Por la reapertura del Movimiento Afro Cultural

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires clausuró el edificio de calle Defensa 535 en el barrio de Montserrat, donde funciona el Movimiento Afro Cultural. Asociación civil dedicada a la transmisión, revalorización y difusión de la cultura de matriz afro, heredada de mujeres y varones sobrevivientes de la trata y el contrabando de esclavos en nuestro país.
La razón que esgrimió el oficialismo para concretar esta clausura, son las falencias edilicias del predio que el mismo Gobierno porteño tiene la obligación a mantener en condiciones óptimas de funcionamiento, según lo dictamina un fallo judicial, ratificado por la Cámara Nacional de Apelaciones, que cuenta con el respaldo de tratados internacionales.
Ante esta situación, desde del Movimiento Afro Cultural manifiestan sentirse rehenes de la negligencia estatal y reclaman al ministerio de Cultura porteño el pleno cumplimiento del Programa Afrocultural, diseñado y puesto en marcha por esa dependencia estatal en 2009.

La comunidad afrodescendiente ha sido víctima de innumerables persecuciones, ignominias y postergaciones. En respuesta a esto, en la década del ’80 surgió el Movimiento Afro Cultural, una asociación civil dedicada a la investigación, rescate, difusión, revalorización y visibilización de los aportes de la cultura afro en nuestra sociedad. Autodefinido como el último quilombo urbano, el Movimiento Afro Cultural desarrolló sus actividades en un galpón del barrio porteño de Barracas, ubicado en Herrera 313, hasta que el boom de la especulación inmobiliaria alcanzó el sur de la ciudad.  En 2008, la empresa Solci S.A. inició el juicio de desalojo del inmueble. Pese a los innumerables reclamos y presentaciones judiciales, la Administración porteña se desentendió de ese espacio cultural. Como consecuencia, el Movimiento Afro Cultural interpuso una acción de amparo contra el Gobierno de la Ciudad por discriminación y exigió el reconocimiento de sus derechos para seguir desarrollando las actividades culturales. Entre ellos, la reubicación en una nueva sede edilicia.

La demanda derivó en un juicio por Racismo Institucional contra Gobierno de la Ciudad, cuya sentencia legitimó lo actuado por el Movimiento Afro, en lo relativo a la generación de cultura en espacios territoriales de la ciudad que antiguamente fueron asentamientos de la población afrodescendiente. En abril de 2009, la Justicia Contencioso Administrativa obligó al Gobierno porteño a proporcionar, sostener y mantener un espacio físico para el desarrollo de las actividades del Movimiento Afro. Bajo esta medida cautelar, el Ministerio de Cultura se vio obligado a relocalizar este espacio cultural. Lo hizo en Defensa 535  -donde también funciona  la Asociación Plaza Defensa-, y creó el “Programa Cultural Afro”, con la finalidad de revalorizar el barrio de Montserrat, llamado también barrio del mondongo o barrio del tambor por la gran densidad de población afrodescendiente que concentraba hacia 1836.
La resolución 1083/9, que crea el  “Programa Cultural Afro” obliga al Estado porteño a asignar un presupuesto anual para su financiamiento. Los integrantes del Movimiento Afro aseguran que en todos estos años no tuvo presupuesto oficial y el espacio cultural se costeó a través de talleres y cuotas de 50 pesos mensuales.

“La clausura es producto del incumplimiento de un fallo ratificado en Cámara y de tratados internacionales, en que el mismo gobierno incurre, quedando el Movimiento Afro Cultural cautivo de la negligencia del gobierno porteño”, aseguran desde esta organización,  que programa movilizarse el  lunes 18 de diciembre, a las 12 hs.,  al Ministerio de Cultura porteño, para que este organismo cumpla con su obligación de reconocer el programa Afrocultural, realice el mantenimiento y acondicionamiento del edificio, reconozca a los trabajadores culturales y otorgue el presupuesto asignado para programación y talleres.

El manifiesto

El Movimiento Afro ha elaborado un manifiesto de seis puntos, a través de los cuales explican el espíritu y sentido de las actividades que desarrollan en esa sede cultural.

  1. Como afrodescendientes luchamos en contra de toda forma de discriminación, contra el racismo y xenofobia estructural e institucional
  2.  Generamos conciencia manteniendo fundamentos y formas de expresión tradicionales, tanto sea en investigación y análisis como elaborando informes y propuestas respecto de la realidad nacional e internacional  en materia de discriminación y persecución hacia la comunidad afrodescendiente.
  3.  Nuestros objetivos son exigir a los estados, derechos sociales, culturales, espirituales,  territoriales  y políticos para que los derechos de las personas afrodescendientes sean hechos.
  4.  Damos clases de Candombe, Capoeira Angola, Danza Afro, tangó,  Investigación de la Historia y la Cultura Africana y Afroamericana, etc. nucleando diversas disciplinas, como la expresión corporal, musical, el canto, el deporte y la historia.
  5. Asimismo desarrollamos talleres de luthería, como el armado de tambores de candombe, instrumentos musicales de capoeira, confección de indumentaria y accesorios afro, y trabajos de serigrafía. Actualmente nos encontramos  trabajando también en la formación de biblioteca, videoteca, juegoteca, abiertas al barrio.
  6. Atendemos la problemática de los referentes del candombe que son personas mayores, algunos en situación de calle con problemas de trabajo, salud y vivienda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.