Mujeres AFRO: Vivas por la lucha.

Mujeres, bisexuales, lesbianas, trans, no binarias y afrodescendientes argentinas, salieron a la calle el 9 de marzo a manifestar que ellas también existen y que también las matan.

por Melina Schweizer.

El 8 de marzo se conmemora el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Este año, las mujeres de América Latina y el Caribe, eligieron el lunes 9 de marzo para realizar el Paro Internacional. En Argentina miles de mujeres, bisexuales, lesbianas, trans, no binarias, afrodescendientes y racializadas de distintas edades, etnias y clases social salieron desde Plaza de Mayo hacia el Congreso de la Nación, en una marcha inmensa que visibilizó que la lucha continúa.

Mujeres, trans, no binaries y lésbicas afrodescendientes, también dijeron presente con consignas tales como: “Yo le digo No al racismo”, “Basta de racismo, xenofobia e impunidad”, “El feminismo que no es antirracista es supremacía blanca”, “Las vidas de las mujeres negras también importan”, entre otras.

Sus turbantes, sus cuerpos negros, sus canciones y sus brazos extendidos, se mostraron enérgicamente para reafirmar sus derechos, y crear conciencia que el sistema feminista hegemónico blanco, puede llegar a ser tan despiadado como el Estado que nos invisibiliza. ¿A qué se refieren las Feminista blancas cuando dicen nosotras?, ¿Nos incluyen y a su vez reconocen los privilegios que tienen?

Ana de Los Santos, gestora cultural y miembra del Área de Genero de la Comisión 8 de Noviembre dijo a Periódico VAS: “Marchamos por un feminismo antirracista e interseccional. Nuestros feminicidios no salen en los medios hegemónicos, seguimos teniendo trabajos no formales con remuneraciones muy bajas, dentro de los feminismos y los movimientos activistas de resistencia, también se nos oprime, por esto y muchas cosas más es que marchamos hoy”.

Aborto
Uno de los ejes centrales en la marcha fue la lucha por el Aborto, Legal, Seguro y Gratuito, y las consignas giraban en torno al derecho a decidir, puntualizando que la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto se construyó colectivamente y ya tiene estado parlamentario. El proyecto estipula claramente que se debe respetar la voluntad de interrumpir el embarazo hasta las 14 semanas y que la práctica deberá inscribirse en el plan médico obligatorio para que sea garantizado por el sector público y privado sin lugar para la objeción de la conciencia.

Feminicidios- Travesticidios
Los crímenes de odio contra mujeres, lesbianas, travestis, trans no cesa. En los primeros 60 días del año hubo 63 feminicidios, sin embargo, solo se vienen inviertiendo 11 miserables pesos por mujer, para combatir la violencia de género. La lógica consecuencia de este “endeble presupuesto” es que la violencia de género no cesa.

Iglesia y Estado, asunto separado.
Con esta consigna se intenta que la Iglesia no sea la que define las políticas públicas. Menos cuando se trata de la educación sexual y el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos: El feminismo argentino exige la inmediata separación de la Iglesia del Estado. Otra de las consignas importantes fue “Libres, Vivas y Desendeudadas nos queremos”, en referencia a la deuda con el Fondo Monetario Internacional y demás organismos financieros,que  muchas feministas consideran una estafa inmoral.

El movimiento feminista siempre se ha movilizado en contra de la violencia social ejercida hacia el cuerpo de las mujeres, y también contra la Iglesia, enemiga histórica de los derechos de sus derechos. En pleno siglo XXI las mujeres y las niñas seguimos siendo los sectores más vulnerables de la sociedad. La feminización de la pobreza supera por mucho a los hombres. El desempleo, la indigencia, la miseria, la discriminación, la violencia sexual, el feminicidio y el acoso son el pan nuestro de cada día.

La crisis económica que atraviesa el país, termina golpeando a los grupos más vulnerables:  mujeres, los niños y niñas y les ancianes. En este sentido,  las mujeres negras somos las primeras en perder el empleo, o recibir recortes en nuestro salario, sobre todo las que trabajamos en condiciones precarizadas e informales. También  tenemos mayores dificultades para acceder a la educación, a la salud, y al reconocimiento por el Estado.

El 8 de marzo simboliza la emancipación de la mujer, y nos invita al debate y a la acción, debemos darle vuelta a este sistema que nos enseña que las tareas del cuidado no son trabajo, por ende, no deben ser reconocidas ni remuneradas, cuando es todo lo contrario, debemos evitar el reduccionismo del enfoque de la equidad de género, que deja por fuera, por lo menos en el Estado argentino, la perspectiva Étnico-Racial. Y, como dijo nuestra querida Angela Davis “El feminismo debe ser antirracista o no será”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.