El mural de todos y todas

Sábado 8 de diciembre en San Telmo. En la esquina de Carlos Calvo y Balcarce asoma un mural. Sobre una estructura de andamios las artistas de Acople trabajan colores y matices, dan vida al Mural de Todas y Todos. Una iniciativa de los vecinos y las vecinas que conforman la Mesa Comunitaria de Salud y Educación de la Comuna 1. Una estrategia para visibilizar dos carencias estructurales que tiene el barrio: salud y educación.

Desde hace dos años vecinos, vecinas y organizaciones sociales del barrio, conformaron la Mesa Comunitaria de Salud y Educación de la Comuna 1 y elaboraron un proyecto de Ley para que en el edificio del ex Patronato de la Infancia (ex Padelai) funcione un Centro de Salud Comunitaria y una escuela de Educación Inicial. Con el aval de 6000 firmas y la rúbrica de 21 ediles, esta iniciativa ingresó a la Legislatura porteña en octubre de 2017; desde entonces duerme el sueño de los justos en un cajón de la comisión de Planeamiento Urbano.
En junio de este año, el vicejefe de Gobierno Diego Santilli, se comprometió a impulsar el proyecto en el predio del ex Padelai. Lo hizo en una de las habituales visitas que el funcionario organiza en el barrio. El mural que se pintó en forma comunitaria en la esquina donde Carlos Calvo desabarranca hacía el bajo y Balcarce apunta al Lezama, sirve como recordatorio.

Desde hace 28 años la antigua casona de Humberto Primo 470, alberga al Centro de Salud y Acción Comunitaria 15 (CeSAC 15). El edificio, además de vetusto, resulta insuficiente para desarrollar un modelo de atención integral de la salud como el que se propone. A diario se evidencian limitaciones estructurales que imposibilitan a los profesionales responder a la cantidad de prestaciones que se llevan a cabo: carece de accesibilidad, de consultorios, de baños acondicionados, de ventilación. Presenta problemas de humedad y sobrecarga eléctrica.

En contraposición a la pobreza estructural que se verifica en el inmueble del CeSAC 15, el Gobierno de la Ciudad, reacondicionó este año de los edificios que conforman el ex Padelai e instaló allí la flamante sede de la Comuna 1.
El proyecto de Ley elaborado por la Mesa Comunitaria por Salud y Educación de la Comuna 1 exige que el Estado porteño  destine la media manzana restante del edificio que perteneció al Padelai, a la ampliación y acondicionamiento del CeSAC 15 y a una escuela infantil. ¿Para qué una escuela? Muy sencillo, para cubrir el creciente déficit de vacantes del Distrito Escolar Nº 4. En 2015, en lista de espera quedaron 271 niños y niñas; tres años más tarde, 641 niños y niñas quedaron sin la posibilidad de ingresar a la Escuela Pública en San Telmo, Monserrat y La Boca.

Este predio tiene un significado simbólico en el barrio respecto de la salud y la educación. Los espacios donde transcurre la vida no pueden reducirse a un valor de mercado o asociarse únicamente a la presencia del turismo. San Telmo es un barrio vivo, vibrante, alegre y diverso como la gente que lo habita, como este mural que en colores sintetiza una demanda comunitaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.