«15 años. Somos Campaña»

La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito cumple 15 años. El 28 de mayo de 2005 se inició a partir de una junta de firmas para entregar al Congreso, en paralelo a una multitudinaria marcha, el Proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, que propone despenalizar, legalizar y garantizar la gratuidad del aborto.

Presentada por octava vez el año pasado, el mismo 28 de mayo -en coincidencia con el Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres-, en estos largos 15 años, la única vez que esta iniciativa logró quebrar el escrupuloso acorazado parlamentario fue en 2018. Esa vez, por primera en la historia, logró ser tratada en el recinto de ambas Cámaras del Congreso y consiguió la media sanción de diputados. Sin embargo, fue rechazada por el Senado. 

Lejos de desmoralizar, este rechazo intensificó la lucha y la concientización de millones de mujeres respecto al derecho a decidir sobre sus propios cuerpos.

Para la abogada Nelly Minyersky, histórica militante de la Campaña, que a sus 90 años sigue a paso activo la lucha por esta conquista, el éxito de la campaña se asienta en considerar  la interrupción voluntaria del embarazo como un derecho humano de las mujeres y personas gestantes.

Minyersky, no cree que  exista en el mundo un movimiento con la amplitud territorial, la transversalidad y el pluralismo que a adoptado la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito en nuestro país. La incorporación al debate de la Educación Sexual Integral (ESI), bajo la consigna ‘Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir’ y la adopción del el pañuelo verde en el Encuentro Nacional de Mujeres en 2003 en Rosario, donde por primera vez se realizó un taller, una asamblea y una marcha pidiendo la legalización, fortalecieron esta cruzada.

«Todavía no estaba en la Campaña, pero antes de 2010 empecé a escribir sobre la constitucionalidad de que se aplique el artículo 86, vigente desde 1921,-que autoriza la interrupción legal del embarazo cuando corre peligro de vida o de salud la mujer, cuando el embarazo es fruto de una violación o de un atentado contra el pudor cometido sobre una mujer idiota o demente-, después de eso, comencé a trabajar en demostrar que es constitucional la despenalización y la legalización del aborto en nuestro país»,  dice Minyersky y explica que a partir de entonces comenzó a acercarse a la Campaña «y a estar muy cerca de las chicas que estaban trabajando desde el vamos: Elsa Schvartzman, Marta Alanis…, hasta que me pidieron que integre la comisión redactora del proyecto en 2012», año que además marcó un mojón cuando la Corte Suprema, en su fallo en el caso FAL, determinó que las mujeres violadas podían acceder a la interrupción legal del embarazo sin pasar por un proceso judicial.

«Mirando hacia atrás creo que la concepción desde una perspectiva de Derechos Humanos fue la levadura que hizo que en 2018 se produjera este fenómeno maravilloso que fue el millón de personas en las calles, sobre todo jóvenes, clamando por sus derechos», dice Minyersky sobre la votación histórica de 2018 que terminó con media sanción de Diputados al proyecto de ley que fue rechazado por el Senado.

«La juventud jugó un rol fundamental en esta lucha, el gran mérito de la Campaña fue transmitir a través del derecho al aborto muchísimas cosas que tienen que ver por las que han luchado los feminismos, por las que hemos luchado las operadoras del derecho y muchas otras profesiones, que son la equiparación de roles, la igualdad real en la vida», explica y destaca que a partir de entonces la Campaña  «Se transformó una cantidad enorme de luchas en una que movilizó a decenas de miles y yo no pensé nunca que me iban a parar en la calle niñas y adolescentes para sacarse fotos conmigo o que yo iba a ir a colegios para que 200 ó 300 chicos y chicas  me escuchen y hablemos de temas que antes no se hablaban con respeto y sin amarillismo».

Este año, el comunicado emitido por las referentes de la Campaña señala que «el aborto legal es una deuda de la democracia y una emergencia social. Así lo afirmó la Organización Mundial de la Salud (OMS) que durante la pandemia de Covid-19 declaró al aborto dentro de los servicios de salud esenciales». El escrito denuncia, también, que en plena cuarentena, el pasado 27 de abril murió una joven de 22 años, por las consecuencias de un aborto inseguro en Formosa. A los pocos días, se conoció el caso de una niña de 12 años a la que se le negó el derecho a la interrupción legal del embarazo «obligándola a gestar, poniendo en riesgo su vida y salud».

En tiempos de cuarentena, no habrá movilizaciones pero desde la Campaña organizaron distintas actividades para apoyar el proyecto a través de las redes sociales bajo el hashtag #15AñosdeCampaña y #AbortoLegal2020 y el lanzamiento del video «15 años de Campaña. Un Proyecto de vida». También, de 11 a 13 horas se realizará un tuitazo bajo el lema «Somos archivo vivo» #15AñosdeCampaña #AbortoLegal2020. Y a las 19 habrá una manifestación virtual y emisión en vivo por YouTube de la declaración del 28 de Mayo: «15 años de Campaña».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.