Una batalla más ganada en la “historia larga” del Parque Chacabuco

por Cristina Sottile

Este Febrero, los vecinos de la Comuna 7 recibimos una buena noticia por parte de Paula Castelli, vocera y referente de la Asamblea de Parque Chacabuco: se había decidido desde el GCBA dejar sin efecto la licitación adjudicada a la empresa de colorido nombre: BOSQUIMANO S.A., que iba a encargarse de la construcción del primer bar en elguno de los espacios verdes porteños que cumplen con el requisito de tener mas de 50.000 m2 que los habilitaría para la instalación por parte del Estado de este tipo de servicios, cuya explotación quedaría posteriormente en manos de un privado.

882372_315430708603967_1323856581728192942_o
Como los vecinos de los parques se acostumbraron en estos últimos años en la CABA a reconocer la privatización del Espacio Público, la disminución de espacios verdes para ser reemplazadas por cemento, y la adjudicación de obra carísima e innecesaria donde nadie considera que debe hacerse alguna modificación, y además todo esto sin el obligatorio Estudio de Impacto Ambiental, sin pasar por la Comuna como especifica la Ley 1777, rápidamente los mecanismos participativos barriales se ponen en movimiento. Así se defendió el Parque Lezama, el Parque Centenario, el Parque Avellaneda, el Parque Sarmiento, y también el Parque Chacabuco, con resultados distintos según el caso, pero dejando instalada una organización barrial que trasciende lo coyuntural y no solo vuelve a manifestarse cuando sienten el ataque al barrio, sino que toma una forma solidaria : la formación de la Red Interparques, que, formada por vecinos de distintos barrios preocupados por la misma temática, instituciones vecinales, clubes de barrio, representantes de distintos sectores políticos y de la UBA, convocan a participar de las diversas asambleas que se llevan adelante en la CABA.
Esta suma de esfuerzos y logro de consenso transversal en torno a un tema como la calidad de vida, no es menor: contamos en la cABA con solamente 1,80 m2 de espacio verde por habitante contra los 10 – 15 m2 que propone la OMS.
En Nueva York, por poner un ejemplo proveniente de lo que algunos denominan “países en serio”, hay alrededor de 23 m2 por habitante.
La defensa del Parque Chacabuco tiene una larga Historia de batallas ganadas y perdidas, y aún de batallas no dadas debido a las condiciones de terrorismo de Estado instaladas durante la última dictadura.

1801211_315430821937289_7669041269058606794_o
Es a esta larga Historia a la que se pretende apelar, ya que los acontecimientos de cualquir tipo están inscriptos en contextos históricos y sociales, que no pueden desconocerse: todo hecho colectivo es un hecho histórico y social.
El parque Chacabuco fue esa joya diseñada por Thays, uno de los parques y plazas con que embelleció la vida de los porteños entre 1891 y 1920, fueron más de 20 espacios, sin contar jardines y 150.000 árboles plantados en las calles de esa Buenos Aires de principios de siglo, que tenía de sí misma un alto concepto, era la París de Sudamérica, y se creía que la belleza debía ser para todos, tal como se demostraba en la construcción de escuelas-palacio y los mencionados Parques.
El Parque Chacabuco es creado en 1903, y contaba desde su inicio con 20 hectáreas de superficie: demasiada superficie libre, para los criterios de la dictadura, que a través de la mano de Cacciattore en 1978, interviene brutalmente instalando la AU25 de Mayo a través de dicho parque, partiendo el barrio y la ciudad en dos.

1888858_315428558604182_8144103666836532648_o
La priorización del transporte por sobre el espacio público como criterio, se instala de esta manera, sin posibilidad de protesta, en la Ciudad de Buenos Aires. Además, se trasladan escuelas al mismo, de modo que la superficie con que se cuenta después de esto, es de solamente 8 hectáreas. En este Parque existieron murales del grupo Espartaco, que tambièn fueron borrados por la dictadura.
Una de las primeras noticias que se tuvieron en el barrio acerca de la gestión macrista, fue la presentación de un proyecto de construcción de accesos a la AU 25 de Mayo, “por pedido de los vecinos” (como siempre se alega, sin que los vecinos de verdad se hubiesen enterado de compulsa alguna), obra a cargo de AUSA, empresa del estado municipal en su paquete mayoritario.
La obra afectaba al Polideportivo y escuela de deporte Dickens, a lo que se sumaba el ruido, la contaminación, la disminución del espacio verde, y construcciones delante del Centro Cultural Adán Buenosayres: la respuesta vecinal fue rápida y eficiente.
Mediante reuniones, participación, apelación a la legislatura, pedidos de informes y demás, se logra que en 2008 se desista de la construcción de estos accesos.

1939670_315428825270822_651935077258971445_o
En paralelo, se llevan adelante acciones destinadas a la protección del Parque: firmas vecinales avalando proyectos de declaración del parque como APH (Area de Protección Histórica) y la primera propuesta de un plan de manejo tomando como ejemplo el existente en Parque Avellaneda, que consiste en un plan de gestión participada.
En 2009 comienzan a circular versiones acerca de una nueva “readecuación” del Parque, que sucedería en etapas no muy claras, que produce el inmediato malestar de la comunidad. Pero sobre todo, lo que se observa es una repentina falta de mantenimiento y cuidado del Parque, la instalación de personas en lugares que repentinamente dejan de estar iluminados, el deterioro de canteros y césped, y sobre todo la ilegal masiva circulación de vehículos de todo tipo por los senderos internos, que también son usados como lugar de estacionamiento, ante la complacencia de los agentes de la Metropolitana que tienen su sede en el mismo Parque.
Lo que se leyó como la instalación de un ambiende “inseguro” por parte de muchos vecinos, acelera la propuesta de “adecuación”: en Diciembre de 2010 el el Parque aparece cercado en los alrededores del Centro cultural: es la época en que los vecinos más usan este espacio, pero también es la época en que puede hacerse “obra” rápidamente contando con la Legislatura y Poder Judicial en receso y los vecinos en vacaciones.

1491571_315431118603926_4717943568607385865_o
Así y todo, la organización se reanuda, y los 108 años del Parque se celebran públicamente con una proyección al aire libre y carteles de rechazo contra la tala de árboles, la desaparición de luminarias originales, y la extensión de superficies cementadas aun en los patios de juegos. Se emiten pedidos de informes varios, que son respondidos superficialmente, y todos minimizando los argumentos vecinales. Aun los que solicitan la obligatoria presentación del Estudio de Impacto Ambiental (EIA), que debería ser exigido por el GCBA a AUSA.
Se constituye en Marzo de 2012 el Consejo Consultivo de la flamante Comuna 7, que en el marco de las atribuciones que le otorga la Ley 1777 solicita nuevamente EIA, emite pedidos de informes a los legisladores Abrevaya y Cabandié, envía cartas documento a ministros y convoca a reuniones semanales de vecinos e instituciones locales, y por fin se presenta el primero de tres recursos de amparo encabezados por vecinos, comuneros y en el caso del tercero, una legisladora. El Juez Gallardo ordena detener la obra, cosa que preserva en parte el sector del Parque que da a Eva Perón.
La nueva iniciativa constructora consiste entonces, otra vez, en abrir accesos vehiculares al Parque, contraviniendo leyes de circulación y estacionamiento en los Parques, yla novedad de 2013 es la propuesta de instalar dos playas de estacionamiento, también resistidas vecinalmente por el aumento de cemento en el Parque, y para no alentar la circulación vehicular.
Estas últimas, no ueden construirse, en su lugar hacen dos rampas de acceso y de paso destruyen las bellas escalinatas de Thays, agregando unas rejitas perimetrales.

906232_315429191937452_7473888419689392323_o
Simultáneamente, se viene tratando en Legislatura, a partir de este año, el proyecto de bares en los Parques, que no logra ser aprobado.
Desde el Consejo Consultivo es aprobado en plenario del Consejo y también por parte de la Junta Comunal, en Noviembre, una declaratoria que no solo especifica con argumentos porqué no se necesitan bares en este parque, los agumentos son de orden social, económico y ecológico. Se adjunta un primer relevamiento de bares alrededor del parque: hay 32 comercios vecinos solo en la periferia. Este relevamiento fue actualizado por la Asamblea de Parque Chacabuco más adelante, y el número es superior.
Es necesario hacer notar que este pronunciamiento vecinal es previo a la aprobación de la Ley 4950, en Mayo de 2014, de ahí su valor, ya que las leyes no son retroactivas, y procede del órgano previsto por la Constitución de la CABA para la participación vecinal.
La Ley 4950 es aprobada por 36 votos provenientes del PRO, SUMA, Proyecto Sur, Partido Socialista y la coalición Cívica. Votan en contra 19 legisladores: los del FPV, MST, Verde Alameda, PSA y FIT.
Se pretende constituir el primer bar en el Parque Chacabuco, y esto pone de vuelta en funcionamiento las acciones de resistencia vecinal: la Asamblea de parque Chacabuco, la Red Interparques, las Asambleas de otros parques y representantes de instituciones comienzan una serie de encuentros semanales, los domingos a las 11 de la mañana, que siguen llevándose adelante.
La movilización permanente, acompañada de difusión, firmas de vecinos, la permanente visibilizacion del conflicto, el apoyo de algunos legisladores, a través de un año muy arduo y un verano en el que no se dejó de lado ningún encuentro, tiene como resultado la declaración por parte del GCBA donde se dice que se deja sin efecto la licitación para la construcción del bar.
Una victoria, decididamente, algo para festejar, porque one en evidencia que la organización y la voz colectiva puede modificar decisiones estatales autoritarias.

904217_315425771937794_4621153858798061503_o
Sin embargo, no podemos quedarnos tranquilos: la Ley sigue existiendo, y no hay ninguna modificación respecto a su vigencia.
Hay otros espacios verdes en la CABA que corren el mismo peligro, quien sabe si no intentarán lo mismo en otros barrios.
Por otra parte, se puede comprobar que todo el material subido en el sitio infojus.gob.ar relativo a este tema, desapareció del sitio, y se trata de información a la que tiene derecho el ciudadano.
Celebremos, entonces, esta batalla ganada, pero estas tres últimas cosas que se mencionan, hace que debamos prepararnos para otras batallas, para otras defensas, en las que se pondrá en juego la organización lograda.
Esta Historia no termina aquí.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.