Represión en Jáchal

Al menos 23 personas fueron detenidas esta madrugada en San Juan tras recibir golpes por parte de la policía provincial en un intento por desalojar el corte que realizaban desde el miércoles pasado en el camino de ingreso a la Mina Veladero de la empresa Barrick Gold, en la localidad de Iglesia, a 70 kilómetros de la ciudad de Jáchal, informaron referentes de organizaciones sociales.
Sin embargo, el Juzgado de Segunda Circunscripción de San Juan, desde donde se emitió la orden de desalojo, negó que haya heridos e indicó que hay “dos personas en observación, una mujer que sufrió una crisis de nervios y la otra con una baja de presión”.
“A las 4 de la mañana la policía irrumpió en el corte de manera violenta y se generó una batalla campal”, describió José Gambino, geólogo y militante de Patria Grande San Juan, a radio La Tribu.
Y continuó: “Se les negó los primeros auxilios a los asambleístas que quedaron heridos y se detuvieron a 23 personas, una de ellas con politraumatismos y otra con una muñeca quebrada”.
Gambino informó que durante la tarde de ayer “se presentó Gendarmería y la policí­a provincial de San Juan de la comisarí­a 22 de Iglesia para retirar a los manifestantes, pero Gendarmería no pudo actuar por ser una ruta provincial y la policía no lo hizo porque tenían una sola mujer entre sus efectivos y la mayoría de las manifestantes son mujeres”.
Por su parte, Domingo Jofré, periodista e integrante de la Asamblea “Jáchal no se toca”, señaló a radio Vorterix que el corte se decidió porque, a más de un mes del derrame de cianuro en el Río Jáchal, no existen “informes formales, ni un plan serio de remediación para la contaminación del río”.
“Después de resistir casi 2 días en la madrugada, a las 4 llegó una orden judicial para proceder el desalojo que se hizo con la guardia de Infantería de la policía sanjuanina, de mala manera”, relató.
Desde la 10 de la mañana, vecinos y organizaciones sociales y ambientales se están convocando en la plaza de Jáchal, para repudiar el accionar policial y exigir el esclarecimiento de lo sucedido con el derrame.
La versión del juez civil y penal Pablo Oritja, autor de emitir la orden de desalojo “por entorpecimiento de circulación en el acceso a la mina”, fue muy distinta.
Desde su juzgado se informó que “los manifestantes que fueron retirados por la policía y trasladados hasta Jáchal ni siquiera entraron a la comisaría, sino que fueron derivados al hospital para que se constatara su estado y fueron liberados de inmediato”.
Por otra parte, en la sede judicial negaron que haya politraumatizados, e indicaron que “las dos personas que están en observación, son dos mujeres, una de las cuales sufrió una crisis de nervios y la otra una baja de presión, pero no hay nadie con heridas”, dijeron.
Según la versión de la propia empresa, a las 20 del 12 de septiembre una falla de una válvula de venteo en una tubería de transporte de solución cianurada habría provocado el derrame de este líquido a uno de los canales de desvío de aguas (denominado Canal Norte), que tenía su compuerta abierta por lo que el cianuro llegó al Río Potrerillos, afluente del Jáchal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.