En la Ciudad la Educación Pública no está garantizada

por Antonio Lizzano

Desde que la inscripción online entró en funcionamiento en la Ciudad de Buenos Aires cada vez más chicos se quedan sin vacantes. Año tras año el número aumenta. ¿Y a dónde van los chicos que se quedan sin vacantes? La pregunta tiene dos respuestas: los padres que tienen posibilidades mandan a sus hijos a las escuelas privadas, los hijos de los padres de menores recursos se quedan sin educación.
En una breve entrevista que Periódico VAS realizó a Eduardo López, Secretario General de UTE y de CTA Ciudad y Secretario Gremial de CTERA, el docente trazó un panorama de la actual situación de las vacantes en las escuelas  porteñas y aseguró que en la Ciudad la educación pública no está grantizada.

P. VAS: ¿A años de haberse implementado la modalidad de inscripción online, cuál es su opinión respecto al funcionamiento y a la efectividad de la misma?

E. López: El hecho de que la forma de inscripción sea “en línea” o presencial no resuelve ni afecta el problema de fondo que es la falta de vacantes y el incumplimiento de lo que ordena la Constitución de la Ciudad: el derecho a acceder a la educación pública desde el Jardín Maternal del Nivel inicial. Tampoco ha representado grandes ventajas para las familias. El problema de hacerlo exclusivamente a través de Internet, en lugar de darle la opción a las familias para que elijan la forma de inscripción más conveniente a sus necesidades como proponíamos desde UTE, genera el quiebre de la relación de los padres con la escuela a la que van a ir sus hijos. Las escuelas privadas o públicas de gestión privada ofrecen a cualquier familia la posibilidad de entrevistas previas con los docentes directivos de la escuela para la inscripción. En cambio, pareciera que en las de gestión estatal se buscara poner distancia entre la familia y la escuela.

P. VAS: ¿Qué lectura hace del éxodo que viene provocando la falta de vacantes en las escuelas públicas generada por la inscripción online?

E. López: La falta de vacantes en el nivel inicial tiene consecuencias de migración a la educación de gestión privada que trasciende al jardín de infantes o la escuela infantil. Una vez que los niños forman un grupo de compañeros y compañeras lo más probable es que continúen sus estudios en la primaria del mismo establecimiento y luego aún en la secundaria. Es un círculo perverso que se evidencia cuando el mismo gobierno que dice que no hay vacantes en el sistema público, unos años antes intento cerrar 221 grados y cursos argumentando que faltaban alumnos. Ahora dice que sobran. Nunca sobran estudiantes, lo que falta es inversión pública

P. VAS: Al mismo tiempo que esto sucede, el Presupuesto de Educación en la Ciudad fue cayendo año tras año, ¿encuentra relación entre la baja presupuestaria y la inscripción online?

E. López: La baja del presupuesto educativo en la ciudad es una constante en todos los años de gestión de Pro. Sobre todo si lo comparamos con el total del presupuesto, lo que nos permite juzgar la importancia que desde el ejecutivo se le otorga a la educación. De cada 10 pesos que invierte el Gobierno porteño sólo 2 van al sistema educativo cuando hace 9 años iban 3 de cada 10 pesos. El más bajo de la historia de la ciudad es el que se envión este año a la Legislatura para el 2017 que representa un 18,5 por ciento sobre el total del gasto. Con un agravante: la subejecución. Esto es, presupuesto una inversión baja y ni siquiera la cumple. En 2016, para no ir más lejos durante los primeros seis meses el gobierno de Rodríguez Larreta sólo ejecutó el 13 % del presupuesto destinado a infraestructura escolar. De manera que no sorprenderá a nadie volver a tener problemas de falta de vacantes para este año.


Nota Relacionada:

Educar al Soberano

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *