Mujeres y G20

por Rafael Gómez

Este año 2018, el foro del G20 (el grupo de países con los mayores PBI del planeta) se está haciendo durante los meses de octubre y noviembre en las ciudades de Buenos Aires, Mar del Plata, París y Bali, y tendrá la Cumbre de los líderes en la CABA del 26 de noviembre al 1º de diciembre.
La elección de esta Ciudad como sede no implica una distinción ni un privilegio sino seguir un mero orden alfabético de país (Argentina) y encontrar una enorme predisposición del Gobierno de Macri, que intentará distraer la atención, disuadir a la protesta social y tapar momentáneamente con este evento la grave crisis económica y política a la que ha llevado al país. A tal punto es la distracción y el afán circense que el Gobierno ha decretado feriado nacional el día 30 de noviembre cuando se celebre la Cumbre.
Por otro lado, más que un privilegio el foro traerá enormes molestias a los habitantes de la CABA por la militarización del territorio y las restricciones de movilidad, debido a las medidas de seguridad para proteger a los presidentes que asistan (entre ellos Trump y Putin). Estas medidas militares, policiales y de servicios de inteligencia, además de las molestias y las violencias, costarán a todos los argentinos más de 1100 millones de pesos. Demasiado para un país en crisis.

Las mujeres y el G20
Que el G20 -de neto contenido capitalista- tenga o pretenda tener verdaderas políticas de inclusión a la mujer resulta muy improbable, opinan las feministas argentinas. Es mentira que el G20 fomente la inclusión social y la igualdad de géneros, dicen. Y argumentan:
“Un punto central que se ‘propone’ el G20 es aumentar la tasa de participación de las mujeres en el mercado de trabajo. El G20 estima que el 55% de las mujeres en todo el mundo no tiene ingresos propios. Estima que si las mujeres participaran en la economía de la misma manera que los varones habría un crecimiento del 26% en el PIB mundial para 2025. ¿Pero de qué inclusión estamos hablando? ¿Es posible esa participación sin pensar en el tiempo de trabajo doméstico y de cuidados no remunerado que ya hacen las mujeres? Son las mujeres quienes se encuentran por eso en una situación de mayor precariedad y flexibilidad, y con menor protección social”.
Con este y otros varios argumentos se ha constituido en la CABA el Foro Feminista contra el G20 (1), que, con la consigna “¡No en nuestro nombre!”, analiza y esclarece las políticas neoliberales del G20 y del FMI.

Pensamiento crítico
La buena noticia es que además del Foro Feminista, se ha constituido en la CABA el 1º Foro Mundial del Pensamiento Crítico, que funciona desde el 19 al 23 de noviembre, con sedes en el Club Ferrocarril Oeste, la Universidad Nacional de las Artes, el Centro Cultural de la Cooperación, la Universidad Nacional de San Martín, la Cámara de Diputados, la Facultad de Ciencias Sociales UBA, la UMET Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo, el Centro Cultural San Martín, y la Facultad de Filosofía y Letras UBA.
Este 1º Foro Mundial del Pensamiento Crítico, organizado por CLACSO (Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales), al que acuden importantes líderes, intelectuales y artistas de todo el mundo, tiene diferencias con el G20: no está militarizado, es un encuentro de reflexión, de crecimiento, y con entrada libre y gratuita. ¿Por qué interponer la fuerza, el ejército y la policía, cuando se está pensando y proponiendo lo mejor para el bien común?

La militarización del mercado
El G20 surge a fines de los ‘90 como un espacio de coordinación entre ministros de finanzas y presidentes de bancos centrales para intervenir, a través de organismos multilaterales, en las economías afectadas por la crisis cambiaria global. Tras la crisis financiera internacional de 2008, el G20 amplía su agenda, se transforma en una cumbre presidencial y se instituye como: “principal foro internacional para la cooperación económica, financiera y política”. A partir de entonces, y con el objetivo de avanzar sobre los recursos naturales, consolida una mayor presencia en América Latina. Apunta a disciplinar las economías nacionales, al endeudamiento externo, a la inyección de capitales financieros especulativos, a la depreciación de la moneda, y al constante empobrecimiento de la región para facilitar la extracción de los recursos naturales con la complicidad de los gobiernos cipayos. Se trata de imponer un régimen colonial.(2) No hay realmente un debate de ideas para establecer políticas de desarrollo en la región. Ya saben qué hacer. El único desarrollo que esperan es el de las propias corporaciones.
¿Por qué entonces montar todo esto? La pregunta provoca una respuesta dura: Para demostrar poder. Nosotros podemos someterlos (como en los tiempos de las monarquías absolutas), tenemos las vallas y el ejército. Se puede, sí que se puede. Nosotros podemos hacer lo que queramos, están diciéndonos y diciéndoles al G20 y al FMI. De hecho la ministra (de Seguridad) Bullrich les pide a los porteños que se vayan durante el fin de semana de la Ciudad, los días viernes 30 de noviembre, sábado 1º y domingo 2 de diciembre, que se vayan porque la Ciudad estará muy complicada, y si hay violencia las medidas que tomaremos serán inmediatas y muy fuertes, dice Bullrich. Lo mejor es que se vayan el jueves 29 y aprovechen el fin de semana largo, que para eso hicimos feriado el viernes 30, dice.
En la Ciudad transcurre un simulacro de diálogo y debate de ideas pero el escenario es poco inclusivo: zonas prohibidas, 13000 efectivos, infantería, helicópteros, carros de asalto, marchas, gendarmería, policía, protestas, vallas, hidrantes, motos y gases… todas las emanaciones del G20, una demostración de poder en las calles (nosotros podemos someterlos). Pero no podrán. Tampoco nos iremos. Habrá solidaridad, pensamiento crítico, y en vez de extracción y armas, una señal de vida: miles de mujeres, un canto, una onda verde.

——————————————————————

1.Foro Feminista contra el G20  

2.La extracción, la violencia y el empobrecimiento son similares a los del Buenos Aires colonial. Ver en Periódico VAS Nº 117,  La Otra Historia de Buenos Aires.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.