La Ciudad que NO queremos padecer

por Mariane Pécora

“La Ciudad que queremos vivir la estamos haciendo hoy”, rezaba el cartel que anunciaba la construcción del Centro de Salud de calle Viamonte 1747. Hoy, en el lugar quedan un montón de hierros oxidados, chapas retorcidas, escombros y una muralla de madera con marquesinas publicitarias que explota la empresa Viacart, para beneficio de las arcas citadinas, es de suponer.

Detrás de las marquesinas, destacan las ruinas del inconcluso Centro de Salud (otrora CESAC 45). Esta obra fue considerada prioritaria por los vecinos en el proceso del Presupuesto Participativo 2003 y 2004. Se comenzó a construir en el año 2005, a través de un préstamo de $ 2.149.288, asignado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Pero un año más tarde fue abandonada, con apenas el 14% de la obra concretado. Por estos días, ni el cartel le ha quedado, como diría un tango.

A principios del año pasado, la versión de que el predio había sido adjudicado al Ministerio de Seguridad para construir una comisaría de la Metropolitana, activó la presentación de una serie de pedidos de informes en la Legislatura por parte de la diputada Silvina Pedreira (FpV).

La respuesta no llegó nunca, pero las cosas tomaron nuevamente su cauce cuando, en una reunión de la Comisión de Presupuesto de la Legislatura celebrada el 10 de noviembre del año pasado, el ministro de Salud de la Ciudad, Jorge Lemus, manifestó su intención de “construir en el lugar un Centro de Salud de nivel tres, una posta sanitaria del SAME, un centro de adicciones y también algo sobre discapacidad” (sic). En la misma oportunidad, el diputado González, presidente de dicha Comisión, afirmó haber “destrabado” $ 1.800.000 para continuar la obra en el presente año.

Este año, no sólo no se concretaron las buenas intenciones del ministro Lemus, tampoco se conoce el destino del $ 1.800.000 que había conseguido “destrabar” el diputado González. Lo que sí se sabe es que el predio habría sido desafectado del Ministerio de Salud y pasó al área de Administración de Bienes.

En conclusión, el Centro cultural y económico de la Ciudad, barrio San Nicolás, donde moran, trabajan, y transitan a diario más de un millón cuatrocientas mil personas, ya no cuenta siquiera con un modesto proyecto de Centro de Salud. Esta es la Ciudad que nunca se hizo y hoy padecemos.

Notas Relacionadas:

La Salud Pública en el Centro.

Piden Informes sobre el Abandono de un Centro de Salud.

Preconsejo Comuna 1.

La Comisaría de Macri.

Abandono Sanitario en el Centro de la Ciudad.

Una obra inconclusa.

La Ciudad que No Queremos.

Los Laberintos de la Participación.

¿Infierno en “El Centro de Buenos Aires?.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.