Reinstalan carpa villera en el Obelisco

Integrantes de la Corriente Villera Independiente (CVI) reinstalaron una carpa en la Plaza de la República, a metros del Obelisco porteño, en reclamo de un sistema de emergencias de Salud en las villas de la ciudad de Buenos Aires que, según denuncian, funciona “gracias a los vecinos”.
La protesta visibilizó una problemática que no termina de resolverse: a pesar de que es ley, las ambulancias en la Ciudad de Buenos Aires no entran a las villas -ni siquiera en casos de emergencia extrema- y son los vecinos los que autogestionan el transporte de personas que necesitan atención inmediata.
“Las ambulancias, que gracias a la mediación de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires conseguimos después de 54 días de carpa, huelga de hambre y sacrificio el año pasado no alcanzan para cubrir las emergencias de los barrios”, dijo Dora Alice, integrante de la CVI.

carpa-12015
La vecina de la Villa 31 contó mientras mostraba una ambulancia ploteada con las imágenes de Carlos Mugica y el Che Guevara que “más allá de la voluntad de mucha gente que trabaja como voluntaria en el servicio autogestionado de traslado de personas, el gobierno de Macri no debería desentenderse de la emergencia en estos barrios, donde vive una buena parte de la población”.
“Sólo en la villa 31 somos 70.000 personas; en la villa 21-24 son 60.000. Además está la 1-11-14, en Bajo Flores, y en Lugano, la 20. En todas hay problemas para que las ambulancias entren, algo que no podemos permitir ya que somos personas y tenemos derechos”, sostuvo la mujer.
Según Alice, el sistema que inventaron para solucionar esta necesidad quedó en manos de los vecinos.
“Entre todos ponemos una moneda de nuestros ingresos para pagarle a los vecinos que se ofrecieron a conducir la ambulancia, y pagamos el combustible. Pero cuando hay una emergencia grave no alcanza, la ambulancia debería contar con médico y un paramédico al menos”, explicó.

carpa22015
El año pasado, la Defensoría del Pueblo de la Ciudad, a cargo de Alejandro Amor, medió para arribar a una solución del reclamo que terminó cuando el gobierno porteño cedió cuatro ambulancias para las villas 31; villa 1-11-14, villa 20 (Lugano) y villa 21-24 y Barrio Zabaleta (Barracas).
La mediación funcionó, según fuentes de la Defensoría consultadas por Telam, “porque las ambulancias se consiguieron, pero el problema del acceso a los derechos básicos en villas no terminó ahí. El reclamo es en realidad por la urbanización”.
Mientras juntaban firmas en plena Avenida 9 de julio y Corrientes, algunas mujeres y jóvenes de distintas edades integrantes de la CVI contaron que “la voluntad de la gente no alcanza, que a pesar de que es ley que las ambulancias entren a las villas, el servicio hoy por hoy no se cumple en ninguno de nuestros barrios”.
La precaria carpa, mucho más chica que la estructura del año pasado, mostraba hoy desde las primeras horas de protesta carteles caseros con consignas claras como “¡Basta de Barrios Privados de Derechos!” y “Si la democracia supone el Estado de Derecho…Entonces por qué no todos/todas tienen acceso a la Salud Pública en los Barrios de la Ciudad de Buenos Aires?”.
El pasado 14 de marzo, el caso de la villa Rodrigo Bueno volvió a tomar vigencia luego de la muerte de un niño de 13 años quien, por querer correr a su mascota, cayó dentro de uno de los innumerables pozos ciegos que hay en el asentamiento.
Sacado por los vecinos, el niño esperó mas de 40 minutos la llegada de una ambulancia y finalmente falleció en un hospital.

carpa2015
La Defensoría General de la Ciudad, el CELS y la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ) expusieron el caso ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que por primera vez tratará una situación colectiva que afecta a unas 4.000 personas.
Para Rafael Klejzer, integrante de la CVI, “la emergencia es mucho más que un traslado de personas”, por eso piden que se haga cargo el Estado.
“Si nos lo deriva a los vecinos, debería al menos proveernos del personal idóneo para que pueda realizarse en forma integral: un médico por cada turno de ocho horas por cada ambulancia, para que cada vehículo pueda estar disponible las 24 horas”, afirmó.
“El gobierno de Macri sólo mandó las ambulancias. Hoy volvemos a poner la carpa para que todos sepan que el problema de la emergencia en los asentamientos no terminó. Es más, sólo se mantiene gracias a que nosotros estamos organizados y autogestionamos el servicio con lo que podemos hacer”, explicó el referente villero.
Además, aseveró que “el gobierno de Mauricio (Macri) sigue sin hacerse cargo de la salud de esta parte de la ciudad” y adelantó que la protesta continuará “hasta que nos den una respuesta”.
La carpa, que se levantó en el sector norte de la Plaza de la República, frente al lugar donde estuvo hasta el 13 de junio de 2014, reclama que las ambulancias trabajen durante las 24 horas del día y que el gobierno porteño “nombre y pague los sueldos de los médicos, que deben ser tres por turno”.
El dirigente de la CVI informó que “las cuatro ambulancias que funcionan desde el año pasado en esos cuatro asentamientos circulan gracias al aporte de los vecinos, que pagan el combustible y trabajan como camilleros”.

Fuente/fotos: Télam

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.