Discriminación, racismo y abuso de poder

Sin orden judicial, la ciudadana haitiana Angie Lafleur fue desalojada violentamente la Policía de la Ciudad del Hotel Constitución. Lafleur, había pagado el alojamiento por adelantado y cursaba el noveno mes de embarazo,  tuvo que ser trasladada de urgencia al Hospital Ramos Mejía donde dio a luz a su hijo.

Por Melina Schweizer

El 15 de agosto a las 9:30 horas la ciudadana haitiana Angie Lafleur, embarazada de 9 meses y a punto de dar a luz, fue desalojada de forma violenta del hotel Constitución, ubicado en el número 1436 de la calle del mismo nombre, cuando la encargada del hotel junto a las fuerzas de seguridad de la comisaria 1-C de la calle San José 1224, procedieron a efectuar un desalojo por la fuerza sin orden judicial o administrativo, ocasionándoles daños físicos y psicológicos que le provocaron el parto. Lafleur sufrió una descompensación y debió ser trasladada de urgencia al Hospital Ramos Mejía, donde fue intervenida a quirúrgicamente para que su hijo naciera por medio de una cesárea. Actualmente, ambos se encuentran fuera de peligro. El pequeño Julaison nació sano y pesó 4 kilos y medio.

La denuncia número 514.775, fue hecha ante el fiscal de turno en lo Penal, Correccional y de Faltas, en la que se acusa a la encargada y a los dueños del Hotel Constitución (razón social Bertolaso, Martha Susana) y a la fuerzas de seguridad por hurto, abuso de autoridad, violación de los deberes de funcionario público, actos discriminatorios, daños, amenazas, usurpación de autoridad, privación ilegítima de la libertad, hostigamiento y maltrato.

En la sala de partos del centro obstétrico del Hospital Ramos Mejía, se encuentra Angie, quien no habla español fluidamente, pero lo entiende. Para poder realizarle la entrevista, recibimos la ayuda del Representante de la Comunidad Haitiana en el país, el joven estudiante de Ciencias Políticas, Jackson Jean.

Angie se encuentra muy dolorida por la cesárea, se nota su cara de angustia y malestar al sentarse en la camilla, me transmite su pesar diciendo: “No me permitieron sacar mis cosas, ni las cosas del bebé, me robaron todo, me secuestraron todo. Actualmente, lo que necesito es justicia, estoy impactada psicológicamente con lo que pasó, me empujaron, me pegaron, no me permitieron sacar mis cosas, ni las cosas del bebé, me robaron todo, me secuestraron todas mis pertenencias”. Además, acotó: “Mientras me sacaban las cosas, tanto el dueño como la encargada me decían: Por qué no te vas a tu país a tener ese bebé, negra de mierda. Es la primera vez que me pasa algo así”.
El motivo del desalojo no fue económico, ya que tuve acceso a los recibos de pago, donde consta que Angie Lafleur tenía pago hasta el 31 de agosto, por más que la encargada del hotel y el supuesto dueño adujeran falta de pago.

La encargada del hotel dice ahora que en ese establecimiento no se aceptaban mujeres embarazadas. Angie empezó a rentar la habitación en enero de este año, cuando aún no sabía que estaba embarazada. “Todo vino porque en el hotel no había agua caliente, entonces le pregunté a la encargada: ¿Cuándo iba a resolver el problema del gas?, porque no quería bañarme con agua fría y esto fue lo que produjo el conflicto, que terminó en desalojo”. En medio de esta situación violenta y desagradable cinco compatriotas de Angie quienes también tenían pago su alquiler fueron desalojados por manifestar su apoyo a la mujer abusada.

Jackson explica que, cuando fueron a las comisarias más cercanas del lugar de los hechos, no le tomaron la denuncia “Le pedimos ayuda a la Defensoría del Pueblo y al BAP (Buenos Aires Presente) para los chicos que quedaron en la calle, pero nos dijeron que es difícil que puedan hacerlo porque son refugiados y porque no fue un desalojo ‘formal’ sino un problema entre particulares”.

– ¿Qué tipo de intervención ha tenido la Embajada Haitiana?
Jackson: La embajada tiene conocimiento de la situación actual de Angie. El embajador está atento a la evolución de este proceso para intervenir. Al mismo tiempo, expresó que “esta situación es muy difícil de aceptar y entender. No podemos dejar pasar este suceso así no más, vamos a hacer todo lo que podamos para que no se repita, estamos movilizando a toda la comunidad y, este martes 20 de agosto, estaremos presente durante la mediación. La posición de la comunidad, que en mi se ve representada, es que hay valores humanos que son innegociables, tales como el respeto y la justicia”.

Mientras dejamos actuar la justicia a través de sus procesos burocráticos, largos y tediosos, Angie y su hijo Julaison, con apenas unos días de nacido, se encuentran sin hogar, sin documentos ni dinero. Sus pertenencias han sido hurtadas o arrojadas a la calle.
De corroborarse estos hechos, este caso configura una total y absoluta manifestación de discriminación y racismo de parte de los dueños del Hotel Constitución, apoyados por el abuso de poder de las fuerzas policiales de la comisaria de la zona, que no solo juzgó innecesaria una orden judicial de desalojo, sino que, además, utilizó la violencia y retuvo el dinero y documentos de una ciudadana haitiana que debía ser protegida y no abusada.

2 comentarios en “Discriminación, racismo y abuso de poder”

  1. Justicia para Angie somos inmigrantes, todos tenemos derechos, tenemos que ir hasta el final

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.