Festival de Cine Migrante

Con el estreno mundial del documental danés “Les Sauteurs”, de Estephan Wagner, Moritz Siebert y Abou Bakar Sidibé, hoy a las 20.30 en el Gaumont se inició la séptima edición del Festival de Cine Migrante, que se extenderá hasta el miércoles 19 para ratificarse como “una plataforma política que se abriese a pensar el sustento de lo que es el derecho humano a migrar”, sostuvo la directora del festival, Florencia Mazzadi.
La oferta de esta entrega contará con la proyección de películas que giran en torno a los derechos de los migrantes, charlas, talleres e invitados que presentarán sus filmes y dialogarán con el público.
La programación de este año cuenta con 78 películas de 25 países, a la vez que realiza las ventanas al Festival de Cine de Hamburgo (Alemania) y al FilmMadrid (España).
Entre las visitas estará la directora, artista visual y docente Clarisse Hahn (Francia), co-curadora de la sección temática “El movimiento del cuerpo como acto de insurrección”, realizada junto al reconocido politólogo italiano Sandro Mezzadra, en la cual el cuerpo y la búsqueda de la libertad son el eje fundamental del estado de situación de la modernidad.
Además, habrá películas en competencia, focos especiales, retrospectivas y curadurías, a lo que se suma este año la realización del primer Laboratorio Audiovisual, organizado junto a la Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica (ENERC), y del segundo Encuentro Latinoamericano de Arte Urbano, destinado a jóvenes del país.
“Año a año Cine Migrante ha asumido nuevos desafíos, aumentado su programación, profundizado en sus ejes curatoriales, encontrado modos nuevos y lenguajes, aumentado su cantidad de funciones y su público”, ponderó Mazzadi.
La retrospectiva será sobre la obra de los italianos Gianluca y Massimiliano De Serio, a la vez que habrá focos temáticos a los directores Harutryun Katchatryan (Armenia) y Peter Schreiner (Austria).
Justamente, lo hermanos De Serio darán una clase magistral (14 de octubre) y un Laboratorio de Artes Audiovisuales (del 17 al 19 de octubre) en la ENERC.
“Sus trabajos siempre apuntan a una interpelación personal, un pregunta que cala hondo a cada espectador. Y sobre todo, una pregunta que no tiene respuestas simples”, dijo Mazzdi sobre los italianos.
“En su ópera prima -agregó- entendimos que había un ojo que tenía una sensibilidad denodada al momento de desplegar las historias de sus personajes, los cuales no son un reflejo simple, no tienen direcciones unívocas y en donde sus identidades son construcciones duales”.
El festival también tendrá el Encuentro Latinoamericano de Arte Urbano a realizarse en diversos espacios públicos de la ciudad, una nueva sección llamada ‘CineUrgente’ destinada a poner el acento en la reciente instalación en la Argentina del primer centro de detención de migrantes.
La ya consagrada sección de “Noches Extrañas” (cine de trasnoche) también tendrá su espacio en el Cine Migrante, al igual que la la Exposición ‘Stanze’ de los Hermanos De Serio, que se realizará en el Muntref (Museo de la Inmigración).
“Stanze” es videoinstalación que retoma la tradición oral Somalí, donde la poesía era el instrumento de debate público y político del país y que es interpretada por algunos jóvenes refugiados políticos somalíes en Torino.
La filmación sucedió dentro del cuartel La Marmora, espacio que fue fundado durante el primer período colonial italiano en el Cuerno de África y devenido en lugar de tortura de partisanos durante el fascismo.
“Luego de seis ediciones hay un camino allanado que hace a que algunos recorridos sean más conocidos, encontrados, simples. Hay un diálogo con el público, hay un modo de hacer las cosas y una experiencia”, indicó la cineasta.
“Eso -destacó Mazzadi- es un desafío a la hora de iniciar una séptima edición que tiene como antecedente inmediato más de 8.000 personas en su edición pasada, asistiendo referentes cinematográficos y filosóficos de los más destacados en la temática”.
Para la directora, uno de los “desafíos” de Cine Migrante es el de que la temática y los debates rompan las fronteras del festival y se instalen en la agenda de la sociedad.
“Entendiendo que todo el arte es político, sin tapujos nos paramos allí y desde allí proponemos un cruce de incidencia en materia filosófica y en materia artística”, subrayó.
“Cine Migrante ha crecido en esa reflexión con el público y ha incidido, por ejemplo, para que poblaciones presentes como, la africana o la afrodescendiente, tengan un lugar en la configuración de identidades y por ende de derechos en la Argentina”, agregó Mazzadi.
Las sedes del encuentro serán el Cine Gaumont; el Cultural San Martín; la Alianza Francesa de Córdoba 946; la Casa Nacional del Bicentenario; el Auditorio Leonardo Favio de la Biblioteca del Congreso; el Centro Cultural Paco Urondo; la Casa de la Cultura Popular de Barracas; y la ENERC.
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.