Convocan a defender el Casco Histórico

Bajo la consiga «El Casco Histórico se preserva, no se transforma», el colectivo Barrios Históricos Vivos, integrado por vecinos y vecinas de los San Telmo y Monserrat, convoca a la movilización en rechazo al Plan de Renovación del Casco Histórico puesto en marcha por el Ejecutivo porteño.  La cita es hoy, a las 17 horas, en la esquina de Bolívar e Independencia

Desde Barrios Históricos Vivos, vienen denunciado que el Gobierno de la Ciudad  está ejecutando esta intervención urbanística de forma autoritaria, sin dar cumplimiento a las instancias formales de participación ciudadana y violando la normativa que protege al Casco Histórico.

El ensanchamiento de veredas y nivelación de las calles para garantizar la ocupación gastronómica en más de 67 mil m² de espacio público (72 cuadras), en las calles Bolívar, Perú y Chacabuco, entre otras; y el reordenamiento del transporte publico en el Casco Histórico, sin  ofrecer alternativa alguna a las personas que habitan estos barrios, dado que las cuatro líneas colectivo: 22, 24, 28 y 12, que circulan por las calles Perú y Chacabuco serán derivadas al Metrobús 9 Julio y al del Bajo, forman parte el combo que el Gobierno de la Ciudad puso en marcha para renovar del Casco Histórico.

«Este Plan no fue objeto de ninguna una evaluación de impacto ambiental estratégica y acumulativa», explica Barrios Históricos Vivos en un comunicado de prensa, donde denuncia, también, que las administración porteña pretende transformar estos barrios «en un shopping y a sus calles en un patio de comidas a cielo abierto».

«Estas modificaciones en el espacio público se  llevan a cabo en clara violación a la normativa que regula el Área de Protección Histórica», señala este colectivo y asegura que «el descontrol en el uso del espacio público que se produjo tras la salida del aislamiento de la pandemia, hace imposible el tránsito por las aceras y ocasiona contaminación sonora permanente por las noches y los fines de semana».

«Básicamente, están destruyendo los barrios donde tuvo su origen nuestro país: su patrimonio tangible e intangible», sentencia el escrito y advierte que «esta transformación afectará la calidad de vida de sus habitantes,  incrementando la contaminación sonora y espacial de la zona».

«El Gobierno de la Cuidad no está cumpliendo con su rol de garantizar la compatibilidad entre los usos comerciales y los usos residenciales. La caótica utilización del espacio público por parte de los comercios genera una contaminación sonora intolerable», afirman vecinos y vecinas, al tiempo que denuncian que «las autoridades porteñas están creando las condiciones para expulsar a los y las habitantes de San Telmo y Montserrat, al construir este corredor gastronómico y de entretenimiento a cielo abierto en sus barrios».

«No nos oponemos al turismo, pero no nos queremos ir de nuestros barrios», aseguran desde el colectivo Barrios Históricos Vivos y enfatizan que la gestión de Horacio Rodríguez Larreta no dio «instancias de participación ciudadana» en torno al proyecto del Casco Histórico, por lo cual le exigen que «detenga las obras».

Notas relacionadas:
Ataque al corazón
Barrios Históricos Vivos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.