Milagros al Revés

Noviembre en Buenos Aires. En Estudios Silverstein Ariel Prat graba Milagros al Revés, su último trabajo discográfico que lanzará en abril. Estamos en plena tarea, haciendo un disco maravilloso con una runfla de músicos increíblemente talentosos, dice Ariel eufórico, y agrega, toda la gente que participa en este disco jerarquiza lo que hago. Tras muchísimas horas de grabación, Milagros al Revés saldrá a la calle con arreglos, dirección y teclados de Juan Subira ( La Bersuit ). Coros y guitarras a cargo de Nano Campoliette y Hernán Kallis. El bajo de Miguel Suárez. Alejandro Caraballo en percusión y bombo murguero. Esteban Buazzo en batería. Y Tripa Bonfiglio en bandoneón. Como músicos invitados participan, entre otros: Acho Stoll de La Chicana , Dani Buira, Néstor Acuña con su acordeón, y María Volonté interpretando una murga tangueada.

Ariel Prat propone a través de su música un rescate de los atributos negros del tango, de la murga porteña, la milonga, el milongón, el guariló, y el candombe de Buenos Aires. Dentro de su repertorio las bases rítmicas afroamericanas se hilvanan a partir de la mistura de distintos instrumentos. Logrando así, una heterogénea y a la vez cadenciosa fusión de sonidos, en la cual se logra armonizar la estridencia del bombo de murga con el ronco compás del udú jujeño, o el delgado acorde de la mandolina con la majestad de una trompeta. Este es un disco muy argentino, muy criollo y a la vez internacional; los anteriores, tal vez son algo crípticos, con imágenes muy lunfardas, y eso es más difícil de entender en Europa, comenta Ariel Prat, que reparte su vida entre nuestro país y España.

Suena una milonga habanera en las cuerdas de la orquesta Ciudad Baigón, desde la consola Juan Subira cuida cada detalle: propone repeticiones, le pone sonido al teclado. Como en una suerte de ensayo de creación colectiva, los músicos van enramando los compases de Milagros al Revés . Más tarde, Subira y Prat contrapondrán los registros y seleccionarán entre más de trescientas horas de grabación.

Presencio la grabación de cuatro de los quince temas. Cada cual tiene su textura y mensaje particular. Me quedan las sazones de cada uno.

Milagros al Revés , el tema que da nombre al disco, dice: Milagros al revés es lo que pasa / donde la calle es casa que no cobija / hija de la desgracia la vida insiste / y a punta de esperanza sueña y resiste… Para Prat, el tema constituye un fresco de la Argentina negada, representada en el hombre del suburbio, del aborigen, y de los afrodescendientes. La letra es un poema de Luis Alberto Asurey, que da cuenta de aquellas inequidades que nos vemos obligados a soportar a diario y que queremos que dejen de ocurrir. El abuso policial llamado gatillo fácil, la prostitución infantil, y las drogas como el paco, provocan un velado exterminio generacional. Prat ha musicalizado este poema en afro-chacarera. Es una denuncia, pero también es una apuesta a seguir confiando en la vida; y pelear para que todo cambie, sostiene el músico. Porque siguen amando y siguen pariendo / hijos que van poniendo granos de arena. / No precisan la pena y quieren trabajo. / Y arreglar de una vez este carajo

Curiosidad y Azar es una milonga habanera con letra y música de Ariel Prat, que dice: Ay, tu cantar es don,/ no es propiedad del placer./ Viaja a las cuevas del tiempo,/ pinta el futuro de ayer. Este es un tema introspectivo, una especie de manifiesto o sufí criollo. La curiosidad y el azar, creo que son dos elementos indispensables para hacerse a la vida, en mi caso me llevaron a investigar sobre los orígenes negros del tango y de la murga. Nuestro tango se nutre de la milonga habanera, que tiene origen afro-cubano. Los toques y el pack rítmico que se utilizan para la milonga habanera son exactamente los mismos que se utilizan en la milonga porteña. Se diferencian únicamente por un cambio de velocidad. Grabar este tema, acompañado por integrantes de la orquesta Ciudad Baigón en cuerdas, y la percusión de un udú jujeño, ha resultado una experiencia formidable, explica Prat. Y olvídate del destino,/que navegas en su mar./ Y en la sal de su misterio,/ tu barco es curiosidad y azar

Anda el Diablo en un Murgón es un poema de Adolfo Bebe Ponti, musicalizado a manera de murga tangueada por Ariel Prat e interpretado por María Volonté, cuenta la historia de una piba murguera del barrio de Pompeya que hechiza con su danza al mismísimo diablo. Anda el diablo en un murgón / con su lágrima de hoguera./ Pues una piba murguera / le ha endiablado el corazón./ Es la reina de la murga, /del más porteño murgón,/ donde baila esa doncella / que lo castiga de amor Ariel Prat dice que el murguero es el eslabón perdido entre el compadrito y el negro. En nuestro país, las comparsas negras aparecidas en siglo XIX son las predecesoras de las murgas. El baile murguero no tiene una estructura y se manifiesta com o una expresión salvaje, desenfrenada y a la vez particular. Esto le otorga una excepcional singularidad a las distintas murgas, cada barrio tiene su propia forma de bailar.

Antonio con Banderas , este tema, con música y letra de Ariel Prat, está dedicado a un personaje del carnaval contemporáneo que baila con banderas y participa en casi todas las murgas. Baila Antonio con banderas / y sin banderas también/ Baila agitando su alma,/ el estandarte ya es de él/ Gambeteador de empedrados,/ viejo murguero de ley/ Emociona hasta a la luna / cuando en el corso se ve./ En cualquier barrio porteño,/ contagia y se hace querer./ Los que se asoman aplauden. / ¡Nadie lo puede creer! (…) Para este cantautor rioplatense nacido en Villa Urquiza, los carnavales de barrio son uno de los referentes más significativos de su historia musical. La murga constituye para Prat un lugar de resistencia, de participación y de creación colectiva.

Hay once temas más que no podré comentar, hasta el lanzamiento de Milagros al Revés en abril. En tanto Amanda ingresa a la sala grabación. Algo mágico porta esta mujer, porque todos en el estudio se alborozan y festejan. Efectivamente, la madre de Ariel Prat ha llegado con una buena provisión de delicias caseras, que son el deleite de los muchachos de la grabación.

Mariane Pécora.