La Usina PRO

La empresa “La Usina Producciones”, del periodista y primer candidato a diputado del PRO en la provincia de Buenos Aires, Fernando Niembro, fue creada en mayo 2012 e inmediatamente, sin contar con ningún tipo de experiencia acreditada ni servicios prestados a otros contratistas, celebró 15 contratos con el gobierno porteño por $ 420.000, según se desprende del acta constitutiva de la firma y de la documentación revelada sobre las contrataciones.
En mayo del 2012 el capital social de la empresa era de 10.000 pesos dividido en partes iguales entre Niembro y su socio, Alberto Meza. Su primer contrato lo obtuvo a pocos días de crearse la sociedad, lo cual genera sospechas sobre si la empresa no fue creada exclusivamente para facturarle al gobierno de Mauricio Macri. Según se desprende de su acta constitutiva, la empresa  tiene como objeto social “la realización y producción de actividades periodísticas y publicitarias” en diferentes formatos, lo cual entra en contradicción con el servicio de “encuestas” que brindó a la Ciudad de Buenos Aires. El total facturado en los tres años desde su creación por el servicio de “Encuestas” -que la empresa no estaría habilitada a realizar por no ser parte de su objeto social – asciende a 7.038.490 millones de pesos.
Dicho monto resulta de la suma de los contratos que figuran en la grilla de más de 170 contrataciones bajo los ítems de “Encuestas”, así como también los de “1) Auditorías, 2) Contratos Basura; 3) Servicios de instalación y puesta en funcionamiento de planta para tratamiento de efluentes y 4) Servicios de higiene urbana” que se presume estarían relacionados con la realización de sondeos.
De este modo, queda expuesta una doble irregularidad en cuanto a que la empresa de Niembro no podía ofrecer un servicio (el de encuestas) por estar por fuera de su objeto social, a la vez de que el GCBA no podía contratar un servicio que dicha empresa no tenía capacidad de prestar en forma legal.
Asimismo, es llamativo que en su primer año de vida la administración macrista haya pagado medio millón de pesos a una empresa sin experiencia y más aún el que la cifra se multiplique por 20 ascendiendo a 9 millones de pesos en tan solo un año. Una denuncia contra el jefe de gobierno porteño Mauricio Macri y el candidato a diputado por Cambiemos Fernando Niembro, por presuntos delitos en la contratación de servicios entre el gobierno de la Ciudad y una empresa vinculada el periodista, se sumó al pedido de informes efectuado por legisladores del Frente para la Victoria, que no fue tratado sobre tablas por la negativa de los diputados macristas. Desde el PRO niegan  irregularidades.
La demanda de explicaciones sobre esta situación  también llegó por parte del frente Progresistas, que a nivel nacional conduce Margarita Stolbizer, cuando el diputado nacional Omar Duclós consideró “necesario que tanto Niembro como Macri brinden públicamente las explicaciones del caso sobre la multiplicidad de contrataciones hechas a medida”.
El legislador consideró que “la contratación de distintos servicios revela por lo menos una reprochable incompatibilidad ética, de quienes dicen sumarse a la política para servir pero se sirven del Estado aprovechando sus vínculos amistosos y partidarios” y recordó que Niembro, “quien fuera en su momento vocero de Carlos Menem, intenta eludir su responsabilidad”.

Cliente único
La Usina Producciones sólo tuvo como clientes al Gobierno porteño y al Banco Ciudad. Y  ningún empleado. Al primero, le facturó 21 millones de pesos con procedimientos irregulares, y con el segundo firmó un contrato para difundir publicidad durante el Mundial de Fútbol 2014, realizado en Brasil. En concreto, la Usina celebró con estos dos “clientes” más de 170 contratos por un monto superior a los 21 millones de pesos.
El contrato con el banco público porteño, que preside el economista de Pro Rogelio Frigerio, superó el millón de pesos y consistió en la colocación de de publicidad en el canal Fox Sport (en el que se desempeñaba Niembro hasta que se definió su candidatura), como parte de una campaña en el Mundial Brasil 2014.
A pesar de haber facturado más de 22 millones de pesos, entre los contratos con el Banco Ciudad y el ejecutivo porteño, Fernando Niembro se desprendió de su paquete accionario en la empresa por sólo 20.000 pesos.

Medio Ambiente
El senador y vicejefe de gobierno electo, Diego Santilli, afirmó que Niembro “renunció a su empresa hace un año y pico, cuando se iba a lanzar a la política, hasta tanto era un hombre del sector privado como cualquier otro”, pero evitó referirse a los 13 millones de pesos que facturó como titular de la empresa.
En declaraciones a radio El Mundo, Santilli, ex ministro de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad, aseguró que “no sabía que (Niembro) tenía su actividad privada con su empresa y que hacia trabajos de encuestas y de publicidad”, aunque consideró que no ve que haya “ningún problema” en la facturación de servicios al gobierno porteño.
De los 170 contratos firmados por “La Usina Producciones” con el Gobierno porteño, 14 están vinculados a higiene urbana.

Educación
El Ministerio de Educación porteño, a cargo de Esteban Bullrich, realizó al menos diez contrataciones directas por montos superiores a los 300 mil pesos con la empresa “La Usina Producciones S.R.L”.
La decena de contratos celebrados por la cartera educativa del PRO con la empresa de Niembro se dieron entre los años 2012 y 2013. El método de contratación utilizado en todos los casos fue el de contratación directa y ninguno de ellos fue informado a la ciudadanía mediante su publicación en el Boletín Oficial porteño. Los contratos son en carácter de “publicidad” y sus montos oscilan entre los 30 mil pesos y los 60 mil pesos.

Demanda Penal
En tanto, el abogado Antonio Liurgo presentó una denuncia penal solicitando que se investigue al jefe de Gobierno porteño Mauricio Macri y al candidato a diputado nacional de Cambiemos, Fernando Niembro, por supuestas irregularidades en la firma de más de 170 contratos entre una empresa fundada por el periodista deportivo y el gobierno de la ciudad de Buenos Aires.
La presentación fue realizada ante el juez de instrucción Roberto Ponce para que investigue la supuesta “administración fraudulenta” de los dirigentes de PRO y también solicitó el “allanamiento” y el “inmediato secuestro de documentación” de la Dirección de Compras y Contrataciones del gobierno porteño.
El denunciante consignó que Niembro “se habría beneficiado en forma irregular mediante contratación directa -del Gobierno porteño- a la empresa ‘La Usina Producciones S.R.L.’, por una suma que se aproxima a los 20.000.000 de pesos”, tal como se desprendió de una investigación periodística publicada el lunes último por el diario Tiempo Argentino.
Según el letrado, el Gobierno porteño habría apelado de forma “delictiva” a un decreto que lo habilitó a la contratación directa, sin realizar convocatorias públicas, y firmar 170 contratos con la empresa fundada por Niembro, que prestó servicios tan disimiles como la realización de encuestas, limpieza urbana o auditorías.

Allanamientos
Carlos Velarde, el fiscal a cargo de la causa,  realizó cinco  procedimientos judiciales y allanamientos en dependencias del gobierno de la Ciudad y en la productora “La Usina…”.  El juez de instrucción Roberto Ponce,  autorizó allanamientos u órdenes de presentación para avanzar en el sumario abierto para averiguar si se cometió el delito de “administración fraudulenta”.
Por otra parte, abogado Antonio Liurgo ratificó y amplió la denuncia aportando datos y documentación relacionada con Aldana Meza (entre ellos su situación fiscal), a quien en 2014, Niembro habría cedido cuotas de la firma “La Usina Producciones S.R.L.”.
Días atrás, cuando promovió la acción penal, el abogado pidió el “allanamiento” y el “inmediato secuestro de documentación” de la Dirección de Compras y Contrataciones del gobierno porteño.
Las fuentes consultadas dijeron que Ponce “autorizó las medidas de pruebas requeridas por Velarde”, pero dejó en manos del fiscal -quien tiene delegada la instrucción de la causa- la forma y oportunidad para llevarlas a cabo.
La denuncia se basó en una nota del periodista Nicolás Eisler, publicada hace una semana por el diario Tiempo Argentino.
El denunciante consignó en su presentación incial que Niembro “se habría beneficiado en forma irregular mediante contratación directa -del Gobierno porteño- a la empresa “La Usina Producciones S.R.L.”, por una suma que se aproxima a los 20.000.000 de pesos”.
Liurgo sostuvo que se utilizó el argumento de la “premura” para realizar contrataciones sin licitación pública.
El denunciante pidió al juez que cite a declarar como testigos a Eisler, a la legisladora de la Ciudad de Buenos Aires Gabriela Alegre y al auditor del gobierno porteño Eduardo Epzteyn, pero hasta el momento “no hubo ninguna otra presentación” que no fuera la del letrado.

Palabra de Auditor
El auditor general de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Eduardo Epszteyn, afirmó hoy que “más de un funcionario porteño puede llegar a tener un problema judicial”.
“Esto empieza por una denuncia periodística y resultó ser ciertamente escandaloso”, aseveró el funcionario en declaraciones a radio Diez.
Según explicó Epszteyn, “las contrataciones directas realizadas son un mecanismo que debiera utilizarse en casos excepcionales, pero en este caso se ve de manera sistemática con diversos ministerios y en servicios tan diversos como folletería o encuestas”.
“El Gobierno de la Ciudad bloqueó el pedido de informes de la oposición, después de que se hayan detectado claramente una cantidad de irregularidades, con lo cual más de un funcionario puede llegar a tener un problema judicial”, manifestó.
Para el auditor, la empresa “era aparentemente un simple sello para recibir la devolución de algún tipo de publicidad que Niembro realizaba de forma subliminal, con elogios al jefe de gobierno, y que tenía más que ver con una publicidad pagada que con convicciones propias”.
Epszteyn dijo además estar “absolutamente seguro de que no hubo licitación” con la empresa sino un “mecanismo de aprobación del gasto, pero para lo cual hay que fundamentar la urgencia de ese gasto”.
Por último, el auditor porteño precisó que “hay más de 180 facturas o contrataciones en distintas áreas y para distintos servicios, como brindar encuestas”, lo cual consideró “muy oscuro” ya que se trata de una “empresa ignota, sin página web, que cobra 900 mil pesos para una encuesta de 1200 casos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.