Jornada por La Memoria: 17 años de lucha.

Este sábado en la Plaza “30.000 Compañeros” (Paseo Colón entre San Juan y Cochabamba) del barrio de San Telmo, un conjunto de organizaciones sociales, de derechos humanos y vecinos, conmemoraran la primera actividad de señalización del ex Centro Clandestino de Detención, Tortura y Exterminio (CCDTyE)  “Club Atlético”, realizada hace 17 años, el 6 de julio de 1996.
La jornada se iniciará a las 14, con del encendido de la silueta del ex CCDTyE, situado frente a la plaza, y contará con la presencia de artistas y músicos, una radio abierta, la confección de “Baldosas de la Memoria”, oradores de organizaciones barriales, sociales, políticas, de derechos humanos y chicos del barrio que realizan actividades educativo – recreativas.
Bajo el terraplén de la Autopista, se hallan los restos de los sótanos del edificio de Servicio de Aprovisionamiento y Talleres de División Administrativa de la Policía Federal Argentina donde funcionaba, durante año 1977 este centro represivo por el que pasaron cerca de 1500 compañeros/as, la mayoría de los cuales continúan desaparecidos.
Demolido para hacer la autopista y enterrados sus escombros para encubrimiento, el lugar fue identificado por sobrevivientes y constituyó en San Telmo, mucho antes del inicio, en abril de 2002, de las excavaciones arqueológicas, un escenario de convocatorias, actos políticos, denuncias, etc., de militantes políticos y sociales populares, familiares de detenidos desaparecidos, ex detenidos y diversas organizaciones, en particular de derechos humanos.
La primera actividad de señalización se hazo el año del 20º Aniversario del golpe de estado cívico militar, momento bisagra en la lucha que después se sintetizó en “MEMORIA VERDAD Y JUSTICIA”, y que se expresó contundentemente en la masiva marcha del 24 de marzo. Luego de la pretendida instalación de la impunidad con las leyes del perdón y los indultos de Menem y de las consecuencias cada vez más notables de la política neoliberal del gobierno, evidenciadas en la creciente desocupación, precarización laboral, retroceso de derechos, entrega del patrimonio nacional, sometimiento al imperialismo, el gran capital y a los organismos internacionales financieros como el FMI.
Ese avasallamiento de derechos generó que muchos sectores salieran a visibilizar la impunidad establecida y a plantearse recuperar las experiencias de luchas en la memoria de los detenidos desaparecidos, humanizar a los compañeros/as, insertarlos socialmente, reconocerles su identidad política y su lucha. La memoria de la historia reciente era entonces un terreno agudo de la disputa política con el poder, ampliándose más allá de la histórica de los organizamos de derechos humanos. Sobre todo desde los estudiantes, algunos sindicatos (docentes, telefónicos, estatales, prensa…), organizaciones barriales, etc. El “gatillo fácil” también era un tema muy presente relacionado con la impunidad y la continuidad del aparato represivo del terrorismo de estado.

Quizás esto solo no hubiese cambiado la historia,  sin los levantamientos de los sectores sociales más afectados como los movimientos piqueteros de desocupados y principalmente la rebelión popular del 19 y 20 de diciembre de 2001, punto de inflexión que corrió el eje de desarrollo político nacional, pero abonó con creces el terreno histórico cuya vanguardia en la dictadura fueron las Madres de Plaza de Mayo.
Y entre las organizaciones barriales de San Telmo y la Boca, “Encuentro por la Memoria”, una de las impulsoras de aquella primera Jornada de 1996, encontrará distintas formas de lucha y construcción de un relato de denuncia con significación política, realizadas colectivamente con otras organizaciones, contra el olvido e impunidad: primero una investigación para dar a conocer la lista de todos los vecinos del barrio, desaparecidos o asesinados antes y durante el terrorismo de estado, después las “ marchas de antorchas” recorriendo cada uno de sus domicilios, las Jornadas de Memoria y señalizaciones de los Centros clandestinos de detención que funcionaron en el barrio, “El Club Atlético” y “Garage Azopardo”, y más tarde los escraches a los represores. A partir de diciembre de 2001, se integran a la Asamblea Popular Plaza Dorrego – San Telmo que continuará valorizando estas políticas de identificación y memoria y trabaja en su promoción barrial desde diversas intervenciones con los vecinos, muchos de ellos militantes.
——————–
Convocan: Coordinadora Barrios por la Memoria; Asamblea del Parque Lezama; Asamblea Popular Plaza Dorrego – San Telmo; Movimiento Evita Comuna 1; Cooperativa San Telmo (ex Padelai); Corriente de Educación Popular Paulo Freire.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.