Vivas nos queremos

El próximo lunes se realiza la quinta movilización contra todas las formas de violencia hacia mujeres, lesbianas, trans y travestis, bajo la consigna “Ni Una menos. Vivas nos queremos”. El 3 de junio arranca a las 10 de la mañana con la asamblea feminista en defensa de Télam: «Ni una Trabajadora Menos» que se realizará en Lavalle 1554. En tanto que la convocatoria a marchar desde el Congreso de la Nación a Plaza de Mayo es a partir de las 17 horas.

¿Por que marchamos?
En nuestro país se registraron 1193 femicidios en los últimos cuatro años, lo que indica que cada 29 horas una mujer es asesinada por violencia machista. Estos datos surgen del Registro Nacional de Femicidios elaborado por el Observatorio de Violencias de Género “Ahora sí que nos ven” y  presentado en el marco de un nuevo aniversario del Ni Una Menos.

Este relevamiento se elaboró a partir del análisis de las noticias publicadas en medios gráficos y digitales de todo el país y da cuenta que en lo que va de 2019 hubo 133 femicidios, con el agravante que en el mes de marzo se registró un femicidio cada 23 horas y en mayo uno cada 24 horas. Entre el 1 de enero y el 20 de mayo, 84 niños y niñas perdieron a su madre. El 88% de estos crímenes fue cometido por una persona del círculo íntimo o conocido de la víctima. Y que de ese porcentaje, el 63% era su pareja o ex pareja y el 12% restante fue llevado a cabo por un desconocido de la víctima. El 30% de las mujeres fue asesinada con arma blanca, el 26% con arma de fuego, el 17% por asfixia,  el 15,4% a los golpes. El 5,4% fue quemada. No hay datos del 3% de estos crímenes  y tanto que 2% cometido con otras modalidades.

La cifra de femicidios es alarmante. La violencia contra las mujeres es cotidiana y permanente. Si bien desde 2009 está vigente la ley 26.485 de prevención, sanción y erradicación de la violencia contra las mujeres, las políticas tendientes a garantizar un plano de igualdad respecto a los hombres son nulas.

Ni Una Menos

La primera movilización del Ni Una Menos (NUM) surgió de manera espontánea el 3 de junio de 2015, tras el asesinato de Chiara Páez en Rufino, Santa Fe. Desde entonces, el movimiento de mujeres fue ganando en capacidad de convocatoria y en integración de consignas a las protestas. Este año, al eje contra los femicidios, los travesticidios y la violencia machista en todas sus formas, se agrega el repudio contra la violencia estatal, la pérdida de empleo y la falta de trabajo.

El abuso económico, emocional o sexual, la explotación laboral o sexual, el maltrato físico o psicológico, la discriminación, la desigualdad salarial y de oportunidades respecto a los hombres, corresponden a esta tipología, son las en que se manifiesta la violencia hacia la mujer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.