“Tener identidad es lo más lindo que hay”

Francisco Madariaga Quintela fue apropiado en 1977 y recuperó su identidad después de 33 años gracias a la acción de las Abuelas de Plaza de Mayo.  Francisco Madariaga Quintela, es hijo de Silvia Quintela, secuestrada por la dictadura militar el 17 de enero de 1977 en la localidad bonaerense de Florida, cuando estaba embarazada de cuatro meses y de Abel Madariaga, quien se exiló y regresó al país en 1983. Desde entonces, Abel Madariaga, emprendió la incansable búsqueda de su hijo que lo llevó a comprometerse a tal punto con la causa que es actualmente secretario de la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo. Francisco Madariaga Quintela fue detectado por la propia iniciativa del joven que “tuvo sus dudas” acerca de su identidad. Siempre sintió que no pertenecía a la familia con la cual vivía porque “eran muy violentos”.”Tener identidad es lo más lindo que hay”, aseguró.   Durante la conferencia de prensa, dada  hoy en la sede de Abuelas de Plaza de Mayo -Virrey Ceballos 592 Planta Baja 1-, con la presencia del propio nieto que recuperó su identidad y su padre, la presidenta de la Asociación, Estela de Carlotto, reveló algunos detalles del procedimiento: “una vez que Francisco se acercó a la institución, todo se desarrolló rápidamente dada la peligrosidad del apropiador, un hombre que felizmente está detenido”. Las autoridades hicieron un trabajo excelente dado el riesgo de vida que corría el chico e incluso la propia familia biológica”, dijo Carlotto, y destacó la importancia de continuar con la tarea de búsqueda de chicos apropiados durante la última dictadura militar.