¿Los Medios Barriales van al paraíso?

por Rafael Gómez

No están, escapan, salen, protestan, piden. No encajan, no quieren, no pueden. Los medios barriales están fuera de las corporaciones mediáticas. Las corporaciones mediáticas (ver cuadro) producen mucho dinero pero también una especie de infierno. Los medios barriales no son admitidos, tampoco quieren entrar. Es claro que están afuera. ¿Pero van al paraíso? ¿Hay un infierno mediático?Los medios corporativos participan en el poder político e imponen las noticias de acuerdo con sus intereses económicos. Entonces dicen lo que les conviene y lo que no, se disfraza, se tapa con otra noticia, o no se dice. Así se genera una atmósfera particular que va distorsionando la percepción de las personas y provoca reacciones inadecuadas, extrañas a la realidad. Es como salir a la calle pensando que hay niebla cuando se trata de ceniza volcánica. O como creer que la economía no funciona porque no hay inversión externa, cuando es precisamente la inversión externa lo que desquicia la economía. O como mirar veinte veces el mismo episodio policial en un noticiero y creer que ya no se puede salir a la calle. O es como hablar de inseguridad y dar por sentado que los ladrones sólo salen de las villas miserias y no de los bancos, cuando son los bancos quienes más roban y producen inseguridad. Los medios corporativos distorsionan, forman opiniones, alimentan rencores, simpatías, miedos, forjan candidatos electorales, crean escenografías violentas, celebratorias o anestésicas, según sus intereses. Los comunes mortales aceptamos esos escenarios fantásticos, pero vivimos en otra realidad. “Nos mean y los medios dicen que llueve”, decía un grafitti de diciembre de 2001. Las ilusiones esconden el infierno.

mediosbarriales4

¿Están fuera de ese infierno los medios barriales? Sí (aunque unos pocos cometan la torpeza de tomar la agenda de los “grandes medios”). Los medios barriales están más cerca de la realidad de los comunes mortales. Son empresas relacionadas estrechamente con un territorio: el barrio. Tienen compromisos con sus anunciantes: la panadería, el café, la juguetería, la casa de electricidad, la pizzería, el cine, la librería, el restaurant… y con los vecinos, sus lectores, que comentan, opinan y sugieren temas. Los medios barriales no tienen intereses corporativos y son en cierta forma independientes.

La economía de la independencia

La independencia se asocia a la proximidad de la realidad, es decir, a la verdad y a la ética periodística. Aquí juega también el factor económico y cabe recordar unas palabras de Ricardo Horvath, teórico de la comunicación social y maestro de periodistas.  “Hay periodistas que mantienen una ética y no van a trabajar a determinados medios. Sabiendo esto, tampoco esos medios los contratan. Hay otros, que los medios sí pueden comprar… Y cada uno sabe lo que necesita para vivir. Algunos viven con 10.000 pesos y otros con 600.000. Los periodistas comprables van a trabajar a distintos medios y cambian su actitud según el medio. Hay periodistas que eran militantes de izquierda en Córdoba y cuando llegaron acá se transformaron en periodistas de derecha, como Enrique Vázquez o Leuco” (Entrevista de Periódico VAS a Ricardo Horvath, publicada el 23/8/2008).

mediosbarriales2

Está claro que los periodistas de altos ingresos deben trabajar para los medios corporativos y perder la independencia para servirlos. No hay otra forma. En el caso de los medios barriales, la economía austera posibilita la independencia. No te condiciona igual el aviso de una pizzería o una ferretería que un aviso del banco HSBC o del supermercado Coto.

Vivir en la Matrix

Dada la enorme contradicción entre el interés corporativo y el de los comunes mortales, y la terrible relación entre corporaciones y personas (véase el caso de Monsanto, de las corporaciones que producen trabajo esclavo, de las corporaciones extractivas, de las armamentistas, de las contaminantes), los medios corporativos han construido una especie de Matrix para posibilitar la convivencia. Se trata de un mundo de entretenimientos y consumo feliz. Un mundo virtual, tinelizado, medio idiota, con alegrías futboleras, globos de colores, películas catárticas, circo electoral, discursos triunfalistas, catástrofes y terrores policiales, que sirve para ocultar las verdaderas relaciones. Es decir: la explotación de los comunes mortales por las corporaciones, la acumulación de dinero gracias a la pobreza y al consumismo, y la concentración de poder.

mediosbarriales1

La concentración de poder es una característica del infierno. Se concentra poder político creando una polarización mediática. Hoy, la polarización protagonizada por los periodistas de altos ingresos Lanata (Grupo Clarín) y Víctor Hugo (ahora oficialista) sirve -además de entretenimiento- para neutralizar las demás fuerzas políticas. Todo se concentra en esa polarización. Es como si no hubiera otros reclamos y propuestas independientes de los ciudadanos, ni de partidos políticos. Es como si no hubiera otros conflictos relevantes entre los ciudadanos y las corporaciones. Todo se reduce a la lucha por el poder entre la corporación Clarín y el partido FpV. Único espectáculo político: Dos dinosaurios peleando en un valle remoto. ¿Dónde estamos nosotros? Somos el pasto.

¿Los medios barriales van al paraíso?

En el siglo pasado había diferencias entre corporaciones, medios, y clase política. Los medios eran vínculos entre las corporaciones, la clase política y la gente. Había un juego de interacción y poderes entre las tres entidades. Hoy los medios ya no están en el medio, se han convertido en corporativos: son un conglomerado de empresas con intereses particulares, muchas veces ajenos al periodismo. También los políticos se están convirtiendo en corporativos, hay cada vez más millonarios, tienen sus propias empresas.

medios1

La cuestión es que, a pesar de la Matrix, se expande el vacío dejado por los medios del siglo pasado, hay una necesidad de periodismo y verdad. Y otros medios, los medios autogestivos y alternativos de la Matrix, ocupan el puesto vacante: las revistas culturales independientes y los medios barriales. Las revistas culturales independientes suman 300 en todo el país. Los medios barriales suman 130 sólo en la ciudad de Buenos Aires. ¿Cómo están formados? ¿Qué hacen? ¿Cómo funcionan los medios barriales?

Son emprendimientos familiares, de amigos, de periodistas. Vienen de una guía de compras barrial, del desprendimiento de un medio corporativo, de un partido político… En el caso de Periódico VAS, viene de una asamblea barrial surgida tras la revuelta de diciembre de 2001.

lalo

Los medios barriales están formados por pocas personas que tienen muchas funciones: investigar, analizar, redactar, entrevistar, editar, corregir, diseñar, picar cables, gacetillas, hacer fotografías, producir, negociar con la imprenta, pagar colaboraciones, vender publicidad, hacer relaciones vecinales, públicas, distribuir, cobrar… Son muchas tareas y los resultados varían. Hay medios bien escritos y otros no. Hay quienes tienen mejor diseño o mejor papel. Quienes pagan las colaboraciones y los que no. Hay quienes tienen más conciencia política. Hay quienes son más comerciantes. Hay idealistas. Hay quienes trabajan más la historia del barrio. Pero todos profesan la pertenencia a un territorio y la identidad cultural. Trabajan con vocación. Enhebran lazos en el cuerpo social y piensan que la realidad es la realidad y no una representación. Muchos socavan a la Matrix, intentan salir con los vecinos del infierno. ¿Van al paraíso?

 

MEDIOS CORPORATIVOS NOTABLES

Grupo Clarín           Grupo Szpolski            América Multimedios

Grupo Moneta         Diario La Nación         Grupo Rudy Ulloa

Editorial Atlántida    Fundación Octubre     Grupo Cristóbal López

Grupo Pierri             Editorial Perfil             Grupo Sigman

 

LOS MEDIOS BARRIALES EN CIFRAS

Haciendo números conservadores, los medios barriales llegan en conjunto a 420.000 personas por mes. Los medios gráficos son de distribución gratuita y tienen tiradas mensuales que van de 2000 a 20.000 ejemplares. Se bancan con la publicidad de los comerciantes del barrio y los que ingresan al Registro de Medios reciben un apoyo publicitario del Gobierno de la Ciudad.

De los 130 medios barriales, 100 están registrados en el Gobierno de la Ciudad. 40 son gráficos y 60 páginas web y radios.

Según la Ley 2587, sancionada en 2007, los medios barriales registrados reciben un apoyo publicitario, que se actualiza.

El Registro de Medios Vecinales (Barriales) está abierto hasta el 31 de agosto de 2015. La documentación necesaria para la inscripción y las condiciones se pueden obtener en:

 www.buenosaires.gob.ar/comunicacionsocial/registrodemediosvecinales

Lugar y horario de inscripción: Uspallata 3160 de lunes a viernes de 8 a 13 hs.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.