Ladrón de bicicletas

por Gabriel Luna

El título es de una noticia policial difundida por el Ministerio de Justicia y Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires a cargo de Diego Santilli, vice jefe -además- del Gobierno porteño encabezado por Rodríguez Larreta. Larreta y Santilli se proponen continuar en el poder tras las elecciones. Y consideran que La Seguridad es un área sensible, de donde “sacar y mostrar resultados”, para ganar el favor electoral de los vecinos. Por eso las 53 comisarías de la Ciudad envían informes diarios al Ministerio de Santilli. Y allí son seleccionados, procesados, reelaborados y convertidos en “convenientes” noticias electorales -una propaganda que dice: vótenos por su seguridad y porque estamos haciendo las cosas bien-. Las “noticias” son tituladas, para llamar la atención del público clase-media, y enviadas a todos los medios de comunicación gráfica, radial, redial y televisiva.1 Periódico VAS recibe de 5 a 8 de esas “noticias” por día. Es un trabajo continuo de las comisarias y de la agencia instalada en el Ministerio, que obviamente pagamos todos los vecinos de la Ciudad. La “noticia” que nos llamó la atención hoy se titula Ladrón de bicicletas y nos remite a la famosísima película Ladrón de bicicletas (Ladri di biciclette) dirigida por Vittorio de Sica y ambientada en la Roma de 1948. Y llama precisamente la atención por contrastes y similitudes, por la humanidad que trasciende en la película, por la brutalidad en la “noticia”, y por las analogías y relaciones entre Roma de 1948 y Buenos Aires de 2019. A continuación, la “noticia”. Que tiene correcciones ortográficas y sintácticas para hacerla más legible y algunas observaciones entre paréntesis de este periodista.

La Policía de la Ciudad detuvo a un ladrón de bicicletas en Recoleta.
El personal policial logró la captura del delincuente al observarlo infraganti mientras intentaba cortar la cadena de seguridad de un rodado con una pinza.
Los agentes de la Comisaría Vecinal 2 B capturaron al ladrón en la esquina de Billinghurst y Charcas cuando intentaba robar la bicicleta de una mujer.
Los oficiales se encontraban en tareas de despliegue territorial (léase, dar unas vueltas por dos o tres manzanas) en el barrio de Recoleta, cuando observaron al delincuente (todavía no sabían de quién era la bicicleta) intentando cortar la cadena de seguridad del rodado con una pinza. Al detenerlo se le secuestraron dos pinzas que (probablemente) utilizaba para la sustracción de los rodados (tampoco podían saber si se dedicaba a robar bicicletas, si era éste su primer robo, o si había perdido la llave del candado).
Al consultar los agentes con la Fiscalía Criminal y Correccional N° 43 a cargo del Dr. Carlos Arturo Velarde, se dispuso la detención del ladrón, ciudadano argentino, por “tentativa de robo en flagrancia”.

La “noticia” enviada por el Ministerio a Periódico VAS incluye la foto del detenido frente a un agente. Que no parece conveniente exhibir.
Lo primero que se observa en la “noticia” es la excesiva ponderación de la policía ante un presunto robo menor, intentando limpiarle el nombre, y de generar seguridad en los vecinos. Difícil intento, cuando se sabe que la policía de la CABA sirve principalmente para reprimir la protesta social, y que además tiene gatillo fácil.
Lo segundo que llama la atención es la pobreza, donde abunda y es noticia el robo de bicicletas. Esto también ocurría en la Roma de 1948. La pobreza de entonces hacía de la bicicleta una herramienta muy útil para conseguir trabajo. Lo mismo ocurre ahora en la Ciudad de Buenos Aires, la bicicleta es muy útil para conseguir trabajo. Aunque un trabajo esclavo en las plataformas-empresas “Glovo”, “Rappi” y “Pedidos Ya”. Un trabajo de riesgo, sin aporte social, ni seguro médico, ni indemnización, sólo concebible bajo condiciones de pobreza continua.2. 3. ¿Cómo salir de la indigencia? El protagonista de la película romana decide, ante la desesperación, robar una bicicleta para conseguir trabajo y poder alimentar a su familia. Aquí en Buenos Aires, setenta años después ocurre lo mismo. Se roban bicicletas. La pobreza es la misma.
La diferencia es que la pobreza romana venía de la Segunda Guerra. Italia perdió, quedó devastada pero se recuperaba. Aquí no hubo guerra, no hubo enemigos declarados, pero la pobreza la hicieron más aguda y continua nuestros propios gobernantes, Macri, Larreta, Santilli, Vidal… Nuestros enemigos no declarados. Los que aplicaron las políticas neoliberales que produjeron la pobreza. Los que no asumen responsabilidades ni culpas, pese a que el modelo neoliberal está perimido, fracasando y estallando en todo el mundo. Véase el caso de Ecuador y, recientemente, el del modelo neoliberal chileno que se tomaba como gran ejemplo para la región. Sin embargo, no les conviene reconocerlo a nuestros gobernantes. Intentan ocultar evidencias y seguir con el modelo porque a ellos y a sus amigos los beneficia. ¿Se puede seguir así? “Sí, se puede”, dicen en la campaña electoral, y repiten y repiten, negando evidencias incontrastables.
Larreta y Santilli dicen en campaña (incluyendo también esta “noticia”) que han aumentado y seguirán aumentando las fuerzas policiales para luchar contra la inseguridad.4 El problema es que ellos mismos a través de la pobreza generan inseguridad. Y también se crea inseguridad a través de un sector policial hipertrofiado, ocioso y mal remunerado que, por consecuencia, además del gatillo fácil, suele desembocar en el crimen organizado. Delitos mayores, sin duda, que el robo de bicicletas.

Colofón. Aunque la peli y la “noticia” tienen el mismo desenlace: la detención. No tienen el mismo final. Se excluye al ladrón como peligro y se lo procesa en la “noticia”. Y se amonesta al ladrón en la peli, pero se lo libera, incluyéndolo en la sociedad. Toda una lección de Vittorio de Sica.

—————————–

1. Ver la nota Seguridad en la CABA, Primera parte, Periódico VAS Nº 124.
2. Véase la nota La esclavitud en los tiempos del cambio, Periódico VAS Nº 126.
3. Véase la nota La esclavitud en los tiempos del cambio.
4. Ver la nota Seguridad en la CABA, Tercera entrega. Periódico VAS Nº 124.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.