Parque Lezama: Monumento Histórico Nacional

El parque Lezama podría ser declarado Monumento Histórico Nacional, según un proyecto presentado por la diputada nacional María del Carmen Bianchi  que, desde el 5 de junio, cuenta con el visto bueno de la comisión de Cultura  de la cámara de la cámara baja. 

“No hay dudas de que el Parque Lezama es patrimonio de todos los argentinos y debe ser preservado como tal y puesto a salvo de la falta de planificación con la que aborda el espacio público y  los bienes culturales el Gobierno porteño”  expresó Bianchi en un comunicado de prensa.

El proyecto de Ley, tiene por objeto ampliar la protección sobre el Parque, y poner en custodia de la Comisión Nacional de Museos y de Monumentos y Lugares Históricos todos los bienes muebles e inmuebles que allí se encuentran, así como el paisaje urbano y natural.

La Diputada indicó que “con esta Ley, no van a quedar dudas de que el Parque Lezama no puede ser intervenido en forma arbitraria por el gobierno de la Ciudad”. Y denunció que el Plan integral de Restauración del Parque elaborado por un equipo conformado por especialistas (historiadores, restauradores, paisajistas, arquitectos)  no es aplicado por el Gobierno de la Ciudad a pesar de ser el resultado de su propio encargo.

No hay consenso vecinal para el enrejado

En una reunión con el ministro de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad con la Asamblea del Parque Lezama, celebrada el mismo 5 de junio, los vecinos manifestaron su preocupación respecto al enrejado perimetral que pretende colocar el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires en este parque. Al respecto, Santilli, se comprometió a no avanzar con el enrejado hasta que exista un verdadero consenso vecinal sobre el resto del proyecto de “puesta en valor”, aunque no ocultó la postura institucional del GCBA: “las rejas son parte esencial del proyecto pensado desde el macrismo para el Parque Lezama”, manifestó.

También, el ministro reconoció el uso diferencial de este parque respecto a otros espacios verdes y su tradición, por lo que se comprometió a enviar esta semana un anteproyecto que contiene modificaciones respecto de la propuesta original. El mismo será discutido por la Asamblea para generar una alternativa que respete el uso sociocultural que los vecinos le dan al Parque Lezama.

Los integrantes de la Asamblea exigieron al ministro que presente el proyecto a los vecinos y que garantice una discusión real dónde los usuarios seamos partícipes de las reformas que van a afectarnos.  En tanto que Santilli propuso continuar con una mesa de trabajo para analizar aspectos cuestionados del proyecto de “puesta en valor” del Parque. La Asamblea deberá avaluar esta instancia ya que seguimos sin lograr una instancia participativa real para todos los vecinos y sin solucionar el tema de las rejas.

La decisión del enrejado del Parque no fue puesta entre las cuestiones posibles de ser rediscutidas. La apertura del Ministerio a propuestas o alternativas no alcanza a la cuestión de las rejas. Desde el Ministerio se comprometieron a consensuar las obras de puesta en valor  y  además acordaron realizar las obras de forma parcial en el Parque y a no cerrarlo en todo su perímetro para comenzar con la misma.

Hace semanas el Ministro había sostenido que contaban con la autorización de la Comisión Nacional de Museos, Monumentos y Lugares Históricos. En esta reunión, sin embargo, se desdijo del asunto y rechazó  rechazó la obligación del gobierno local de someter el proyecto y el enrejado perimetral a la autorización de la referida Comisión Nacional.

En reiteradas oportunidades la Comisión Nacional ha solicitado el proyecto de “puesta en valor” del Parque Lezama al Gobierno de la Ciudad sin obtener respuestas. En un informe realizado por dicha Comisión en el año 2008 se expresaba que las rejas no deben ser instaladas para impedir el uso público e irrestricto del Parque.

Por otro lado, a los miembros de la Asamblea les preocupa que el gobierno porteño no tenga definida una solución habitacional adecuada para las familias que viven en Parque Lezama. “Este argumento se fundamenta en que cuando se iniciaron las obras en el Parque Centenario, las familias que allí habitaban fueron desalojadas sin acceso a una vivienda digna”, explican en un comunicado de prensa.

La Asamblea continuará realizando actividades culturales y difusión en los barrios aledaños, entendiendo que “las reuniones con funcionarios son sólo un frente más de lucha para lograr que el Parque siga perteneciendo a los vecinos”, explican y enfatizan: “Nos resistimos a dejar que un gobierno tenga las llaves del espacio público e insistimos en la construcción participativa de un Parque que nos incluya y no que nos excluya a todos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.