Volver a enseñar

Las docentes Elsa Vincová y Alejandra Bellini, separadas de sus cargos por no haber advertido las heridas que traía un niño de cinco años al jardín de infantes donde ejercían, hecho que luego concluyó en la muerte del niño, podrán volver a sus cargos al resultar favorable una medida cautelar que dejó sin efecto la disposición a tomada por el Ministerio de Educación de la Ciudad.
El 7 de Junio pasado Agustín Marrero, un niño de cinco años que concurría al jardín 2 del Distrito 12º, fue asesinado a golpes por su padrastro en el barrio porteño de Flores; hecho por el que el ministerio de Educación Porteño desafectó de sus cargos a Vincová y Bellini, imputando negligencia de ambas en el cuidado del menor.
Haciendo lugar a las presentaciones hechas por distintos sindicatos docentes de la Ciudad, familias del jardín y las docentes afectadas, la Jueza María Soledad Larrea, a cargo del Juzgado Contencioso Administrativo y Tributario 21 de la Ciudad de Buenos Aires dictó una medida cautelar ordenando la restitución de Vincová y Bellini.
El fallo, que ordena la restitución a partir del primer día del ciclo lectivo 2016 y que estará vigente hasta que se resuelva la cuestión de fondo, utiliza los argumentos de las familias que reclamaban la reincorporación de las docentes para resguardar el derecho de los niños.
También se consignan entre los fundamentos que la opinión mayoritaria de la Junta de Disciplina Docente recomendó que no se instruyera el sumario y que las docentes permanezcan en sus cargos.
Desde un primer momento las familias de la escuela habían solicitado que no se proceda con la medida por la falta de responsabilidad de las maestras en el caso y por el daño provocado a los niños al separarlos de quienes le estaban brindando contención tras el trágico episodio.
En una conferencia de prensa realizada en la sede de Unión de Trabajadores de la Educación (UTE), Vincová y Bellini agradecieron el apoyo de sus familias y de la comunidad educativa y elogiaron también la solidaridad de sus compañeros docentes y el apoyo de los distintos sindicatos.
Bellini sostuvo que “al principio cuando nos separaron del jardín yo era pesimista sobre lo que pasaría con nosotras; tenía el sueño de estar con los chicos en el egreso que fue hace poquitos días y no pudo ser, pero estoy feliz de que ellos completaron esta etapa de sus vidas y de que el año que viene vamos a volver al jardín”.
“La muerte de Agustín y todo lo que nos pasó después cómo comunidad educativa tienen que servir para repensar las políticas educativas y las de cuidado de la infancia”, añadió.
Por su parte, Vincová señaló que “recibimos la solidaridad de muchísimos docentes que admitían que lo que nos pasó en el jardín podía haber pasado en cualquier otra escuela de la ciudad; y en ese sentido nosotras también planteamos lo que paso siempre desde la verdad y sin ocultar nada, por eso la justicia nos da la razón en esta cautelar”.
El secretario General de UTE, Eduardo López, enfatizó que “la justicia ha escuchado el pedido de la comunidad y esto es un logro de la solidaridad educativa que se expresó en la multitudinaria movilización al jardín del mes de julio”.
“Seguimos exigiendo justicia por Agustín y políticas públicas que garanticen plenamente los derechos de niños, niñas y adolescentes”, agregó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.