Los viejos “bondis” contaminan la Ciudad

La emisión de humo negro y el nivel de ruido de los motores de algunas unidades de transporte de pasajeros provocan numerosas quejas de los vecinos, dice la Defensoría del Pueblo.
En un Informe realizado por Atilio Alimena, la Defensoría del Pueblo de la Ciudad advierte que: “las unidades controladas que presentan exceso de emisión de humo negro se debe al mal estado de las unidades en función de la antigüedad, que supera ampliamente el plazo previsto como vida útil”.

“Esta situación pone a los vecinos de la Ciudad en una evidente situación de indefensión, porque los operativos de control realizados por la autoridades locales no siempre permiten controlar y verificar a la totalidad de las unidades denunciadas, y menos aún detectar a las unidades con mayor antigüedad de la permitida”.
“Dicha afectación al ambiente no es menor, pues el 80% es consecuencia de las emisiones producidas por el transporte automotor de pasajeros, lo cual puede generar serias afecciones en las vías respiratorias, como así también, provocar irritación de ojos, y dolor de cabeza”.

“Según la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT), por la Región Metropolitana de Buenos Aires circulan por día más de nueve mil vehículos de transporte de pasajeros (estadística año 2008). Una gran parte de estas unidades transitan por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, con problemas de índole técnico que provocan una afectación al ambiente. Todo ello como resultado de la obsolescencia de las unidades en cuestión. La situación descripta evidencia una manifiesta alteración del ambiente, lo cual resulta violatorio a lo definido en el art. 26 de la Constitución de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. En consecuencia, y en el marco Constitucional establecido como atribuciones y facultades del Jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, la Ciudad deberá según lo establece el inc. 21 del art. 104 de la Constitución de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires arbitrar mecanismos de verificación, control y registro conforme a las leyes vigentes en la Ciudad”.

”Por todo esto, se recomienda a la señora Presidenta de la Agencia de Protección Ambiental, ingeniera Graciela Elizabeth Gerola, que en lo atinente a las unidades de transporte automotor de pasajeros que cuenten con más de diez años de antigüedad se proceda a:

a) instrumentar un registro de unidades en servicio;

b) arbitrar un sistema de Revisión Técnica Obligatoria (RTO) en el ámbito de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, independientemente del cumplimiento que los propietarios de las unidades de transporte realicen ante las autoridades nacionales;

c) efectuado el control ante las autoridades competentes de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y habiendo dado cumplimiento a las exigencias previstas en la legislación vigente en la Ciudad, se otorgue una identificación (oblea) a los efectos de facilitar el control de la unidad en la vía pública”.

Así termina el Informe de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad, ¿servirá para algo? ¿Los subsidios que reciben las empresas de transporte público incluyen la renovación de las unidades?