Con el agua a la cintura y sin luz, los vecinos critican las obras hidráulicas de Macri

El proyecto de drenar las aguas de la Ciudad construyendo canales aliviadores del Maldonado sería un fracaso rotundo, según una organización vecinal que se ha especializado en el tema.

Se profundiza aquí la crítica de los vecinos vertida en la nota del VAS con fecha 16/02/10. La Asociación Vecinal Lago Pacifico, el nombre es una ironía porque corresponde a una zona de la Ciudad llamada Pacífico que se inunda fácilmente, expresa: “No deja de sorprendernos las declaraciones del jefe de gobierno Mauricio Macri y su ministro de Ambiente y Espacio Público, Diego Santilli, donde reconocen que con un Rio de la Plata a 2,60 m. (nivel que tiene en este momento) no se puede desaguar. Dicen que el proyecto tiene como altura de diseño hasta 1,25 m., y que al superar este nivel los canales aliviadores funcionaran poco y mal, aún dentro de sus parámetros”.

“Esto significa que no pueden concurrir dos fenómenos climáticos adversos en el proyecto. Por ejemplo: sudestadas e inundaciones por lluvias. Concurrencia muy habitual en la Ciudad, según los registros meteorológicos. Es más, si aumenta el nivel del río, ocurrirá el efecto contrario. Los canales aliviadores del proyecto bajarán ese nivel conduciendo el sobrante de agua a la Ciudad. Esto resulta aberrante en un proyecto cuya obra costará 200 millones de dólares. Resulta todavía más increíble si se considera que el jefe de gobierno es también ingeniero”. “Pero hay más”, siguen exponiendo los atribulados vecinos de la zona de Pacífico, “sucede que el sistema de canales aliviadores del proyecto -aún suponiendo que no haya sudestada y funcionen bien- son contaminantes. La construcción de estos canales afectará al acuífero Puelche, la única reserva de agua potable bajo la Ciudad, que suministra nuestro consumo diario de bidones de agua, cervezas, gaseosas, aguas mineralizadas, etc.”
”Es de esperar”, dicen los vecinos del Lago Pacífico, que han amarrado un bote inflable en el semáforo de Av. Juan B. Justo, “que ahora el Gobierno acepte discutir públicamente este proyecto inútil y abra sus canales hacia otras soluciones”.