Los Males de la Agencia de Bienes

por Antonio Lizzano y Romina Sánchez

 

El proyecto de creación de la Agencia de Bienes vuelve a poner de manifiesto los negocios inmobiliarios que se hacen en la Ciudad y la necesaria política de alianzas entre oficialismo y oposición para que se aprueben.

Los discursos de los políticos tienen un problema grave: no siempre condicen con los hechos. Así, las más encendidas diatribas de políticos opositores se dan de bruces con la realidad a la hora de oponerse realmente a eso que tanto critican. Y la política porteña no escapa a esa lógica. Los proyectos de ley aprobados en la Legislatura de la Ciudad, por caso, demuestran que el Pro y el Frente para la Victoria (FpV) están más de acuerdo de lo que parecen. Porque por un lado están los discursos públicos, pero, a la hora de votar, esas diferencias se achican.

El Pro cuenta con 28 legisladores propios. Las leyes más importantes necesitan de una mayoría especial de 40 votos, con lo cual queda claro que las iniciativas que más le interesan al oficialismo deben ser negociadas y que, para su aprobación, es necesario sumar las voluntades de la Oposición, en especial del bloque del FpV.

Esto ha sido así desde la llegada de Mauricio Macri al Gobierno de la Ciudad. El Pro siempre necesitó votos, y siempre los encontró. Una de las leyes importantes de la administración del ex Jefe de Gobierno fue la creación de la Policía Metropolitana en 2008. En esa ocasión -y no fue la única-, el Frente para la Victoria aportó los votos necesarios para la aprobación de la ley. Más acá en el tiempo, en las últimas sesiones de este año, el oficialismo también contó con la colaboración de sus colegas del kirchnerismo para aprobar cuestiones claves que necesitaban 40 votos. Por ejemplo, se aprobó  -por 51 votos a favor y una abstención- la ley que plantea la construcción de un Centro de Transbordo en el barrio de Chacarita. El proyecto establece la apertura y afectación de una calle que integrará el Centro de Trasbordo, ubicado en la manzana delimitada por las avenidas Corrientes, Federico Lacroze y la calle Olleros.

En esa misma sesión también fue votada la desafectación de un predio que estaba situado dentro de un área afectada a la categoría R2bI del Código de Planeamiento Urbano, que fue modificada a E4 (Equipamiento Especial). Ahora, el predio será cedido para ampliar el “Instituto Cardiológico Buenos Aires”. Por último, también se aprobó otra ley que requiere segunda lectura, que es la cesión de un predio a la Fundación Universidad Torcuato Di Tella por 30 años. Todo esto sucedió en la sesión del 31 de marzo. Las tres leyes necesitaban 40 votos para ser homologadas.

La Agencia de Bienes

Hay un proyecto de ley que el jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, quiere que se apruebe lo antes posible. El problema es que esta iniciativa cuenta con el total rechazo de los vecinos y de las organizaciones sociales, que ya explicaron en reiteradas oportunidades el perjuicio que le provocaría a la Ciudad su aprobación. Se trata de la creación de la Agencia de Bienes.

Este proyecto necesita de una doble aprobación de la Legislatura porque apunta a la venta de inmuebles públicos, que debe ser discutida en Audiencia Pública.

En la última sesión del año pasado, la llevada a cabo el jueves 3 de diciembre, el Pro logró una primera aprobación de la iniciativa gracias a los votos del FpV. Ese día, la creación de la Agencia de Bienes obtuvo 44 votos a favor. En esa jornada maratónica, también se aprobó la ley de Ministerios por 55 votos. Pero para que la Agencia sea una realidad, necesita una segunda aprobación de la Legislatura.

Amplias facultades y negocios inmobiliarios 

Ignacio Scuderi integra el Partido Social de la Ciudad. Ex asesor legislativo, conoce a la perfección cómo fue el inicio del proyecto sobre la Agencia de Bienes. En diálogo con Periódico VAS, explicó los puntos oscuros de la iniciativa. “La Agencia de Bienes representa la total flexibilización para la entrega indiscriminada de la tierra pública con fines de negocios. Concentrar en el Poder Ejecutivo la decisión de qué se hace con los bienes de todos es antidemocrático, inconstitucional y contrario a la visión de republicanismo que tanto se defiende desde la retórica del Pro”, señaló.

Las críticas y objeciones respecto al proyecto son muchas. El integrante del Partido Social dio más detalles de la inconstitucionalidad de la propuesta. “Hemos denunciado ampliamente las concesiones irregulares, la especulación inmobiliaria y el efecto ambiental de una ciudad cada vez más llena de cemento. También, los efectos negativos y la expulsión en una planificación urbana pensada para pocos. Todo esto, que nosotros denominamos ‘extractivismo urbano’, encuentra su consagración en esta Agencia de Bienes que permitirá quitarle al poder legislativo su rol de regulador del desprendimiento de los bienes públicos. Insistimos en que este proyecto es absolutamente inconstitucional y por lo tanto no debe ser aprobado por la Legislatura”, aseguró Scuderi.

Todas estas irregularidades hicieron mella en el bloque del Frente para la Victoria. El lunes 4 de abril, la interna quedó al descubierto. Ese día, los legisladores que integraban las comisiones de Presupuesto, Planeamiento Urbano y Desarrollo Económico se reunieron para debatir el proyecto de creación de la Agencia de Bienes. Hasta ese momento, el Pro había logrado un acuerdo con el FpV para que la iniciativa avanzara, a cambio de algunas modificaciones sugeridas por ese espacio, que acompañaría el proyecto.

Sin embargo, la oposición de los vecinos que concurrieron a esa reunión y la exigencia del oficialismo para que el FpV apoyara la venta del Tiro Federal como primera movida de la Agencia, provocó que la legisladora K, Lorena Pokoik se negara a seguir el juego del Pro.

Aunque finalmente se termine apoyando lo que se acordó con el resto del bloque, el tema no pudo ser tratado en la sesión de ese jueves porque a Pokoik se le sumó el resto de los integrantes del kirchnerismo, que integran la bancada. De esa manera, los 13 votos del FpV, imprescindibles para llegar a los 40, se esfumaron porque la mitad del bloque ya no estaba dispuesta a aprobar la ley.

Hecha la ley, hecha la trampa

Para entender la magnitud del negocio que implica la Agencia de Bienes, nada mejor que conocer su articulado.

El artículo 1 dice: “Créase la Sociedad del Estado ‘AGENCIA DE BIENES S.E.’, con la organización y competencias determinadas en la presente Ley, con el objeto de llevar adelante políticas de fomento que integren y mejoren la gestión urbana de la zona detallada en el Artículo 2° (la Ciudad de Buenos Aires), impulsando actividades que procuren igualdad de oportunidades, el desarrollo sustentable y la innovación”.

En el artículo 3 se detallan las funciones de la Agencia:

a) Coadyuvar a las áreas competentes en la profundización de la política de distritos para el desarrollo de emprendedorismo, la innovación y las industrias creativas, y fomentar la creación de nuevos talentos y capacidades como motores del desarrollo económico de la Ciudad.

b) Disponer de los bienes inmuebles incluidos en esta Ley, para el cumplimiento de su objeto.

c) Ejecutar proyectos de obra respecto de los bienes inmuebles incluidos en esta Ley, en coordinación con el área respectiva.

d) Coordinar las relaciones entre la actividad pública y la inversión privada, orientando las iniciativas para el logro de un desarrollo sustentable, en el marco de una estructura urbana adecuada e integrada.

e) Promover proyectos de infraestructura para garantizar la vinculación entre las diferentes zonas de la ciudad y otras jurisdicciones.

f) Impulsar planes de infraestructura que faciliten las inversiones en la Ciudad, principalmente las referidas al parque habitacional, red de transporte, vías de acceso y de comunicaciones, salud y educación.

g) Colaborar en la divulgación, transferencia y difusión de nuevas tecnologías, de inversión en capital humano y social y de fomento de dichas actividades.

h) Gestionar la construcción de nueva infraestructura y recuperar y hacer eficiente la existente, así como el desarrollo de las demás funciones que oportunamente se prevean en su Estatuto, el que será aprobado por Decreto del Poder Ejecutivo y no podrá exceder el objeto aquí previsto.

El legislador de la Coalición Cívica-ARI, Maximiliano Ferraro, estuvo presente en la tumultuosa reunión del lunes 4 de abril. En diálogo con Periódico VAS expresó su oposición al proyecto. “Votamos en contra de la creación de la Agencia de Bienes porque primordialmente hay una cuestión de transparencia y control público. Creemos que la asignación de funciones públicas a una empresa o sociedad del Estado es una mala decisión ya que las sociedades del Estado cuando se generan, o cuando los gobiernos deciden conformarlas, lo hacen para eludir el derecho administrativo, que es el que otorga más garantías en materia de transparencia y control público del accionar del organismo”, refirió el diputado porteño.

Ferraro, además, manifestó otras objeciones a la iniciativa. “Por otro lado, es inadmisible delegar facultades que son propias de esta Legislatura. Es una autorización genérica derivarle bienes del Estado a una sociedad o empresa; en la práctica es una clara delegación de facultades por parte de la Legislatura y está prohibido por el artículo 84 de la Constitución, más si tenemos en cuenta que, luego de autorizada, la Agencia puede disponer de esos bienes sin nuevas leyes”.

El legislador finalizó diciendo que lo alarma semejante delegación de facultades. “Nos preocupa el destino de los bienes, no está claro lo que establece el artículo 4 del proyecto sobre el destino del Fondo para los Bienes. No se ha hecho un análisis particular de cada uno de los bienes alcanzados por la norma, ni se ha evaluado su potencialidad de ser utilizados para mejorar las políticas públicas en materia de vivienda, educación, salud y espacio público. No vamos a acompañar una iniciativa que posiblemente despatrimonialice (sic) al Estado, ya que es una forma de quitarle herramientas para garantizar mejor los derechos de los porteños”, concluyó.

El Pro no se detiene

A lo sucedido el lunes 4, se sumaron las repercusiones políticas de la tragedia de Costa Salguero. Las muertes ocurridas el viernes 15 de abril en la fiesta electrónica Time Warp hicieron que el FpV pidiera la interpelación del propio Jefe de Gobierno de la Ciudad. De esa manera, el pacto entre el Pro y el Frente para la Victoria para avanzar con la Agencia de Bienes pareció romperse definitivamente. Sin embargo, desde el Oficialismo no piensan lo mismo. Sus miembros creen que todavía se puede dialogar con el sector del bloque del FpV que agrupa a los denominados peronistas puros, quienes mantienen una disputa interna con el sector camporista.

Durante la primera semana de mayo, los operadores legislativos del Pro hicieron todo lo posible para lograr que el bloque de Suma+, el de Confianza Pública y el del Frente Renovador apoyaran la creación de la Agencia. Es más: intentaron que a ellos se sumara el sector peronista puro del bloque del FpV. No obstante, los resultados no fueron los esperados. “Si no vota el bloque del FpV los votos no alcanzan. Porque por más que arreglen con las otras fuerzas, no llegan a los 40”, le dijo un legislador opositor a Periódico VAS.

Jonatan Baldiviezo integra el Observatorio del Derecho a la Ciudad. Acompañó las protestas de los vecinos del Tiro Federal, participó de las reuniones en la Legislatura donde se discutió la Agencia de Bienes. Y en comunicación con Periódico VAS resaltó la política de alianzas entre el Pro y el FpV. “Sobre la forma de comprender, construir y gestionar en la Ciudad, existió una plena coincidencia entre el Pro y el FpV, que persiste hasta el presente. Un claro ejemplo son los reiterados acuerdos alcanzados entre ambas fuerzas partidarias en la Legislatura, que permitieron la sanción de diversas leyes que endeudaron a la Ciudad. Ambas fuerzas destinaron tierras públicas, a través de su venta o su concesión, al mercado inmobiliario para ser explotadas por grandes desarrolladores inmobiliarios. Crearon distritos que benefician a empresas y profundizan las fuerzas expulsivas de la población originaria, beneficiando a la especulación inmobiliaria. Y sacrificaron espacios verdes, sin mitigar la grave crisis ambiental y habitacional de la ciudad”, explicó el abogado.

Y dio precisiones de esta alianza: “Ambas fuerzas votaron en forma conjunta leyes como la creación del Distrito Audiovisual, el Distrito de las Artes, la venta del Edificio del Plata, la creación de un playón de cargas y descargas en el Parque Roca, y la ley que destinó a emprendimientos inmobiliarios suntuosos los playones ferroviarios de Palermo, Liniers y Caballito, entre otras leyes”, explicó.

Siempre el mismo final

Los acuerdos legislativos quedan al descubierto cada vez que se analiza el comportamiento de los legisladores y cómo votan los bloques en las sesiones. “En la última sesión del año pasado se votó la autorización para concesionar cinco hectáreas de la Costanera Norte para que sean destinadas a locales gastronómicos y bailables en un nuevo distrito llamado Distrito Joven; y se votó la concesión del Centro de Exposiciones y Convenciones que está en construcción al lado de la Facultad de Derecho”, manifestó Baldiviezo.

Para el Observatorio del Derecho a la Ciudad, la Agencia de Bienes tiene antecedentes precisos. “Esta Agencia viene a sumarse a las ya existentes Corporación Puerto Madero y Corporación Buenos Aires Sur, a través de las cuales se han vendido sin control tierras públicas del sur de la Ciudad. La Agencia tiene su antecedente en el intento, por parte del entonces jefe de gobierno Mauricio Macri, de crear la Corporación Puerta Norte S.E. en el año 2008. Tener la facultad genérica de vender tierras públicas sin dar el debido debate democrático en la Legislatura ha sido uno de los principales deseos de la gestión del Pro, que ahora resurge con la discusión de la Agencia. Este proyecto de ley también contempla la venta del predio conocido como El Dorrego y del predio de 17 hectáreas donde se encuentra el Tiro Federal, con la excusa de construir un Centro Metropolitano Audiovisual y un Parque de la Innovación, respectivamente”, agregó el integrante del Observatorio.

El enfrentamiento con los vecinos

Para finalizar, hay que destacar la oposición de los vecinos. El día 29 de marzo en la Legislatura se realizó la Audiencia Pública sobre la Agencia. Allí, más de 130 intervenciones de ciudadanos y organizaciones sociales manifestaron su rechazo al proyecto de ley. Ningún miembro del Gobierno porteño se presentó a defender el proyecto.

Pese a todos los datos que exponen lo perjudicial de la iniciativa, el Pro logró que el proyecto se reserve en Secretaría. Esto significa que cuando el Oficialismo consiga los votos necesarios para su aprobación, la propuesta se tratará inmediatamente en el recinto. Y aunque los vecinos se opongan, el Pro confía en sus políticas de alianzas. Razones no le faltan: así gobernó más de ocho años.

 

Comentarios

  1. El Tiro Federal se creo en 1891. Siempre fue nuestro club de reunión y Tiro. Dejense de joder con nuestro club para hacer un negocio que no trairá sólo beneficio a los corruptos de siempre. Siendo voluntario del Pro me dada mucha bronca que hagan este tipo de cosas en contra de todossss !!! Paráaa Larreta !!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *