llegado a la conclusión de que nunca se sabrá realmente cómo sucedieron las cosas. Y probablemente tenga Ud. razón.
Pero el problema no está en saber cómo sucedieron las cosas, sino por qué. ¿Por qué murió Nisman? En este punto se salta de lo policial a lo político. Del entretenimiento de la película policial, a la realidad política que nos toca a todos. Y en este terreno sí hacemos pie. No se trata ya de hallar rastros de pólvora o fotos adulteradas en una revista. Se trata de mirar la realidad política. Nisman murió cuando estaba haciendo una denuncia muy grave contra la Presidenta de la Nación. La denuncia, que hoy se conoce minuciosamente, no tenía fundamento, iba a ser desbaratada en el Congreso. ¿Por qué Nisman decide presentarla y por qué muere antes de hacerlo?
La hipótesis de la siguiente nota relaciona el atentado de la AMIA con el último atentado de París y con el giro de la política externa argentina hacia los BRICS (Brasil, Rusia, India, China, Sudáfrica). La hipótesis de esta nota es que la muerte de Nisman ha sido una advertencia, un apriete o un golpe blando para persuadir al Gobierno de no profundizar este giro, fortalecer el eje Estados Unidos – Israel en la economía nacional, y fortalecer la oposición local. La hipótesis de esta nota relaciona la muerte de Nisman con la CIA y el Mossad.

NISMAN1

El fundador de Wikileaks, Julian Assange, aseguró que “cuanto más secreta o injusta es una organización, más miedo y paranoia inducen las filtraciones en su liderazgo”. En el caso Nisman las operaciones montadas desde sectores poderosos, tanto locales como extranjeros, intentan que la mentira sea tomada como verdad absoluta. Y de esa manera golpean y ponen en estado de shock a quienes consideran sus enemigos.

NISMAN3

Por Antonio Lizzano y Rafael Gómez

Mentiras verdaderas
Los profesionales de la mentira pretenden controlarlo todo. Se esfuerzan por no dejar ningún cabo suelto. Deforman los datos con tal de lograr su objetivo. La palabra escrúpulos no se encuentra en su diccionario. Y su mayor especialidad es montar hechos falsos para obtener beneficios. Réditos que los legitimen para actuar contra quienes consideran sus enemigos. Los argumentos tienen que parecer justos, aunque su origen esté montado en la manipulación y la mentira.
Los servicios de inteligencia son los profesionales de la mentira. Y aunque respondan al poder político de turno, su accionar sigue reglas propias y añejas.
En el caso de la muerte del fiscal Alberto Nisman, la hipótesis más seria a tener en cuenta se relaciona con un operativo de presión sobre el Gobierno nacional. La primera parte de ese operativo se inició con la denuncia contra la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner, que Nisman hizo pública por todos medios. Y la segunda y la más contundente, fue la que terminó con su muerte en el departamento de Le Parc. Porque el caso Nisman es eminentemente político, más que policial.
Y por eso es necesario determinar cuáles fueron las causas políticas que llevaron a este final. Existe una geopolítica mundial que está íntimamente relacionado con lo que sucedió. No se puede analizar el caso, como si fuera algo meramente local. Por eso es clave, ir analizando los hechos que se esconden. O como le dijo un ex agente de Inteligencia a Periódico VAS: “En la muerte Nisman nada es lo que parece”.

nisman4

Los días que vivimos en peligro: operaciones y terroristas locos
Hay días en que la denominada lógica habitual del mundo vira de manera inesperada. Y se produce un hecho que termina conmocionando a la opinión pública mundial. Eso ocurrió el miércoles 7 de enero en París, cuando dos hombres con los rostros cubiertos y armados con rifles de asalto y armas cortas entraron en las oficinas del semanario satírico Charlie Hebdo. Los atacantes dispararon más de 50 tiros, matando a 11 personas e hiriendo a otras 11, al grito de “Dios es el más grande”. Al salir del edificio y según las imágenes, también mataron a un agente de policía.
Según las autoridades, los atacantes, aunque franceses descendientes de árabes, se identificaron como pertenecientes a la rama de Al Qaeda en Yemen. El impacto en la opinión en la opinión mundial, debido en gran parte a la tarea de repetición de imágenes de los medios, fue instantáneo. Atentado del salvaje ISIS (Estado Islámico) contra la libertad de prensa.
Pero el asunto no terminó ahí. La búsqueda policial que se desató y la llamativa rapidez con que se identificó a los atacantes y se conoció su escondite, fue seguida por los medios minuto a minuto, como si se tratara de una película de acción. Durante la persecución, los terroristas y otras cinco personas murieron, y un número similar resultaron heridas en tiroteos que tenían como protagonistas a la policía y a los supuestos atacantes del diario satírico parisino.

NISMAN5
Tanta puesta en escena para atrapar a los supuestos terroristas, empezó a levantar sospechas sobre el papel que jugaron en todo el asunto los servicios de seguridad galos. El análisis de los videos del atentado compromete seriamente al Gobierno francés, que endureció su postura frente al Estado Palestino y su alianza con el eje Estados Unidos – Israel.

NISMAN-6
El domingo siguiente a los ataques se realizó una multitudinaria marcha en el centro de París. En Buenos Aires una extraña polémica que ciertos medios de comunicación armaron en torno de la presencia o no, en la marcha, del canciller Héctor Timerman y de la supuesta tardanza en solidarizarse con el pueblo francés de la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner, ocupó grandes espacios.
Este atentado fue el detonante para hacer sentir en Europa y el mundo una repulsión contra Palestina. El clima ideal para que el fiscal Nisman, partidario de la pista iraní en la causa AMIA, lanzara su denuncia.
Al día siguiente de la marcha, el lunes 12, arribó al país desde España, el fiscal Alberto Nisman. Este regreso contiene un dato muy llamativo: Europa había reforzado y puesto en alerta máxima a todas sus fuerzas de seguridad ante posibles nuevos atentados. En medio de esa situación, Nisman toma el vuelo hacía Buenos Aires dejando a su hija sola más de tres horas en el aeropuerto de Barajas. Hasta el día de hoy, el dato sigue siendo inexplicable y nadie entiende -por fuera de la hipótesis que se está desarrollando- la motivación que lo llevó a actuar de semejante manera. Este es uno de los elementos claves a tener en cuenta. Porque sólo una presión muy grande y poderosa lo pudo llevar a actuar como actuó. Y esa presión no la ejerce una sola persona.

Los sospechosos de siempre: los servicios locales y extranjeros
El fiscal Nisman estaba al frente de la investigación del atentado a la AMIA. Y tenía a su cargo a más de 80 personas. Había sido nombrado por el ex Presidente Néstor Kirchner, con la bendición de los principales referentes de la comunidad judía, y por ende entabló una excelente relación con el ex director de Operaciones de la Secretaría de Inteligencia (SI), Jaime Stiuso. Este espía trabajó en la investigación del atentado a la AMIA, desde su origen y eso lo relacionó con los servicios de Inteligencia de Estados Unidos y de Israel.

NISMAN2
“Nisman no podía estar al frente de la investigación sin contar con el aval del poder político de turno, de la comunidad judía y de los servicios de inteligencia extranjeros involucrados en el caso. Y esto es así porque el que esté a cargo de la pesquisa debe seguir una línea que viene de afuera y que apuntó siempre a Irán. Esta es la teoría que desde el primer día, incluso antes de que se iniciara la investigación, tanto el servicio de Inteligencia de Estados Unidos como el de Israel llevaron adelante. Por eso, en la muerte del fiscal, estas relaciones internacionales no pueden ser pasadas por alto. La movida que lo impulsó a hacer la denuncia, debía venir de afuera”, le dijo a Periódico Vas un político que ocupó un importante cargo en la Cancillería.
La relación entre los Kirchner y Nisman fue buena hasta el momento de la denuncia. Es más, en el 2008 el fiscal pidió la detención del ex presidente Carlos Menem. Y según un cable de la diplomacia estadounidense, que reveló WikiLeaks, Nisman buscó con esto “congraciarse con la Presidenta Cristina Kirchner mediante la persecución de sus enemigos políticos”. El dato demuestra que Nisman, en todos los años que estuvo al frente de la investigación, nunca atacó al Gobierno nacional. Todo empezó a cambiar, dos años atrás, cuando el Gobierno decidió firmar el famoso “Memorando de Entendimiento entre la Argentina e Irán”.
“Los iraníes son los enemigos jurados de Estados Unidos e Israel, pero lo que más molestó a EE. UU. no fue el acuerdo en lo concerniente a la investigación del atentado a la AMIA, sino las relaciones comerciales que Argentina intentó empezar a mejorar, no sólo con Irán, sino también con Rusia y China”, le dijo a este medio el político que trabajó en Cancillería.
Tomando en cuenta estos elementos se puede entender la virulencia de la denuncia y la citación que tenía pensada realizar Nisman a la Presidenta de la Nación y a varios de sus colaboradores.
Y el hombre que le proporcionó al Fiscal las escuchas de la denuncia no era otro que Stiuso, el de las buenas relaciones con Estados Unidos e Israel. Algo que fue reconocido públicamente por Nisman en el raid que realizó apenas llegó al país y pocos días antes de su muerte.
“Stiuso da toda la impresión de responder más a los servicios extranjeros que a los locales y cuando me refiero a los extranjeros, quiero decir a los norteamericanos. No es casual que sea él, quien le da letra a Nisman y tampoco es casual que cierto grupo de la Secretaría de Inteligencia esté involucrada en la muerte del fiscal. Todo parece un armado para ensuciar al Gobierno de una manera tan fuerte que le impida sacarse nunca la sospecha por el trágico final de Nisman”, le dijo a Periódico Vas un ex agente de Inteligencia.

nISMAN8
Y acá entra en escena el hombre que le dio el arma al fiscal: Diego Lagomarsino. Un experto en informática que trabajaba para Nisman y que, según varias de las fuentes consultadas, pertenecería a la Secretaría de Inteligencia. Algo muy lógico, teniendo en cuenta que trabajaba con el hombre que investigaba el atentado a la AMIA.
“Los dichos de Lagomarsino no cierran por ningún lado. Dijo que desarmó el arma y la volvió a armar, antes de dársela a Nisman; y sin embargo no aparecen rastros de ADN en la pistola. Algo inexplicable. Tampoco se entiende que siendo tan amigos, el fiscal se mate con el arma prestada, sabiendo el quilombo que le iba a traer a Lagomarsino. Y por último, nadie se explica como hace Lagomarsino para pagar un abogado tan caro como Maximiliano Rusconi, quien fue abogado de Menem cuando era presidente”, le dijo a Periódico Vas un comisario del área de Investigaciones de la Policía Federal.

NISMAN-7

El verdadero poder detrás de la escena marca la cancha
Más allá de la película policial armada por los medios corporativos, hay datos de la realidad que no pueden ser mencionados al pasar, y que debido a la importancia de sus protagonistas deben ser analizados detalladamente. No pueden perderse en el marasmo de las supuestas novedades de turno.
El miércoles 28 de enero en la casa de Monroe y O’Higgins donde se realizó el velatorio de Nisman, el propio embajador de los Estados Unidos, Noah Mamet, fue a presentar sus condolencias. Días antes, llegaron dos declaraciones oficiales del gobierno de Barack Obama destacando la labor del fiscal, y desde la embajada estadounidense se informó que Washington ofreció ayuda técnica para la investigación sobre su muerte.

NISMAN9
“No es habitual, por no decir que no ocurre nunca, que el embajador de Estados Unidos vaya al velorio de un funcionario judicial de otro país. Acá hay un mensaje del Gobierno de los Estados Unidos sobre la estrecha relación y el apoyo que tenía la gestión de Nisman en la Administración norteamericana. Fue un mensaje fuerte hacia el Gobierno nacional. Esto quiere decir que hasta el último día de su vida, Nisman estuvo apoyado por los norteamericanos y por eso, es lógico, que ellos supieran y avalaran la denuncia contra la Presidenta, como una forma de presión por los acuerdos comerciales que venía realizando Cristina con enemigos jurados de Estados Unidos: Irán, Rusia y China. No se puede ser ingenuo cuando pasan cosas así”, le dijo a Periódico Vas un ex agente de inteligencia.
El Embajador en el velorio parecía estar rindiéndole tributo a uno de sus hombres. Primero por la denuncia realizada y luego por la supuesta caída en cumplimiento del deber, como si se tratase de un marine en Irak. ¡Vaya paradoja!, si se toma en cuenta la fuerte hipótesis de que los servicios estadounidenses e israelitas sacrificaron al Fiscal por la propia causa, porque para dar el mensaje, la advertencia, el apriete o el golpe blando era más útil muerto que vivo. La escena del velorio remite a un comportamiento mafioso.

NISMAN11

La hipótesis del sacrificio del fiscal se basa en el giro del Gobierno nacional respecto al eje Estados Unidos – Israel y en la necesidad de fortalecer la oposición al Gobierno en un año electoral. Pero hay un dato duro del sacrificio. El Gobierno estadounidense le soltó la mano a Nisman cuando el ex secretario general de la Interpol Ronald Noble desmintió al Fiscal, respecto a la acusación de que el Gobierno nacional habría pedido a Interpol que levantara los pedidos de captura de funcionarios iraníes involucrados en la causa AMIA. Con esto, se terminaba de caer como un castillo de naipes la ya endeble denuncia de Nisman. ¿Cómo la defendería ante el Congreso en una audiencia pública? Otro dato duro. Las últimas llamadas de Nisman -un total de quince- fueron al celular de Stiuso, su contacto con la CIA. Nisman estaba desesperado.
Lo demás es el cómo. No sabemos exactamente cómo se produjo el final. No sabemos si el abandono de Gobierno estadounidense fue suficiente, si hubo además instigación -la amenaza, por ejemplo, de matar a su hija- y se trató de un suicidio inducido, o si lo mató alguien.
Sí tenemos una fuerte hipótesis del por qué, una película distinta a la montada por los medios corporativos. Y una semblanza del terrorismo del Imperio.

 

 

 

Comentarios

  1. ESTOY TOTALMENTE DE ACUERDO EN QUE LO IMPORTANTE ES ANALIZAR QUÉ LO MATÓ AL FISCAL, MUY BUENA HIPÓTESIS!!

Para dejar un comentario