Desplanetadas

 Delirantes  Fuera de sí  Destacadas
Estamos lejos del planeta Tierra
En el contexto del pensamiento y por ende del saber humano
Pero no era bizarro esto?
      Fuera de eje        Realistas, también
Me voy a dedicar a la literatura
Desorbitadas
Yo estuve mucho tiempo perdida
y buscando el camino
encontré mi rumbo

 
       Para crear te tenés que liberar un poco
Te la resumí, punto

 
     Desnaranjadas  Surrealistas  Sociales  Amorosas
Reseteamos el CPU y funcionamos de vuelta
Es necesario tener un poco de locura, como la magia
de lxs artistxs
Ahora para crear
decidimos cuándo andar
desplanetadas

Así, con este texto colectivo a manera de prólogo, se presenta Desplanetadas, una antología de poemas producidos en el taller de escritura que coordina Daniela Camozzi en el Centro de Integración Frida. Un espacio que alberga y da contención a mujeres, cis y trans, en situación de calle con y sin niñxs a cargo.

El Centro de Integración Frida, que abrió sus puertas en 2015 con el objetivo de abordar la vulnerabilidad subjetiva y social a la que están expuestas estas mujeres, es el resultado del trabajo colectivo de Proyecto 7 y No Tan Distintas, dos organizaciones sociales que abordan la problemática de personas en situación de calle y bregan por la sanción, reglamentación y aplicación de las leyes destinadas a erradicar este flagelo social.[1]

Su denominación rinde homenaje a la potencia trasformadora de la artista y militante mexicana Frida Kahlo, no sólo capaz de sobreponerse al dolor físico, sino también de reconstruirse como mujer y convertir el sufrimiento en un punto de partida del cambio y de la creatividad.

El Frida, como lo llaman las mujeres cis y trans y lxs niñxs que lo habitan, ofrece, además de un espacio de contención, estrategias de fortalecimiento y de autovaloración personal y social que potencian la transformación de las normas establecidas. En este sentido, la creación literaria resulta una herramienta de reflexión que promueve lazos solidarios.

 “En esos más de dos años de encuentro en el taller, nos escuchamos, hablamos y, a partir de esa escucha-habla, nos pusimos a escribir. Trabajamos desde el amor fecundo que se tienen las amigas, desde ese vínculo productivo que es la amistad para la filosofía, una relación que, como dice Blanchot, ‘no tiene dependencia y donde cabe toda la sencillez de la vida’”, señala Daniela Camozzi.

Que la voz de la calle sea voz de mujer
No dejemos de ocupar los lugares.
Tiene que haber una voz de mujer
en la voz de la calle.
Nadie nos va a correr nunca
con ninguna actitud.

 Rompamos todo,
todas las estructuras.

 Que la voz de la calle sea voz de mujer, es uno de los poemas colectivos que forma parte del capítulo Nos van a ver, del libro de poemas.
Veintisiete mujeres, a partir del descubrimiento de su propia fuerza parieron esta poética de la lucha, que también constituye poética circular del espacio y del tiempo, pues reúne creaciones singulares y colectivas.
“Consideramos al taller, a los poemas, como un arte de movimiento doble: entre todas creamos algo y, en esa acción, nos recreamos. Somos hablantes, escuchantes, lectoras, escritoras, recitadoras,” dice Daniela Camozzi, que define a la serie de poemas que componen Desplanetadas como órbitas y galaxias de amor, eros, lucha, experiencia, felicidad y sueños que se deslizan a través de las páginas del libro a partir del juego de atracciones que propone ese universo de voces.
Algo similar sucede con la imagen de tapa, diseñada por “La China” Gabriela Crespo Martí, que muestra a una Frida guerrera envuelta en su universo de ebullición, donde su voz está representada por un pañuelo que le cubre la mitad del rostro, no para callar, sino para exclamar: ¡Usen el lenguaje para decir lo que les impida vivir!

 
Estamos
yo estoy para progresar
no para decaer para encontrarme
con mis compañeras
amortiguar y unir no desunir
estoy para recuperar el futuro
que quisieron sacarme
reconstruir parte de lo que me destruyeron
aprender cuestionarme evolucionar
estamos para seguir luchando
somos chicas pokemon go
atrapame si podés
o morí en el intento
 

“Nos quieren hacer creer que no tenemos fuerza, que no podemos juntarnos ni crear. Pero, en estos poemas, cada vez que pisamos mal y nos caemos, no hay derrota”, señala Daniela, tomando la voz de todas, y agrega: “Somos chicas pokemon go. No compramos lo que nos quieren vender, porque bien sabemos que la felicidad del sistema no tiene valor. Que a la revolución se la cuenta y se la canta. Y, en ese contarla y cantarla, se la hace”.
Con el mismo ímpetu de estas palabras, está impregnado cada uno de los versos que componen el universo de Desplanetadas, la antología de poemas del Frida que se presentará el próximo viernes 26 de enero a las 19 en el Centro Cultural Pepa Noia, ubicado en la intersección de Brasil y Defensa en el barrio de San Telmo.

————————————————————-

[1] Sobre El Frida. Ubicado en el barrio Parque Patricios, el Centro de Integración Frida alberga y contiene a unas 40 mujeres cis y trans, con y sin niñxs a cargo, en situación de calle. Tiene como objetivo: garantizar la atención integral las 24hs. todos los días del año; considerar a las destinatarias como agentes activos capaces de formular sus proyectos de vida; favorecer su fortalecimiento subjetivo y su integración social y laboral; formular estrategias personalizadas basadas en la multicausalidad de cada situación; garantizar el trabajo articulado de las distintas áreas que aborden desde un enfoque interdisciplinario los acompañamientos y seguimientos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.