Tres libros para repensar el 2001

por Emilia Racciatti

Gabriela Massuh, Florencia Abbate y Pedro Mairal, retoman la crisis del 2001 en tres novelas «La intemperie», «El grito» y «El año del desierto», donde la potencia de la ficción recupera imaginarios y refleja panoramas, que ayudan a repensar el de cierre de década de una sociedad castigada con planes de convertibilidad y exclusión de las grandes mayorías.

¿Cómo se procesan los hechos trágicos que marcaron a la sociedad? ¿Con qué elementos se construye la memoria que nos quema pero también nos motiva a saber lo que no estamos dispuestos a volver a elegir? La literatura repiensa r estas preguntas como dispositivo capaz de narrarnos y así proyectarnos.

Las novelas de Massuh, Abbate y Mairal son solo algunas de las que incluyeron los ecos de las jornadas 2001, donde hubo casi cuarenta víctimas fatales por violencia política ejercida durante el gobierno de Fernando De la Rúa, que lo largo de estos 20 años, se fueron erigieron en referencias recurrentes que se cristalizó en el imaginario popular.

Publicada en 2008 y considerada una novela de culto, «La intemperie», de la escritora Gabriela Massuh (Tucumán, 1951), está estructurada como un diario íntimo iniciado el 31 de diciembre de 2002, cuando se cumplía un año de la crisis que tuvo al pueblo en la calle exigiendo por sus derechos, y la protagonista daba inicio a un duelo por Diana, su pareja hasta hace un tiempo.

La narradora, que está en Buenos Aires, recibe la llamada de su ex desde Berlín y comienza a moverse en un territorio en el que «cualquier movimiento subraya nuevos ángulos de la ausencia» y en el que la crisis personal se encuentra con la social en la fragilidad.

«Me sacaba de quicio en ese momento la pérdida del país, y la pérdida de la persona querida. Por quien yo era y por la incidencia que hay en esa novela de la realidad, lo único que me propuse hacer fue una novela honesta», contaba Massuh en una entrevista a propósito de la salida de la novela que publicó en 2008 Interzona y reeditó más tarde Adriana Hidalgo.

El recurso del diario parece marcar el registro de un tiempo presente, sin embargo los recuerdos, los tiempos compartidos y revisados en el duelo personal abundan en lo que se convierte en la bitácora de un duelo. Es el colapso social que respira esa protagonista el que ubica a la historia en ese presente, en el que a tan solo un año del estallido.

Allí están -como marca I. Acevedo en la contratapa de la edición de Adriana Hidalgo- «los cartoneros, un portero, una jefa de familia que lo ha perdido todo, los obreros de las fábricas recuperadas, personas a las que se interroga con la misma intensidad que al pasado».

Tanto para Massuh como para Florencia Abbate, «La intemperie» y «El grito» fueron sus primeras novelas y las dos tuvieron reediciones. En el caso de Abbate, la primera estuvo a cargo de Emecé en 2004 y la segunda, en 2016, fue una tarea de Eduvim (Editorial Universitaria de Villa María).

Escritora e investigadora, Abbate (Buenos Aires, 1976) optó por cuatro narradores para contar ese grito que une las cuatro historias, tituladas «Warhol», «Luxemburgo», «Marat-Sade» y «Nietzsche», a través de las que se pueden reconocer pliegues de subjetividades de representantes de distintas generaciones constituidas en voces de una familia y una sociedad que dejan de amparar.

Es verdad que hay un hilo que las une y permite verlas como partes de un mismo mosaico pero también pueden leerse como cuatro relatos largos por separado y cada uno condensa una posibilidad de atravesar un caos sin soluciones mágicas, sin reparos inmediatos pero con la mirada de otro que parece acompañar el intento de reparar el dolor.

Situados entre diciembre de 2001 y enero de 2002, los relatos proyectan desconcierto: «Hacia el atardecer el país parecía haber colapsado y yo también. Reinaba un desconcierto general, y lo mismo me pasaba. Sentía que se evaporaban los últimos restos de lo que yo era. Sin Oscar y sus atrocidades que tanto tiempo me dediqué a soportar, me perdía y quedaba vacío, ajeno a mí mismo, sin referentes. Y mientras una sensación de anomia y extrañamiento se apoderaba de mi agotado cuerpo, veía en la pantalla aquel helicóptero en el cual el Presidente abandonaba la Casa Rosada para ya no volver».

La disolución de los pactos sociales provocada por las situaciones de pánico colectivo y una reflexión sobre la dinámica «sucesiva» del tiempo es uno de los ejes de «El año del desierto» de Pedro Mairal (Buenos Aires, 1970), novela publicada en 2005 cuyo punto de partida es un clima similar a los episodios de diciembre de 2001 pero muta a un registro fantástico con el que se anima a revisar 500 años de historia argentina en forma retrospectiva, desde la actualidad hasta 1492.

En «El año del desierto» no parece haber resquicio para el optimismo, Mairal habla de un desamparo llevado a un extremo, «como si la intemperie fuera humana antes que física o geográfica».

«El libro empieza con un episodio parecido a la crisis de diciembre de 2001, pero que se va desplazando hasta volverse irreconocible. A partir de ahí, todo el tiempo se repite toda la historia argentina para atrás, mientras la protagonista no se da cuenta, o por lo menos no lo explicita», relataba.

El autor retoma lo sucedido en 2001 y relata qué lo impulsó a escribir: «Tengo ideas que me cuesta mucho trabajar y otras que me llegan así de golpe y me fulminan, como es el caso del surgimiento de esta novela. Tenía la imagen de una torre espejada reflejada sobre un pastizal. Paralelamente, cerca de 2001 me ofrecieron irme a vivir al exterior y me di cuenta de que no quería irme: tenía la sensación de que si me iba a vivir a otro país, Buenos Aires iba a dejar de existir, de alguna manera», explica.

«Por otra parte, entre 2001 y 2002 hubo una sensación generalizada de caída estrepitosa. En los tiempos donde tuvimos cinco presidentes en una semana, recuerdo que en el trabajo se colgó la computadora y alguien dijo «¡Se colgó para siempre!». En el libro yo exagero esa paranoia y la llevo al extremo: instalo la velocidad de esos días y redoblo la apuesta», destacaba sobre la coyuntura con la que alimentó ese universo ficcional.

«Yo, que unos meses atrás atendía teléfonos en una oficina con piso de moquette, que traducía cartas al inglés vestida con mi tailleur azul y mis sandalias, ahora hundía las manos en la sangre caliente, separaba vísceras, abría al medio los animales, despellejaba, buscaba coyunturas con el filo», dice el personaje principal María Valdés Neylan, quien después de ser despedida de su trabajo en una compañía de inversión, deambula por Buenos Aires, una ciudad que Mairal logra replantear abordándola desde su fundación.

Esa protagonista construida por Mairal termina trabajando como prostituta, comete un crimen y emprende un escape de una ciudad que cada vez se reduce más, saltando del vacío de la llamada «civilización» hacia la supuesta «barbarie», un movimiento que va del 2001 a 1492

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.