Marcha Cartonera

Vienen desde distintos puntos de la Ciudad, se concentran frente al Monumento al Trabajo en Paseo Colón e Independencia. Allí, en el bajo porteño, donde la brisa del río se torna viento helado esta mañana de julio.  Son hombres y mujeres nucleados en las Cooperativas de Cartoneros de la Ciudad, llegan para marchar, denunciar y frenar lo que lo que consideran un “vaciamiento y privatización del servicio de recolección diferenciada”.  Se dirigen hasta el Ministerio de Ambiente y Espacio Público, que está enfrente al monumento: en Martín García y avenida Regimiento de los Patricios.

Hace pocos días el director de la DGREC (Dirección General de Reciclado) Lucas Peverelli renunció a su cargo denunciando el vaciamiento del servicio de recolección diferenciada como parte de un proyecto impulsado por las autoridades del Ministerio de Ambiente y Espacio Público para privatizarlo. Las  cooperativas exigen el cese del vaciamiento y que no se negocie el futuro del sistema de reciclado en una mesa chica a espaldas de los trabajadores.

Sergio Sánchez, habla: “Estamos todas las cooperativas juntas, hermanadas luchando contra la privatización del sistema de reciclado de la Ciudad”, es el presidente de la Federación Argentina de Cartoneros y Recicladores (FACyR).

El ex director, Lucas Peverelli, señaló una carta  una serie de irregularidades que atraviesa al sector,  que confirman lo que cooperativas vienen sosteniendo hace años: la flota de camiones está obsoleta, se adeudan bolsones y uniformes, no se disponen los centros verdes necesarios para procesar todo el material reciclado, y en los pocos que hay no se han realizado las inversiones en infraestructura necesarias.

“Ya vivimos un sistema con empresas privadas que se guardaban la plata del Estado y no cumplían con su labor. Los trabajadores cartoneros no vamos a permitir esta estafa, porque el servicio de reciclado lo pusimos en pie nosotros con mucho sacrificio y sin derechos”, expresan en un comunicado, y sostienen: “Hoy somos 5500 cartoneros y cartoneras que separamos más de 700 toneladas diarias de reciclado. Nuestro trabajo compone la única barrera a la crisis ambiental que implica el enterramiento indiscriminado y ahorra millones de pesos del presupuesto de la Ciudad.”

“Si no hay cartoneros no hay basura cero, luchamos por nuestro trabajo por todo lo que conseguimos con tanto esfuerzo”, afirma Sánchez y anuncia que presentarán “un pedido de reunión con las autoridades del Ministerio (de Ambiente y Espacio Público) para pedir la inclusión de los trabajadores no registrados y exigir que las cooperativas sigan funcionando como tal”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.