El relato de Salcedo

por Mariane Pécora

Roberto Salcedo, recibe a Periódico VAS en su despacho. La intención de este medio no es hacer una entrevista, sino preguntar puntualmente acerca de las denuncias y pedidos de informes, que acumula desde que inició su gestión en diciembre de 2015. Su oficina está en el segundo piso de un palacete francés en la calle Uruguay 740, donde funciona la sede de la Comuna 1.
Una escalera de roble lleva al segundo piso, también un ascensor lento e improvisado que alguna vez fue montacargas.
Una joven rubia sube conmigo. Pese a las molduras de roble, el segundo piso se muestra austero. Frente al ascensor hay una oficina y dos mujeres sentadas mirando pantallas de PC. No quitan la vista de ahí. Control de Tránsito, dice un cartel en la pared. A la derecha cuelga otro cartel que dice Presidencia. La joven del ascensor entra sin llamar. Esta cronista espera que la atiendan. Una mujer de mediana edad abre y me invita a sentar en un sillón gris. Avisa de mi presencia por un conmutador y se escabulle detrás de la pantalla de una PC.
En ese cuarto hay dos puertas de roble, una conduce al despacho de Salcedo, la otra, de donde se oyen voces, imagino que es la oficina de sus secretarias y asesores. Un joven llamado Juan Manuel viene a buscarme y me hace pasar a una habitación chica con sillones y escritorio. Salcedo me recibe cordialmente y me presenta a su abogada (la joven con la que compartí el ascensor). Detrás se sienta Juan Manuel.

Pregunto sobre el pedido de informes, votado sobre tablas por la Legislatura porteña, referido a las denuncias sobre acoso sexual y laboral realizadas por María del Carmen Marone. Salcedo responde: “Oficialmente no me llegó. Pero sé que existe y obviamente que lo vamos a contestar”.
Luego, el presidente de la Junta Comunal, dice: “Voy a aprovechar esta entrevista para dar mi versión de los hechos sobre este caso”. El relato de Salcedo se asemeja a un culebrón mexicano. Sintetizo: El viernes 3 de junio, no estando él en la Comuna, Marone insultó y amenazó a dos personas contratadas y agredió físicamente a un tercero. Las personas agredidas la denunciaron en la Comisaría 3ª. El mismo día, Marone denuncia a Salcedo por hostigamiento laboral. El lunes siguiente, la delegada gremial aconseja a Salcedo rescindir el contrato con Marone. “A partir de entonces surgen las denuncias sobre acoso laboral y sexual,” dice Salcedo y señala que dos de las denuncias, son posteriores a la rescisión del contrato. Su defensa se sustenta en el argumento de que Marone lo denunció luego de ser despedida. Piensa que Marone está siendo usada por la oposición y cuenta que, el año pasado, fue amenazado por el ex secretario de comercio Guillermo Moreno.
Lo extraño del relato de Salcedo es el vertiginoso cambio que da la personalidad de Marone: de la noche a la mañana pasa de ser su mano derecha: “una especie de Jefa de Gabinete ad doc que llevaba la comuna cuando yo no estaba,” a convertirse en una neurótica desquiciada. Hasta acá llegamos con este tema.

Periódico VAS consultó también a Salcedo sobre la denuncia que Cristina Brunet, su antecesora en la presidencia de la Junta Comunal, hiciera respecto al uso de su firma electrónica. Salcedo niega haber usado la firma de Brunet y dice desconocer denuncia alguna. Cristina Brunet confirmó a Periódico VAS que hizo la denuncia correspondiente.

Finalmente, Salcedo admite haber denunciado a Marone por Calumnias e Injurias al igual que los contratados Minardi y Mauriño, también denunciados por Marone y sobreseídos por falta de pruebas.
Gustavo Minardi, estaba señalado en la denuncia de Marone como la persona que cobraba las coimas. En la asamblea del 31 de agosto, una vecina preguntó a Salcedo si Minardi, era uno de los contratados y denunció que “el año pasado fue despedido de la Comuna 2 por cobrar coimas.” Salcedo dijo en esa asamblea que no lo era. En charla con Periódico VAS, admitió que Minardi es uno de los contratados por él en la Comuna.

Sobre el pronunciamiento del Consejo Consultivo Comunal, en la asamblea del 31 de agosto, Salcedo es contundente: “No es vinculante lo que decida el Consejo Consultivo,” dice y asegura que la única que tiene potestad para removerlo de su cargo es la Legislatura mediante Juicio Político. Por último admitió que Larreta y su gabinete están al tanto de las denuncias de Marone y saben qué él se puso a disposición de la Justicia. “Están esperando a que la Justicia decida”, dice y agrega, “mientras la Justicia no me declare culpable, soy inocente.”

Antes de irme, Salcedo me acerca tres impresiones de capturas de pantalla del twitter del año pasado, donde Marone profería insultos contra el gobierno kirchnerista. Las veo días después. Vale todo, me digo. Y cierro la nota.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.