Clausura preventiva

La justicia porteña impuso el cierre de la obra del predio sito en la calle Moreno 550 del Casco Histórico dónde durante el proceso de excavación se encontró una de las cisternas de almacenamiento de agua más importantes de la Ciudad. La medida fue dispuesta a raíz de las reiteradas violaciones de parte de la empresa Kohon a la medida interpuesta por la Gerencia Operativa de Patrimonio y la Dirección General de Fiscalización y Control de Obras, el 28 de diciembre del año pasado, luego que este hallazgo arqueológico fuera literalmente aplastado con una excavadora.
En esa oportunidad, se intimó al responsable de la obra a mantener paralizados los trabajos bajo apercibimiento de clausura. Por su parte, la Justicia Penal y Contravencional hizo lugar a la denuncia presentada por la Dirección General de Patrimonio, Museos y Casco Histórico, en función de los daños constatados el día 27 de diciembre de 2017, teniendo en cuenta que esta dependencia había solicitado a los empresarios la paralización de la obra y que el equipo de arqueología urbana había iniciado los trabajos de exploración.

En febrero, la Justicia porteña constató que la medida adoptada por parte de la Gerencia Operativa de Patrimonio y la Dirección General de Fiscalización y Control de Obras, había sido violada por parte de la empresa constructora, en dos oportunidades: el 29 de diciembre, cuando se comprobó que continuaban con los trabajos de excavación, y el 6 de febrero de 2018, cuando Policía de la Ciudad labró un Acta Contravencional y procedió a la clausura de la obra,  al desalojo del personal y al secuestro de las herramientas. Tras lo cual, el Juzgado en lo Penal, Contravencional y de Faltas de la Ciudad de Buenos Aires, a cargo de Javier Buján,  dispuso la clausura preventiva de la obra.

La clausura preventiva prevista en el art. 29 de la Ley de Procedimiento Contravencional local es una medida de excepción, que obedece a razones de urgencia y necesidad, debiendo verificarse en cada caso concreto una situación de grave e inminente peligro para la salud o seguridad pública. En este caso, se constató la flagrante contravención y la afectación a la Seguridad Pública, dado que el proceder de la empresa constituye  “un peligro para el mantenimiento de las reliquias históricas encontradas”.  Esta medida debe mantenerse hasta tanto la Dirección General de Patrimonio, Museos y Casco Histórico del Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, proceda a efectuar un análisis y relevamiento de todo el terreno del predio a los efectos de resguardar los bienes de protección de la ciudad.   


Demoliendo Identidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.