Bochazo a la UniCABA

Proyecto de Universidad Docente en la Ciudad
Rechazo de autoridades, alumnado y cuerpo docente de los profesorados a la creación de la UniCABA
Sin consenso en gran parte de la comunidad educativa, podría aprobarse por mayoría del oficialismo

*por Noor Jimenez Abraham

A poco de cumplirse un año de la presentación por parte del Poder Ejecutivo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires del proyecto para la creación de la Universidad de Formación Docente de la Ciudad –UniCABA- el 1 de diciembre de 2017- docentes y alumnado de los profesorados, las representaciones políticas no oficialistas y voces de la Academia, consideran que los próximos días son clave para lograr cambiar la voluntad del jefe de gobierno y su representación en la Legislatura.

Vamos Juntos ha enfatizado el hecho de que sea una universidad la que expida los títulos docentes para jerarquizarlos, además de hacer hincapié en la innovación de los planes de estudio y en la evaluación constante de los institutos de formación.

Carolina Brandáriz, Secretaría de Género de UTE (Unión de Trabajadores de la Educación), en diálogo con Periódico VAS, manifiestó que “el problema de la UniCABA es que no resuelve lo que pretende resolver”, según sus declaraciones “Cambiemos dice generar cierto prestigio en la carrera docente y que eso va a propiciar más personas que quieran estudiarla; sin embargo, la problemática que se observa es de falta de docentes, y desde el sindicato advertimos que las dificultades las representan el salario y las condiciones de trabajo de nuestros compañeros docentes, lo que implica una mayor inversión”.

El proyecto fue anunciado de manera inconsulta, a través del formato digital Power Point, “cosas básicas que aprendemos y enseñamos en carreras como las nuestras, sobre que cualquier cambio curricular tiene que ser consultado y debe darse participación a la comunidad; acá es todo lo contrario a ese ABC de la formación docente”, enfatizó Laura Vasta, profesora de la formación para Nivel Inicial en el Normal 6.

Mientras tanto se desconoce qué pasará con los títulos, las cursadas, el personal docente y la estabilidad laboral. “La universidad docente no es necesaria, mejorar el sistema formador no requiere de la creación de una nueva institución. El Pro hace más de 10 años que gobierna la Ciudad y no ha llevado a cabo ninguna política de fortalecimiento de la formación docente a pesar de que faltan maestros y maestras en toda la CABA”, explicó a este medio Lorena Pokoik, legisladora por Unidad Ciudadana y Vicepresidenta de la Comisión de Educación en la Legislatura.
Una de las preocupaciones desde las agrupaciones de estudiantes es el control hegemónico que sobre esos colectivos se pueda llegar a realizar, “eliminando los espacios de autonomía como centros de estudiantes y consejos electivos, porque uno de los artículos plantea que habrá un rector unificador que será designado por el Jefe de Gobierno”, manifestó Joaquín Ramos, del Centro de Estudiantes del Instituto Superior de Educación Física (ISEF N° 1), Romero Brest.

Para dar a conocer la situación, el alumnado y los equipos docentes realizaron festivales, semaforazos, marchas, cortes de calle, clases públicas y exposiciones en la Legislatura. “A veces las autoridades y los legisladores desconocen la realidad de los profesorados, hay gente que nos alienta pero también existen quienes nos dan comentarios negativos, algunas personas no saben sobre el tema del que se comenzó a dar visibilidad en la protesta hecha en la Feria del Libro. En ocasiones los alumnos nos piden argumentos para explicarle a su propia familia, por eso tratamos de divulgar”, aseveró la profesora de formación en nivel inicial Laura Vasta.

Con un presupuesto para el 2019 aún en estudio, se presentó el general que implica una participación del Ministerio de Educación del 17%. Según manifestaciones de Pokoik “en los años de gobierno PRO descendió del 28 al 17%. Los sueldos han quedado retrasados, por debajo de la inflación. Muchos docentes tienen que tomar otro cargo para tener un salario más o menos digno, las condiciones de trabajo empeoraron y esto tiene consecuencias importantes en la salud de los docentes”.

La propuesta inicial anunciaba el cierre de los 29 institutos de la Ciudad, en sus distintas modalidades de profesorado, lo que provocó un rechazo masivo desde los sectores participantes, y llevó a que a mediados de año se presentara un nuevo proyecto que habla de la coexistencia, al menos en la implementación, si bien se presume que lentamente irían desapareciendo.

En diálogo con Leandro Halperín, integrante de la Comisión de Educación, el legislador de Evolución expresó que “la segunda propuesta sigue siendo igual de pésima que el proyecto anterior, con la diferencia de que dice que van a generar financiamiento nuevo, justo en un momento de crisis como el que está atravesando el país y con la exhortación del presidente de la Nación -que pertenece al mismo espacio político que el poder ejecutivo porteño- para no generar gastos que no se necesitan, ya que es momento de producir ahorro.”

Distintos sectores coinciden en el hecho de la falta de sentido de la oportunidad en cuanto a que este nuevo proyecto se introdujo en el marco de la crisis presupuestaria de las 57 universidades públicas argentinas, por lo que se tiene la duda del financiamiento de una nueva institución en dicha coyuntura.

Halperín manifestó, además, que “es irresponsable crear una estructura para hacer algo con lo que nadie concuerda, para lo cual no hay plata; la Ciudad se lanza así a la creación de una universidad que a todas luces no se necesita; de hecho, hay creada una universidad pedagógica nacional con los mismos objetivos, que fue autorizada por el gobierno porteño a funcionar en esta jurisdicción, este año, financiada por la Nación y hay otras universidades públicas que hacen lo mismo y con las cuales se podría haber hecho convenios”.

Según Federico Puy, docente y delegado de UTE por el Normal 5, militante del PTS (Partido de los Trabajadores Socialistas), “hay una política de desguace y ataque a la educación pública, como lo demuestra el cierre de los pos títulos, la formación continua en la que han dejado de invertir, y diferentes modalidades donde nosotros nos formábamos, por eso exigimos capacitación en servicio y que sea continua y de calidad”.

Las menciones a la situación edilicia en las escuelas, con quejas en cuanto a que empeora año tras año, son reiteradas por cada una de las personas entrevistadas, quienes mencionaron techos caídos, falta de calefacción, instalaciones eléctricas y sanitarias deficientes y mobiliario roto; aun en escuelas nuevas hay reclamos por techos a través de los que se filtra la lluvia, ventanas que se desprenden, paredes rajadas.

El Instituto Superior de Profesorado de Educación Inicial Sara C. de Eccleston preparó un material para explicar el proyecto; en él se describe que “las evaluaciones serán de arriba hacia abajo, sin mecanismos democráticos ni participativos y que lo que abunda en el proyecto de la UniCABA es una visión mercantilizante y privatizadora, un ajuste brutal”.

Hernán Cortiñas, asesor del PTS FIT, de la banca de Patricio del Corro, aseveró a Periódico VAS que en reunión del 9 de octubre de la Comisión de Educación en la Legislatura se informó un cronograma de 5 reuniones de asesores y 5 de legisladores. Serían seis semanas desde mediados de octubre. La votación en recuento se espera para mitad de noviembre, “si es que no se cambia nuevamente el esquema”, aclaró Cortiñas.

“Los ciudadanos le dieron la responsabilidad de dirigir la ciudad al PRO y de tener mayoría absoluta, los próximos pasos los debería dar el oficialismo. Si quieren aprobar el proyecto, tienen el número para hacerlo, como también lo podrían haber hecho con el proyecto anterior y no fue así, esperamos que ahora hagan lo mismo, que reflexionen, y que nos sentemos en una mesa donde esperamos que se incorporen todos, para poder acordar qué hacer con la educación”, sentenció Halperin.

Como costado positivo, integrantes de los grupos en disidencia expresaron que desde el año pasado se observa un aumento del compromiso desde las asociaciones de estudiantes, “están unidos, eso nos gratifica, en este contexto tan difícil”, pronunció la profesora Vasta.

Las distintas agrupaciones opositoras comunicaron la intención de seguir con la difusión de los alcances de la creación de la UniCABA a través de las formas de expresión utilizadas hasta el momento, para informar a la comunidad la necesidad de involucramiento y el costo político para el partido gobernante por no consultar y desestimar la falta de consenso.

“Este proyecto de UniCABA se derrota en las calles, exigimos a las conducciones de los sindicatos llamar a un gran paro educativo para esas sesiones en las que el gobierno, en forma prepotente, quiera votarlo a espaldas de los 60000 docentes que hay en la ciudad de Buenos Aires y de los miles de estudiantes”, alertó Puy.

————————————————–
*Doctora en Ciencias de la Comunicación Social
@noor_j_abraham

Comentarios

  1. El «cambio» educativo no pasa por qué entidad expida el Título Docente. Si el Gobierno tanto de la CABA cómo el Provincial quisieran trabajar seriamente, deberían hacer relevamientos de infraestructura escolar y mejorar el presupuesto y salario Docente. Lo demás es humo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.