Acerca de Cercos y de Vecinos Cercados

El caso del Parque Las Heras

por Rafael Gómez

Avanzan los cercos sobre el espacio público de la ciudad de Buenos Aires. Los cercos rodean las plazas, clausuran, privatizan. El Gobierno de la Ciudad está empeñado en construir estacionamientos subterráneos en 13 plazas.

Como si se tratara de aquel cerco terrible que crecía día a día enajenando la tierra, aislando y empobreciendo a la gente, en la famosa novela Redoble por Rancas de Manuel Scorza, los vecinos de Buenos Aires ven avanzar -también con forma de cerco- los negocios y las empresas privadas sobre los espacios verdes de la Ciudad.

Hace 10 días, el cerco apareció simultáneamente en la plaza Emilio Mitre, sita en Av. Las Heras y Pueyrredón, y, a pocas cuadras de allí, en el Parque Juan Gregorio Las Heras, un predio arbolado de 60.000 m2, verdadero pulmón verde de la zona, limitado por la calles Juncal, Av. Coronel Díaz, Av. Las Heras, y Jerónimo Salguero. Un cerco amarillo y gris rodea el Parque Las Heras, tras el aislamiento se procederá a extraer 120 árboles para trasplantarlos en otros sectores, y otros 38 árboles serán eliminados, se dice desde el Gobierno. Luego llegarán las excavadoras para hacer un enorme pozo, y después vendrán los camiones de hormigón para construir un estacionamiento subterráneo de 500 cocheras. Luego un poco de tierra arriba, algo de pasto, flores y plantitas, rampas, una fuerte reja perimetral… Y ya está!, el parque quedará convertido en un macetero con horario de uso restringido, como es el caso de la plaza Libertad (Ver nota 8/10/09 Periódico VAS).

Además, según el proyecto, todo este proceso durará un año (que puede fácilmente convertirse en dos, o en tres), dice Luis Ochoa, un vecino entrevistado por VAS en Coronel Díaz y Melo. Durante ese tiempo, los vecinos perderán su espacio de encuentro y reunión: la gente del arte, los deportistas, los muchachos de la capoeira, los que toman sol, los que van siempre, los que van a veces, los que pasean perros, los que llevan a sus chicos, los que se conocieron allí, los que van a matear, a charlar, a guitarrear, a pasar el rato con amigos…

Y cuando vuelvan el espacio que encontrarán tampoco será el mismo, dice otro vecino. Porque no es lo mismo venir a tomar aire y sol en un parque arbolado, tranquilo, con conexión a la tierra, que ir a un lugar sin árboles añosos, con una capita de tierra y después cemento, y con conexión a 400 ó 500 autos dando vueltas debajo.

El sábado 17, más de un centenar de vecinos autoconvocados derribaron el cerco en todo su perímetro. Hubo pintadas tales como: “Macri, dejá en paz el Parque Las Heras”, “El espacio verde no se privatiza” o “Fuera Macri”. La lucha por el Parque comenzaba. Pero no se trata sólo del Parque sino de un conflicto entre valores, explica el vecino Luis Pittau: Los espacios públicos se van transformando en espacios privados, el negocio para unos pocos vale más que el bienestar de la comunidad, vale más una persona en un auto que una persona a pie, y así sucesivamente…

El cerco volvió a aparecer a los pocos días. Los vecinos se reunieron el jueves 22, se formó una Comisión de Vecinos en Defensa del Parque Las Heras, se pidió un amparo a la Justicia. Y los vecinos volvieron a reunirse, ya desalojados del Parque, el sábado 24 al mediodía en la intersección de Av. Las Heras y Coronel Díaz. Hacía mucho frío. Estaban los muchachos de la capoeira dando un espectáculo, y una concurrencia numerosa ocupaba la calzada de Coronel Díaz, vigilada desde varios patrulleros de la Policía Federal. Esto pasa porque no se cumple la Ley Nº 1777 de Comunas y se proyectan obras que afectan la vida de los vecinos, sin consultarlos, dijo a Periódico VAS el vecino Néstor Scorofitz, y agregó: Tal vez si se hubiera empleado otra técnica: una excavación mucho más profunda desde el perímetro que preservara toda la arboleda… Pero, claro… ¡eso iba a ser mucho más costoso para la empresa constructora! De todas maneras, dijo otro vecino, eso tampoco impide que la tierra pierda absorción. Si se impermeabiliza todo el subsuelo con cemento, no se absorbe el agua de lluvia y la Ciudad se inunda. Sebastián, titular de la página de Facebook “No cerrar el Parque Las Heras y destruir su espacio verde”, explicó que está a punto de producirse la tala y extracción de más de cien árboles en todo el Parque e instó a la participación de los vecinos para impedirlo. La dirección de su página es: http://www.facebook.com/parquelasheras

En el caso de la novela de Scorza (basada en un hecho real), los vecinos de Rancas eran asolados por el cerco tendido por la minera Cerro de Pasco Corporation  con anuencia del gobierno peruano. En este caso la empresa que tiende el cerco se llama Vialco, que hará la obra y obtendrá a cambio la concesión de uso de las cocheras por 20 años, con anuencia del gobierno porteño y también de la Legislatura de la Ciudad.

Es de esperar que las cosas no terminen como en Perú y tengamos que hacer un redoble por el Parque Las Heras o un redoble por Buenos Aires.

 

5 comentarios en “Acerca de Cercos y de Vecinos Cercados”

  1. El titular de la página de Facebook “No cerrar el Parque Las Heras y destruir su espacio verde” no es Ernesto Altamiranda pero prefiere permanecer en el anonimato. Muy bueno el artículo!!

  2. Si soy el creador del grupo en Facebook Parque Las Heras Comisión de Vecinos, y la verdad no tengo por que ocultar mi nombre somos un grupo de vecinos sin intereses politico partidario.
    Gracias

  3. realmente no lo entiendo, tengo 47 años y jamas vi esto en todo el pais. es tenernos a todos presos, macri ya son muchos los errores que cometes, para que pediste que te votemos, mira adentro y fijate. inundaciones donde no habia y encima carceles verdes. pensalo y revee el tema.

  4. No es una novedad que al jefe de gobierno le interesan mas los negocios que los vecinos. Lo del parque Las Heras es un compromiso asumido durante su campaña. Hay que devolver favores. Los vecinos de Buenos Aires nos entusiasmaron con los cordones pintados de amarillo y las plantitas en el tûnel de Libertador pero no tuviemos en cuenta cuanto nos costaría todo eso. El parque no es un parque, es un negocio. Como las bicisendas, el metrobús, casa amarilla, tanto asfaltar lo ya asfaltado, el mantenimiento contratado de los colegios públicos, los inutiles contratados para renovar la administracion de la escuela publica, etc.Yo tambien lo voté. Que imbécil¡¡¡

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.