Auditoria Advierte Sobre Incumpliento de Ley de Basura Cero

Un informe de La Auditoria General  de la Ciudad de Buenos constató el incumplimiento del plan “Basura Cero” y las leyes ambientales.

El ente auditor advirtió existen Claras deficiencias en la Gestión Integral de los Residuos a cargo de la Dirección General de Limpieza dependiente del Ministerio de Ambiente y Espacio Público. Dependencia, que tiene a su cargo  ejecutar el Programa Servicio de Higiene Urbana por Terceros, de acuerdo a lo establecido en la Ley 1854.

El informe  del órgano de fiscalización señala que  “la Dirección Gral de Limpieza, tan sólo  se limita a efectuar tareas administrativas –pago al Ceamse y control de ubicación de camiones recolectores mediante GPS- sin llevar ningún tipo de control sobre  el desempeño del Ceamse.  Indicando que existen serias deficiencias en el control de la flota de camiones recolectores y el peso neto de basura transportada.”

Señalando que “desde 2008 el Gobierno de la Ciudad  paga a las subcontratistas por tonelada,” En tanto que advierte  el incumpliento de sobre los señalado en la Constitución de la ciudad  “al no existir convenio entre la Ciudad y el Creamse, aprobado por la Legislatura, en el que se contemplen las prestaciones recíprocas .”

Por otra parte, señala el informe, que “entre las facultades primarias de la Dirección figura velar por el cumplimiento de la Ley Basura Cero desde el origen (separación domiciliaria), transporte, hasta la disposición final (relleno sanitario),  advirtiendo que no se implementó en dicha Dirección ningún programa ni campaña de concientización a la ciudadanía tendiente a dar cumplimiento a la normativa que rige su accionar (Ley 1854).”

El órgano de control sugiere, además que: se evidencia una tendencia contraria a las metas fijadas para la reducción de los residuos que deben ir a disposición final, según lo establecido en Ley de Basura Cero, en tanto que, según se desprende del  informe anual de gestión de residuos sólidos urbanos, correspondientes al año 2008, no se ha operado una reducción de residuos respecto del año anterior.  Lo que  implica un alto riesgo en la consecución del compromiso asumido por la Ciudad en la materia, sobre todo si se tiene en cuenta la escasa capacidad operativa con la que cuenta el Ceamse para disposición final en rellenos (limitación física y territorial).