La pandemia de la exclusión

El coronavirus  ya no llega en aviones, circula o se inocula entre la población más vulnerable de la Ciudad: los sin techo, los despojados, los hacinados en barrios vulnerables. No hay igualdad en la prevención de la enfermedad; lo que expone y profundiza la cuarentena en la Ciudad no es otra cosa que el privilegio de clase. 

Nueve de cada diez personas del Centro de inclusión social o “parador” de Retiro fueron contagiadas de coronavirus. Se trata de trabajadores y residentes en un espacio habilitado por el Gobierno de la Ciudad para que la población en situación de calle realice la cuarentena preventiva y obligatoria. El viernes pasado se detectó el primer caso, y tres días después 79 de las 92 personas que estaban en  el lugar dieron positivo al test de coronavirus, mientras que 13 siguen en estudio.  El alarmante aumento de contagios obligó a las autoridades porteñas a cerrar este Centro o “parador”.  

Ante este panorama, la legisladora Laura Velasco (FdT) presentó dos proyectos en los que requiere que el Gobierno de la Ciudad informe las medidas adoptadas materia de prevención y atención de la población en situación de calle en el marco de la pandemia de coronavirus. Exige, también, que Horacio Rodríguez Larreta “arbitre las medidas socio asistenciales necesarias para garantizar la salud de estas personas”. Y finalmente, expresa su “enorme preocupación por la situación y la cantidad de contagios ocurridos en el parador Retiro”.

“Concretamente, queremos que el Ejecutivo porteño nos informe qué medidas están previstas para evitar que el virus se siga propagando en los paradores, hogares y centros comunitarios, teniendo en cuenta la cantidad de casos detectados al día de hoy. Pero también queremos saber qué se hizo hasta ahora para evitar que este incremento de casos en personas en situación de calle no explote como ya ha sucedido en los barrios populares de nuestra Ciudad”, indica Velasco y añade la siguiente cronología: “El 19 de marzo pasado presentamos con la diputada Cecilia Segura, un proyecto de ley con propuestas concretas para asistir a esta población en el marco de la pandemia. Días después, desde el Frente de Todos, pedimos informes respecto a si había un plan de acción concreto o protocolos específicos para evitar contagios y potenciales situaciones de riesgo para las personas en situación de calle, las alternativas previstas al aislamiento social, las tareas realizadas en los paradores para que no resulten focos de contagio, etc. Porque ya veíamos con preocupación la posibilidad de que los casos se disparen debido a la extrema vulnerabilidad en la que viven tanto las personas que se encuentran en calle efectiva como aquellas que están en riesgo de situación e calle”.

Por su parte, las organizaciones sociales que trabajan en el tema, denunciaron casos en otros centros, a la vez que informaron de la falta de insumos básicos en los paradores de la red pública y el no cumplimiento por parte del Gobierno porteño con lo prometido al respecto.

Además de las iniciativas parlamentarias mencionadas, a mediados de marzo, Laura Velasco realizó una nueva presentación judicial junto a la Coordinadora Argentina por los Derechos Humanos (CADH) en el marco del amparo que la tiene como querellante, a fin de dar cuenta de la necesidad -que existía ya entonces- para que se tomen medidas urgentes en relación con el cumplimiento de la Ley 3.706 y la protección de derechos de las personas en situación de calle frente a la pandemia de coronavirus. Y, si bien se incorporaron dispositivos de alojamiento y se ampliaron los horarios, las 2.880 plazas con las que se cuenta hoy, no alcanzan para cubrir a las más de 7.200 personas que, según el último censo popular realizado en 2019, están viviendo en la calle en la Ciudad de Buenos Aires.

El Proyecto
La iniciativa presentada por Laura Velasco solicita información sobre la cantidad de testeos que se están realizando, dónde y qué resultados se han obtenido hasta el momento; de qué manera y a dónde se están trasladando a los casos confirmados y sospechosos; pregunta si cuenta el Gobierno porteño con protocolos específicos y planes de vacunación para las personas en situación de calle; y además, cuál es el tipo y la calidad de asistencia alimentaria y de elementos de higiene y limpieza entregados a los paradores, hogares y centros de resguardos comunitarios desde el inicio de la cuarentena.

La iniciativa también indaga respecto a los profesionales de la salud, salud mental, personal en general y voluntarios con los que cuenta cada Centro de Inclusión Social y respecto a la infraestructura que disponen. También pide informes sobre el programa Buenos Aires Presente y sobre la existencia de convenios con clubes, asociaciones civiles, iglesias o establecimientos de cualquier tipo para el aislamiento específico de personas en la calle y en riesgo de situación de calle que sean casos confirmados o contactos estrechos de casos confirmados.

Notas relacionadas:

La pandemia de la exclusión I
La pandemia de la exclusión II

Foto de portada: Télam

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.