Voces afro silenciadas en la Marcha del Orgullo

La comunidad Afro LGBT en Buenos Aires repudió y calificó de acto racista la serie de obstáculos interpuestos por la comisión organizadora de la Marcha del Orgullo que impidieron que el Discurso Afro Antirracista se escuchara desde ese escenario central.

por Melina Schweizer

El 2 de noviembre se celebró la Marcha del Orgullo y las calles de Buenos Aires se colmaron de alegría, color y disidencias en resistencia. Medio millón de personas asistieron a la tradicional marcha, de Plaza de Mayo al Congreso, bajo la consigna: Por un país sin violencia institucional ni religiosa.

En noviembre de 1967 se creó el primer grupo de diversidad sexual del país, bajo el nombre de “Nuestro Mundo”, a partir de allí, este mes pasó a ser el mes del orgullo. La primera marcha del orgullo que tuvo Buenos Aires fue 1992, esta marcha fue organizada por Carlos Jáuregui y César Cigliutti, dos referentes de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA), y solo asistieron 300 personas, la mayoría con máscaras.

El mes de noviembre en Argentina es el mes de la afroargentinidad, es el mes de la visibilización de la historia negra y es el mes de la visisbilización de la lucha del colectivo LGBTIQ. Paradójicamente, desde hace dos años se ha convertido, también, el mes en que la comisión organizadora de la Marcha del Orgullo (C.O.M.O.) pone obstáculos para que el discurso Afro Antirracista no pueda ser escuchado desde el escenario

En este sentido, la Columna de Negras, Indígenas, Racializadas, Lesbianas, Travesti, Trans, Bisexuales, No Binaries y Gordxs y Afros LGBT emitió un comunicado donde exige poner fin a la omisión y exclusión de la comunidad afro en la Marcha del Orgullo,  al tiempo que piden que sus voces sean escuchadas.

Los puntos fundamentales que componen la denuncia de la comunidad AFRO LGBT y la Columna Negras, Indígenas, Racializadas, Lesbianas, Travesti, Trans, Bisexuales, No Binaries y Gordx, son los siguientes:

– Permitir el discurso antirracista se emita desde el en el escenario central, porque no permitir que el discurso sea pronunciado en este evento visibiliza el racismo estructural y las prácticas racistas sufridas en nuestro cotidiano en manos de la sociedad.

– Basta de imposición binaria y gordofobia. No a la normalización de cuerpos e identidades intersex. Por un ámbito deportivo diverso respetuoso de las identidades: Reclamamos respeto a la diversidad corporal. Visibilidad para los cuerpos intersex: ni cirugías mutilantes ni tratamientos hormonales forzados. Basta de obligarnos a adecuarnos a un género. Basta de gordofobia y respeto a los deseantes de cuerpos gordos.

– Denunciamos el incumplimiento de la ley de identidad en los ámbitos deportivos y respaldamos la generación de espacios que propicien la inclusión. No avalamos ni reproducimos los cánticos de odio de las hinchadas que nos violentan. Y abogamos por un cambio cultural que rechace de plano el racismo, la xenofobia y reconozca a nuestros ancestros originarios y afros.

Expresan también:  “Nuestro discurso Afro Antirracista se presentó en tiempo y forma, fue consensuado el día 9 de octubre en el espacio El Hormiguero, llevado a Asamblea General pero ahora, a 3 días de la Marcha N°28 del Colectivo, no dan la unanimidad que amerita este discurso de Indígenas y Negrxs/Afros se pronuncie en el escenario por falta de tiempo, el cual sí hubo para tratar otros asuntos totalmente irrelevantes y que escapan a la propia organización”, y sostienen que el genocidio perpetuado a los pueblos originarios se remonta a la época colonial y pero perdura en la actualidad, por este motivo, repudiaron el accionar de la Comisión Organizadora de la Marcha del Orgullo que:  «desvinculó nuestra representación como locutora del escenario y pedimos a la sociedad que esto tenga un costo social y político”.

“No vamos a permitir que nuestras voces vuelvan a ser acalladas. Nosotrxs hemos exigido el espacio en ese escenario, como en la marcha, en el área Identidades, Artística y en Organización, durante 8 años para visibilizar a la Comunidad Afroargentina, Afrodescendiente, de la Diáspora y Africana, entiéndase la Comunidad Afro. La negritud no es una construcción social ni partidaria. Somos personas afroargentinas y afrodescendientes, junto con indígenas/originarias, que también luchan por la restitución de sus tierras y el cese de la persecución y violencia institucional. Las lesbianas y mujeres bisexuales resistimos a la violencia física, institucional y verbal que ejerce este gobierno de derecha. En los espacios públicos recrudeció el odio y la discriminación. Las tortas y bisexuales resistimos a la violencia machista y patriarcal. Pedimos la absolución de Higui, acusada injustamente por defenderse, y de Marian Gómez, violentada por haber besado a su pareja”, termina diciendo esta carta pública y abierta de denuncia y resistencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.