Lobotomía y globos amarillos

Télam 25/10/20154 Buenos Aires, El búnker de Cambiemos, ubicado en Costa Salguero, todavía vacío, pero preparado para la llegada de los candidatos y realizar los análisis de las elecciones realizadas hoy. Foto: Fernando Gens/cf

 

por Gabriel Luna

¿Cómo entender y confirmar la dimensión del cambio? Las medidas se suceden, unas quedan, otras no. Leer muchos cables, volver a repasarlos para comparar, navegar por las redes sociales, analizar discursos presidenciales, notar que las declaraciones de los nuevos ministros se contradicen con lo que decían antes de asumir…Hubo 29 decretos firmados por Macri solamente el viernes 11, varios de necesidad de urgencia (DNU). ¿Podrán realmente aplicarse? Incertidumbre.
Es como si empezara a abrirse una enorme caja envuelta en papel de regalo y atada con gran moño amarillo. Regalo navideño. ¿Qué habrá dentro? ¿Una pesadilla o la revolución de la alegría? ¿Podrán aplicarse medidas extremas? ¿Irreversibles o de gran riesgo para la mayoría?

Un dato importante es que la mayoría de la población, el 59,46 % del padrón, no votó a Macri. Hubo más de 6 millones de personas que no fueron a votar, votaron en blanco o anularon el voto, esto es el 20 % del padrón. Puede decirse entonces, que la sociedad argentina queda dividida en un 40,54 %, que votó a Macri y un 39,46 %, que votó a Scioli. Son prácticamente dos mitades, representan dos modelos de país. Otro dato importante: la mitad que votó a Scioli es mucho más militante que la otra. Además el FpV tiene mayoría en el Congreso. Otro dato importante: el inconformismo que produzca la acción de este nuevo gobierno no estará aislado y disperso, como en 2001 y 2002, sino que será apoyado y orientado por una importante fuerza política.

La grieta

Las dos mitades mencionadas arriba son interpretadas por los medios de comunicación afines al nuevo Gobierno como el producto una grieta maligna hecha por el kirchnerismo en la sociedad argentina. Sin embargo, esto no es así. Lo explicaré rápidamente. La división data de la época colonial, del siglo XVII, cuando pugnaban en la república dos sectores: los confederados y los beneméritos. Los confederados propiciaban una economía dependiente de las metrópolis y se dedicaban al contrabando de esclavos. Los beneméritos eran agricultores y comerciantes que buscaban el desarrollo regional y autonomía económica. Juan Vergara fue confederado. Hernandarias fue benemérito. (1) Dos siglos después, hubo dos sectores de similares intereses. Los unitarios, con eje en el puerto de Buenos Aires -como los confederados- propiciando una economía dependiente de las metrópolis, y los federales, que iban por el desarrollo regional y equitativo y por una economía emancipada. Mitre fue unitario. Rosas fue federal. Un siglo después seguían las oposiciones: conservadores y radicales, antiperonistas y peronistas. Esta división -mal llamada grieta- ha existido continuamente a lo largo de nuestra historia, es constituyente. Ha formado nuestra historia y lo que somos. Para decirlo en pocas palabras. Hay una tendencia emancipadora y pluralista que viene desde Hernandarias, Belgrano, San Martín, Rosas, Yrigoyen, hasta Perón, Illia, Alfonsín y los Kirchner. Y hay otra tendencia colonial y elitista que viene desde Juan Vergara, Rivadavia, Mitre, Sarmiento, Roca, Uriburu, hasta Aramburu, Onganía, Videla, Ménem, De la Rúa, que hoy también se manifiesta. Macri está beneficiando a una elite y perjudicando a la mayoría con la quita de las retenciones y la apertura de importaciones; y está proponiendo una economía dependiente, yendo a buscar a los fondos buitres, liberando el dólar y tomando deuda de la banca internacional.

Buenos Aires, El flamante presidente, Mauricio Macri, junto a su esposa Juliana Awada, saluda desde el balcón de la Casa Rosada, a la gente que se hizo cita en la Plaza de Mayo para presenciar la ceremonia de asunción. Foto: Juan Roleri/Télam/ab 10/12/2015

Los discursos y las cosas

El discurso de asunción de Macri en el Congreso es como su spot de campaña. Nada concreto, no quiere defraudar, deja todo librado a los sueños de cada cual. Que se capte su intención de hacer el bien. Habla de alegría, amor, unión y esperanza. Macri parece un pastor mediático. Lee un texto. Dice lugares comunes. No dice nada. Repite los tres ejes de su campaña. Pobreza cero. Derrotar al narcotráfico. Unión de los argentinos. Son sueños, pero cómo va a lograrlos. 1) En ningún lugar del mundo hay pobreza cero (¿tal vez en Cuba?, pero no creemos que sea el modelo de Macri). 2) ¿Cómo va a derrotar al narcotráfico internacional si ni siquiera pudo, en 8 años, resolver el problema de los “trapitos” en la ciudad de Buenos Aires?, le preguntó Scioli en el debate previo a las elecciones. No contestó. Tampoco ahora. 3) La unión de los argentinos, suena lindo, pero según se vio en el subtítulo anterior, La grieta, es un imposible, al menos que haya querido dar un mensaje evangélico, o que se trate del Fin de la historia y el pensamiento único, anunciado por Fukuyama, que entonces se produciría mágicamente en el mundo tras la asunción de Mauricio Macri. Fuera de broma. ¿Cuáles son las medidas? ¿Qué va a hacer? No lo dice. Habla de amor, de respeto, sinceridad, verdad. “Prometo siempre decirles la verdad”, dice. “Necesito que me marquen los errores”, dice. Primer error: Ya terminó la campaña. Un presidente debe ser ejecutivo, decir lo que va a hacer y no manipular con sueños. Observación: Hablar durante más de media hora de sueños y no decir lo que se piensa hacer es mentir (“Prometo siempre decirles la verdad”).

Buenos Aires. El flamante Presidente de la Nación, Mauricio Macri, saluda junto a su esposa Juliana Awada, luego de prestar juramento en el Congreso de la Nación. Foto: Paula Ribas 10/12/2015 Télam

Macri -que acaba de hablar contra la corrupción- se desplaza desde el Congreso hasta la Casa Rosada saludando con su mujer a través del techo de una camioneta 4×4 Volkswagen blanca. La camioneta registra una deuda de patente de 28.896 pesos. Nunca pagó impuestos en Rentas de la ciudad de Buenos Aires. ¿Será que los amigos y las empresas amigas no pagan impuestos? Segundo error: Macri -que acaba de hablar de amor, respeto y unión de los argentinos- profana el balcón histórico de Perón y Evita dando grotescos pasos de baile junto a la gobernadora Vidal mientras la vicepresidenta Michetti canta un tema de Gilda. No es precisamente una señal de amor, respeto a la diversidad y unión de los argentinos. La plaza está cubierta sólo hasta la mitad.
En los siguientes días sucede rápidamente una serie de cosas. No podemos cerrar la edición. Aparecen los decretos. Se reduce el presupuesto de Educación a la mitad, del 6 % al 3 % del PBI. Se nombran dos jueces en la Corte Suprema sin anuencia del Congreso. Se reducen las retenciones al campo y a los grandes industriales. Se declara la emergencia energética. Mientras tanto el nuevo ministro de Economía Prat-Gay anuncia que se está gestionando un endeudamiento de 8000 millones de dólares con los bancos extranjeros HSBC, JP Morgan, Goldman Sachs, Deutsche Bank y el Citibank, para abrir el cepo del dólar. Y el nuevo ministro de Comunicaciones Aguad dice que no subsistirá la regulación de la Ley de Medios en el Gobierno PRO. La enorme caja envuelta en papel de regalo se abre. Pero también aparecen los que no fueron invitados a la fiesta. El viernes 11 estallan las redes sociales por el endeudamiento propuesto por Prat-Gay, la gente no quiere entrar en una rueda financiera, como aquella que acabó en el 2001 con sus ahorros. El sábado 12, a dos días de la asunción, se hace en la plaza de Mayo el Primer Encuentro de los Pueblos. Miles de campesinos, indígenas, trabajadores, intelectuales, estudiantes, luchadores y luchadoras por los derechos humanos y organizaciones sociales, se reúnen durante ocho horas en una asamblea gigantesca para marcarle el territorio al nuevo Gobierno (Ver la reseña de Carlos Aznárez en la página 7). El 13 estallan otra vez las redes por el recorte en Educación. El lunes 14, a cuatro días de la asunción, organizaciones sociales y políticas, trabajadores de medios comunitarios y particulares autoconvocados se congregan en Plaza de Mayo para defender de la Ley de Medios. El 15 hay gran repudio en los medios por el nombramientos de los jueces por decreto. La gente rechaza la caja de regalo. El Gobierno va para atrás. Vuelve al presupuesto de Educación del 6 %. Prat-Gay dice que la economía está en buena forma y no hace falta el endeudamiento anunciado para levantar el cepo cambiario. Los jueces no se incorporarán de inmediato a la Corte. La gente pone límites al avance sobre sus derechos. ¿Usará el Gobierno la represión para imponerse? Estamos yendo hacia una devaluación del 40 %, despidos, endeudamiento externo, pérdida de poder adquisitivo de asalariados. La nueva ministra de Seguridad Patricia Bullrich decide reprimir en Jujuy y mueren 42 gendarmes el día 14. La decisión ha sido lamentable. No obstante, Bullrich planea declarar una emergencia en Seguridad a nivel nacional para comprar armamentos y fortalecer el sector.

presidenta_cristina

Los discursos de Cristina del 9 de diciembre fueron piezas de oratoria y de comunión con el pueblo. No leyó. Dijo lo que hizo, cómo lo hizo y por qué lo hizo. Y las cosas estaban ahí. El crecimiento económico, los planes sociales, las jubilaciones, los subsidios, las paritarias, el aumento del consumo, la reducción de la deuda externa, el Estado de derecho, los nietos recuperados, el respeto a la diversidad, YPF, Aerolíneas, los ferrocarriles, el parque automotor, la emancipación, el bienestar, el empoderamiento del pueblo… La despedida de Cristina fue apoteótica. Lleno total en la Plaza de Mayo, calles y avenidas aledañas. Nunca un presidente tras dos períodos de mandato fue despedido así. La gente lloraba, reía, contaba sus historias, se abrazaba, agradecía.
Se impone una pregunta. ¿Por qué no se eligió entonces la continuidad de este modelo? Hay varias respuestas: Scioli no era el mejor candidato. Soberbia de Cristina. Amado Boudou. Corrupción. Aníbal Fernández. La Cámpora. Y la respuesta que nos parece de más peso: una campaña formidable de Macri.

18-12-2015_buenos_aires_miles_de_personas

Los medios, los miedos y los odios

La campaña de Macri no sólo fue política sino publicitaria, y empezó mucho tiempo antes de las elecciones. Años antes. Como campaña publicitaria, Macri es un producto montado en la ambición de un consumo más sofisticado y en la ilusión de ascenso social. Desde la política, Macri es un instrumento para aumentar las ganancias y el poder de la elite vernácula y las corporaciones transnacionales. Con estas ideas se montó una poderosa campaña en los medios masivos de comunicación -que son también corporativos- tendiente a demoler el modelo “populista” de Cristina y de acentuar la ilusión en un mundo estilo Fukuyama, sin conflictos ni ideologías, de entretenimiento, consumo y negocios. La demolición del modelo se concentró en la figura de Cristina. Allí se proyectaron los miedos por la inseguridad y los odios por los fracasos individuales de cada cual. “La yegua” era prácticamente culpable de todos los males. Tus errores se debían a ella. Así lo difundían continuamente el Grupo Clarín, Perfil y La Nación -la empresa fundada por Mitre-. Y el país era inseguro por culpa del Gobierno K, decía TN (del Grupo Clarín) cuando repitía treinta veces por día en las pantallas el mismo hecho policial. Semejantes machaques diarios de tantos miedos y odios por medios gráficos, radios, portales web y canales de televisión, a la par de presentar la alternativa del entretenimiento y el consumo, el ascenso social y la fiesta con globos, produjeron tras años de exposición verdaderas lobotomías, que explican la mayoría del voto amarillo. La campaña fue tremenda, efectiva y reconocida. No por nada, los primeros ministros y funcionarios nombrados por Macri vienen en parte de los medios corporativos que hicieron esa campaña política, subliminal y publicitaria.

Télam 14/12/2015 Buenos Aires - Organizaciones sociales, políticas, trabajadores de medios comunitarios y particulares autoconvocados se congregaron hoy por la tarde en Plaza de Mayo “en defensa de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual”, una manifestación que se organizó a través de las redes sociales. Foto: Maximiliano Luna/jcp

Hubo también errores en el Gobierno K. Uno de ellos, fue la polarización mediática. Es decir, responder al ataque de los medios corporativos con uno idéntico pero de sentido contrario. En vez de distribuir poder intentando la pluralidad de voces, que según creía Néstor Kirchner cambiaría la historia. Durante dos años, desde el 2013 hasta el 2015, AReCIA, La Asociación de Revistas Culturales Independientes Argentinas, que nuclea a más de 300 medios autogestivos en todo el país, presentó un proyecto de Ley para fortalecer el sector. No fue tratado, el Gobierno no tuvo la voluntad política.
Hace pocos días, el 1º de diciembre, Néstor Toribio, miembro de la Cámpora y director general de Coordinación Institucional de la Comunicación Pública, anuncia desde su despacho en Casa Rosada, que suspenderá la pauta oficial de diciembre a las publicaciones de AReCIA. Toribio se despide con una frase campera: “Hay que desensillar hasta que aclare, como decía el General”. No parece adecuada la cita en esta circunstancia. Mas bien todo lo contrario: No aclarará si se desensilla. Es de esperar entonces, ante la incertidumbre y el cambio, ante la necesidad de información veraz y de pensamiento crítico, que los medios de comunicación avancen hacia la pluralidad de voces.

——————–

  1. Sobre Hernandarias y Juan Vergara, la primera lucha política en el Río de la Plata, Ver Gabriel Luna, La otra Historia de Buenos Aires, Los primeros cien años (1536-1635), Ed. Punto de Encuentro, 2010.
  2. Fotos: Télam

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.