Suspenden el desalojo del Hotel Bauen

La noticia llegó en cerca del mediodía de ayer y se conoció entrada la tarde: La Cámara Nacional de Apelaciones suspendió la orden de desalojo del hotel Bauen que se debía concretar hoy. Esta decisión de la Cámara, interpuesta para permitir que el Poder Legislativo resuelva sobre la expropiación del inmueble, no es definitiva.
A fines del año pasado, los trabajadores lograron que el Congreso de la Nación aprobara la expropiación del edificio de Callao 360 a favor de la cooperativa de trabajadores del hotel Bauen. Pero Macri vetó la medida el 27 de diciembre de 2016.
El veto presidencial habilitó una nueva orden de desalojo. El primer día del mes de marzo, la jueza Paula Hualde, titular del Juzgado Comercial N°9, dispuso la restitución del inmueble de la Avenida Callao 360 a la empresa Mercoteles. La fecha tope estaba prevista para hoy, 19 de abril.
Desde enero a esta parte, los trabajadores consiguieron que la Ley de expropiación ingrese nuevamente al Congreso para que  vuelva a ser tratada y aprobada por ambas cámaras. Con la aprobación de las dos terceras partes de los dos recintos se puede ratificar la declaración de utilidad pública y sujeto a expropiación del edificio y dejar sin efecto veto presidencial.
A la espera de la resolución del Legislativo, los trabajadores  intentaron apelar la orden de desalojo ordenada por la jueza Paula Hualde, pero la magistrada lo impidió. Recurrieron entonces a la Cámara de Apelaciones que en el día de ayer resolvió a favor de los trabajadores. La actuación de la Cámara apunta en dos sentidos: Por un lado la suspensión de la orden de desalojo. Y por otro,  deja sin efecto la medida, hasta que el Poder Legislativo ratifique la expropiación. Si  bien esta medida no resuelve el inminente desalojo, significa un alivio para los trabajadores que desde hace 14 años vienen sosteniendo este proyecto de autogestión. Un pequeño triunfo en medio de la incertidumbre por la que transitan desde que se hicieron cargo del Hotel. Porque el Estado no quiso antes, y no quiere ahora, brindarles seguridad sobre su futuro laboral.
Esta noche, a partir de las 20, habrá fiesta en las puertas del Bauen. Nada ni nadie, excepto la lluvia, suspenderá el festival previsto para hoy. Y lo que sería una vigilia para resistir el desalojo, se convertirá en celebración para los 130 trabajadores que autogestionan el hotel Bauen desde hace catorce años y un espaldarazo para continuar la lucha.

——————————

El Bauen y la incertidumbre neoliberal

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *