Recuperan el legendario Teatro del Picadero

Un acuerdo firmado entre el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y la  empresa propietaria del edificio, logró recuperar el legendario Teatro del Picadero, situado en el pasaje Discépolo 1847. El Picadero fue un lugar de resistencia cultural durante la dictadura militar (1976-1983),  por donde desfilaron los más destacados artistas, dramaturgos y directores argentinos. Construido en 1926 por el arquitecto italiano Benjamín Pedrotti, había dejado de funcionar como tal hacía varios años y se encontraba cerrado y tapiado.

La constructora D’Buenos Aires,  actual propietaria del inmueble, había iniciado su demolición  a fines de 2007.  Tarea que se vio interrumpida en virtud del amparo que interpuso ante la justicia la La ONG Basta de Demoler,  organizando también, una serie de  acciones públicas que llamaron la atención sobre el hecho.

Ante estos acontecimientos, la Subsecretaría de Patrimonio Cultural del Ministerio de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires recomendó ante la Justicia la preservación del Teatro del Picadero, debido a su “alto valor patrimonial, por sus características arquitectónicas, históricas y su significado simbólico”. Los distintos intereses en juego se consideraron en varias reuniones entre la ONG, la empresa y representantes del gobierno porteño, con el fin de viabilizar la recuperación del Teatro y su futuro funcionamiento.

Tras una audiencia  de conciliación, convocada por la  la juez Alejandra Petrella, titular del Juzgado Contencioso Administrativo y Tributario Nº 12. El Gobierno de la Ciudad -representado por la Subsecretaría de Patrimonio Cultural del Ministerio de Cultura y por la Subsecretaría de Planeamiento del Ministerio de Desarrollo Urbano- impulsó la catalogación del inmueble e hizo valer para el caso la aplicación de la Ley Nacional 14.800.

Dicha ley, promulgada en 1959, declara de interés nacional a la actividad teatral en todas sus formas y ramas y resuelve que “en los casos de demolición de salas teatrales, el propietario de la finca tendrá la obligación de construir en el nuevo edificio un ambiente teatral de características semejantes a la sala demolida”.  De tal manera que, el convenio, suscripto el pasado 18 de abril y homologado el 16 de mayo, deja sin efecto la demolición del Teatro del Picadero, aplicarse el cumplimiento de la Ley 14.800 y fija responsabilidades respecto a la administración del Teatro, que correrá por cuenta de D’Buenos Aires. Ese acuerdo sella, asimismo, el compromiso de la empresa de recuperar y preservar la fachada original y el ámbito teatral del predio, y contempla la eventual cesión en comodato al Ministerio de Cultura del Gobierno de la Ciudad.