Cantata de los pañuelos verdes

#8A – Parte II

Por Ximena Schinca
@ximenaschinca

Con esta sangre alrededor / No sé que puedo yo mirar / La sangre ríe idiota / Como esta canción /
Y ¿ante quién?/Ensucien sus manos como siempre / Relojes se pudren en sus mentes ya.
 

14:00

Entre las 14 y las 15 horas, en el Salón de las Provincias del Palacio Legislativo, el frío mármol se cuela por la puerta a nuestras espaldas. “Nos dijeron que ya está, que hoy no sale”, anticipa una colega mientras, a pocos pasos, la Senadora Silvia Elías de Pérez (UCR) se prepara para responder preguntas a la prensa. La sonrisa de la legisladora sacoceleste quedará en la memoria de millones como el gesto de indiferencia ante sus propias congéneres y coterráneas, ya que la legisladora representa a la provincia de Tucumán, la misma que dejó presa a Belén por tres años tras un aborto espontáneo.

“Quiero ver qué pasa si salimos sin ley, ¿Qué vamos a hacer mañana? ¿Vamos a seguir penalizando a las mujeres que llegan con abortos mal hechos?”, se escucha decir a Beatriz Mirkin (PJ), la única legisladora tucumana que votará a favor del derecho de las mujeres a decidir sobre sus propios cuerpos. Mirkin deja notar su indignación. La vicepresidenta Gabriela Michetti interfiere, fingiendo preocupación por la salud de la legisladora. No son ni las 15 horas, el debate en el Senado se viste de farsa y chicana; y a diferencia de la jornada en Diputados que se mantuvo caliente hasta el último minuto, en la Cámara Alta la discusión se congela y banaliza. Es momento de volver al calor de la calle.

En un momento vas a ver / Que ya es la hora de volver /Pero trayendo a casa / Todo aquel fulgor
Y ¿para quién? / Las almas repudian todo encierro / Las cruces dejaron de llover.

2:30

Ya es 9 de agosto, y con la tristeza del resultado anunciado, subimos las escaleras del escenario ubicado en Avenida de Mayo y 9 de Julio, acompañando a Martha Rosenberg y Elsa Schwartzman, miembras fundadoras de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito. Las dos pioneras de esta lucha en la Argentina serán de las últimas en dejar las calles esta madrugada.

2:43

¡Qué sea ley!/¡qué sea ley!/¡qué sea ley!

Gritan las compañeras en el escenario y la puebla desde la calle. Se espera el triste (pero ni solitario ni final) desenlace de esta jornada histórica. “Como sea, nunca bajaremos los pañuelos”, me dice una compañera conteniendo las lágrimas. Están las que tiemblan de frío, las que lloran de bronca, las que se abrazan y se dan calor, las que organizan hasta el último minuto.

3:00

Un pañuelazo cierra la jornada histórica. Pocas palabras en el escenario. Una socorrista abraza a una compañera y dice: “Y bueno, habrá que seguir acompañando abortos hasta que sea ley”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.