El Cuerpo en Movimiento

La conciencia de la existencia del movimiento expresivo, y el interés que despierta, son tan antiguos como la propia humanidad. Pinturas rupestres representan figuras danzantes coligadas con ilustraciones rituales y escenas de caza. A lo largo de historia, el hombre ha usado su cuerpo para dar expresión manifiesta de la forma en que conoce el mundo, se relaciona con el otro, y experimenta los ciclos de la vida.  El cuerpo en movimiento ha significado una suerte de terapia colectiva para los momentos más álgidos de la historia: se danza para propiciar la lluvia, la buena caza, el triunfo en la guerra, la fertilidad, los nacimientos, y para despedir a los muertos.

A través del cuerpo simbolizamos y comunicamos, de manera consciente o inconsciente, intencionalmente o no, quiénes somos. El primer lenguaje que desarrollamos es el corporal. En principio de manera innata, luego por imitación, y finalmente por aprehensión. El descubrimiento del cuerpo y la seguridad de su dominio proporcionan al hombre múltiples modos de estructuración del movimiento en el tiempo y el espacio.

La Expresión Corporal proviene del concepto de Danza Libre, y es una metodología que desarrolla la sensibilidad, la imaginación, la creatividad; y facilita el acercamiento a la danza a gran parte de la comunidad: dado que la posibilidad de bailar no encuentra fronteras en la edad, en la fisonomía corporal, ni en las aptitudes físicas a priori .

Como disciplina está basada en el desarrollo de la creatividad en el movimiento, pero también conlleva una actividad socializante. Lola Brikman*, profesora de danzas y coreógrafa a cargo de la Fundación Arte y Movimiento y del Centro Educación Corporal, dice: el aprendizaje y práctica de la expresión corporal implica no sólo mejorar la calidad de vida de las personas y de la comunidad a través de acciones referidas a la promoción y prevención de salud. Es un aprendizaje de uno mismo y de los otros, ayuda a que la persona despierte la actividad actitudinal, es decir, los comportamientos solidarios, porque se aprende a mirar al otro en su mejor potencial. Si hiciéramos una síntesis de la Expresión Corporal diríamos que es el reconocimiento de sí mismo: partir hacia la identidad posible de cada uno.

En nuestro país la Expresión Corporal como disciplina educativa fue formulada y elaborada en la década del sesenta por la bailarina y pedagoga Patricia Stokoe (1929-1996), y se institucionalizó con la apertura del primer Profesorado Nacional en 1978.

—————————————————————————

*Lola Brikman. Profesora de danzas, recibida en la Escuela Nacional de Danzas (Argentina). Discípula de Patricia Stokoe. Es rectora del Centro de Educación Corporal A771, dónde diseña, planifica y supervisa el programa del Profesorado de Expresión y Lenguaje Corporal y la especialización “Lenguajes expresivos para personas con necesidades educativas especiales”. Es presidenta de la Fundación Arte y Movimiento. Miembro de la Comisión Directiva de CAMU (Consejo Argentino de la Música ) y de ASAM (Asociación Argentina de Musicoterapia), y adjunta en el Profesorado de Educación Corporal, carrera de Musicoterapia, Facultad de Psicología (Universidad de Buenos Aires). Ha recibido numerosos premios: Coreografía (Consejo Brasileño de Danza, 1988); VII Encuentro Latinoamericano de Danza; Acción a la Comunidad (Rotary Club, 1990); Armonía, por el trabajo coreográfico con personas con necesidades educativas especiales (1994); Mención de honor por la acción desplegada (Secretaría de Acción Social, Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, 1998). Es invitada frecuentemente a dictar cursos de Danza Contemporánea y Creatividad en el Movimiento, en diversas instituciones del país y el exterior.