Una defensa que ofende a las mujeres

por Mariane Pécora 

¿Por qué una entusiasta abogada feminista defiende a un turbio funcionario acusado de acoso sexual y sospechado de corrupción?

No cabe duda de que vivimos en una sociedad patriarcal, que enarbola su condición de poder a través del dinero, las influencias y la mentira. La posverdad o aquella apariencia de la realidad que se obtiene a través de la banalización de la verdad,  penetra silenciosamente en todas las fibras del tejido social. La combinación explosiva de patriarcado y posverdad puede doblegar a cualquiera, incluso a una entusiasta abogada feminista, hasta conseguir que ésta ejerza una férrea defensa de un enjuiciado  por acoso sexual. Que, vale aclarar,  además es su patrón, su contratista y paga su sustento con el dinero de todos los porteños. [i]

Resulta penoso hacer esta crónica para alguien que, sin tener una militancia activa, se intuye feminista. Aquí no media ningún condicionamiento machista sino una cuestión ética fundamental.

Black Mirror

“Una mujer ejerciendo la defensa de un funcionario acusado por acoso sexual, justo hoy #8M, da como vergüencita, ¿no?”, escribía en un post esta cronista el 8 de marzo pasado.

Ese día, en una fecha tan simbólica para todas las mujeres, comenzó el juicio oral y público contra el presidente de la Junta Comunal 1, Roberto Salcedo (PRO). Tras dos años idas y venidas, la demanda por acoso sexual iniciada por una empleada contratada por este funcionario fue elevada a juicio. Durante los cinco meses en que se desempeñó en la Comuna 1, María Marone denuncia que sufrió acoso, manoseos e insinuaciones obscenas de parte de Roberto Salcedo, su jefe, contratista y representante electo de la Comuna 1.
La sorpresa del día fue la presentación de la defensa particular de Roberto Salcedo, ejercida por una abogada que erigió su imagen pública (o publicitaria) como defensora de víctimas de acoso, abuso y violencia sexual. Nvard Nazaryan, se hace llamar: “abogada querellante en causas feministas”.  Desde aproximadamente un año se presenta como especialista en delitos contra la integridad sexual en distintos colectivos de mujeres jóvenes y adolescentes con alto grado de vulnerabilidad.  Patrocina en forma gratuita a víctimas de delitos sexuales. Lleva la querella de casos resonantes de abuso de menores y violencia sexual. Concede entrevistas, señala la desidia de la Justicia ante los delitos sexuales contra las mujeres. Impulsa a las jóvenes a visibilizar estas violencias, denunciando públicamente a sus abusadores. Da charlas en escuelas para concientizar sobre violencia sexual. Y hasta recibe premios en nombre de mujeres que han sufrido severos delitos sexuales.
Nvard  Nazaryan (32) tuvo una loable y vertiginosa carrera para estar recibida hace sólo tres años. Más que una abogada, es el espejo donde muchas jóvenes y adolescentes anhelan verse reflejadas. Una de ellas, Vicu Villanueva, emitió  una larga entrevista en su canal de YouTube que mantuvo con la abogada el 10 febrero de este año.
“Invité a Nvard Nazaryan (…) para charlar acerca de la cultura de la violación, las cosas a tener en cuenta para hacer la denuncia por abuso o violencia de género, la importancia de la visibilización y más”, explicaba la joven, orgullosa de que la brillante abogada se prestara a la entrevista. Al igual que en el más siniestro episodio de Black Mirror, lo que ignoraba la youtuber y sus fans, es que por esos días, Nvard Nazaryan, preparaba la defensa de un funcionario demandado por un delito del que conoce todos y cada uno de los puntos débiles, pues convive y dice identificarse profundamente con las víctimas de acoso sexual.

Primer Round. Salcedo

Volvamos al 8 de marzo. Nvard Nazaryan lleva un pañuelo verde colgado de su cartera a manera de amuleto. Tiene porte de mujer decidida. Cruza a María Marone en los pasillos de Tribunales, la mira con cierto desprecio. No saluda a la supuesta víctima. En la sala se presenta como abogada particular de Roberto Salcedo, funcionario demandado por acoso sexual y laboral. La cruda descripción de los hechos por parte de la secretaria del juzgado no inquieta a Nvard Nazaryan: solicita incorporar a la prueba una reciente resolución del INADI, donde exime a su defendido de hechos de acoso sexual. Roberto Salcedo, sentado a su lado, ensaya una mueca de satisfacción. De inmediato, el imputado aceptará prestar declaración ante la jueza. Podría negarse a hacerlo y estaría en su derecho, pero prefiere relatar su versión. Se sienta corvo frente a la magistrada, con un hilo de voz jura decir la verdad, por momentos responde esquivo, por momentos se explaya en detalles absurdos. Habla siempre desde una posición de poder. La historia vuelve a ser la misma que hace dos años contó a Periódico VAS[ii], más ordenada y protocolar, si se quiere. Resumimos: El viernes 3 de junio de 2016, no estando Salcedo en la Comuna, Marone insultó y amenazó a dos personas contratadas, también agredió físicamente a una tercera. Ese mismo día, la delegada gremial en la Comuna le requiere a Salcedo -vía telefónica-, que rescinda el contrato de Marone.  Él, estando en la Costa Atlántica, acata la requisitoria de la sindicalista. El funcionario Salcedo sostiene que a partir de entonces surgen las denuncias sobre acoso laboral y sexual, y destaca que dos de las denuncias son posteriores a la rescisión del contrato.

Vamos a detenernos en este punto: Si Nvard Nazaryan, en lugar de estar ejerciendo la defensa de un imputado por acoso sexual, estuviese en un conversatorio, explicaría que una víctima de violencia sexual, tiene derecho a presentar la denuncia penal mucho después de cometido el acoso o abuso, sin importar el tiempo transcurrido del hecho. De lo contrario, no habría forma de denunciar a los abusadores de menores, por ejemplo. Pero hoy, 8 de marzo,  Nazaryan está del otro lado del mostrador y tiene que digerir, imagino que con cierto asco, el argumento de su defendido.

Volvamos a Salcedo, lo que extraña en su relato es el vertiginoso cambio que da a la personalidad de Marone, de la noche a la mañana pasa de ser su mano derecha “una especie de Jefa de Gabinete que llevaba la Comuna cuando yo no estaba” a convertirse en una neurótica desquiciada. Luego el funcionario se victimizará: insinúa que Marone lo llamó pedófilo en las redes sociales, insulto que le provocó “un daño emocional de tal envergadura que casi choca su auto”. Dice tener secuelas psicológicas de ese accidente. Pide que una vez concluido el juicio se limpie su buen nombre y honor.

Hagamos una nueva pausa: Si Nvard Nazaryan estuviese del lado correcto, objetaría la sed de resarcimiento del demandado. Diría que existe una jurisprudencia que ampara a la víctima en caso que el victimario intente judicializarla por difamación. Pero, hoy 8 de marzo, Nazaryan está parada en el bando contrario, representa a un macho acusado de acoso sexual.

Salcedo entiende tan poco de justicia, que dice haber ganado el juicio con la misma soltura que saluda a las mujeres en su día, y autoriza a las empleadas de la Comuna 1 a adherirse al paro, si así lo desean.
¿Qué puede esperarse de una persona que confunde un día de lucha con un feriado?
Fin del primer round

Segundo round. Marone

“Existe una vacante de más de doscientos jueces y mejor no hablemos de las instalaciones”, comenta la secretaria del juzgado, disculpándose por la demora de dos horas en iniciar la audiencia. La Justicia aquí es deficiente desde sus instalaciones. Los jueces no tienen salas donde ejercer. El tiempo de espera suele prolongarse más que las audiencias.

Tras un cambio de fecha, una postergación y más de dos horas de pasillo, el 19 de marzo, presta declaración la demandante María Marone. La sala acaba de ser usada, vasos sucios, jarras con aguas de dudoso origen y aire acondicionado a temperatura bajo cero.

“Mido un metro cuarenta y peso cuarenta kilos, no tengo fuerza para agredir a nadie”, comienza diciendo María Marone. Por momentos, el relato de los hechos se torna denso y vergonzoso. La demandante detalla cada situación de acoso sexual y laboral que sufrió mientras se desempeñaba bajo las órdenes del presidente de la Junta Comunal 1. Indica que el abuso de poder es una constante en la conducta de Salcedo. Habla de malversación de fondos, complicidades y amenazas. Enumera los funcionarios y despachos legislativos del Gobierno porteño que recorrió para quejarse. Habla de puertas que se le cerraron, de padrinos políticos, de entramados y alianzas que protegen a cada funcionario. Y denuncia que el hostigamiento a su persona nunca cesó, continuó hasta el mismo día que comenzó el juicio.
“El 8 de marzo, señora jueza, día internacional de la mujer, un grupo de empleados de la Comuna 1 hicieron un escrache en la puerta de mi casa. Vivo con mi madre que tiene más de ochenta años y está muy enferma, no puede alterarse. Me cantaron el hit del verano. Creían que Salcedo había ganado este juicio”.
La jueza atónita pregunta: “¿Cuál es el hit del verano?”.
“Le cambiaron la letra”, responde la demandante. Luego titubea, pide que disculpas por la grosería y lanza: “Marita Marone la puta que te parió”.
Nvard Nazaryan mira con displicencia a Marone, toma nota, se crispa. Busca una foja. Se equivoca de foja. Pregunta. Intenta objetar. La jueza la frena, le dice que se guarde las argumentaciones para los alegatos. Nazaryan, repregunta: día, momento y fecha exacta en que comenzaron los acosos sexuales. Marone explica. Nazaryan, indaga sobre la profesión y ocupación de la demandante. Marone responde: maquilladora y diseñadora de moda. La letrada hace una mueca sin mirarla, dice: “no más preguntas”.
“El cuatro de abril se tomará testimonio a los testigos de la defensa”, informa la jueza [iii].
Fin del segundo round.

Doctrina de shock y Viceversa

“Estoy shockeada, conozco a Nvard desde hace un año. No me importa lo que ella haga con su profesión, lo que no me banco es que esté defendiendo a un chabón acusado de acoso sexual”, comenta una de las víctimas de delitos sexuales representada por la letrada. Es viernes santo, día de crucifixión, la joven implora que resguardemos su identidad. Está desesperada, acaba de enterarse de que su abogada hace todo lo contrario de lo que pregona. Y encima ni siquiera le responde los mensajes.

Nvard Nazaryan está con un pico de estrés. No le contestará. No puede hacerlo. No encuentra argumentos. Sus universos contrarios acaban de intersectarse y el juego de los opuestos le estalló en la cara. El jueves 28 de marzo, se filtró a la prensa un informe[iv] que involucra a Roberto Salcedo en dos causas judiciales[v] y da cuenta de irregularidades en el manejo de la caja chica, presupuesto comunal, licitaciones y contrataciones de personal. Nvard Nazaryan, la abogada defensora, aparece mencionada entre el personal contratado, de lo que se deduce que Salcedo utiliza el dinero de todos los vecinos para pagar sus cuitas. Al día de la fecha, la letrada percibe un emolumento de $38.000 por mes.

En el círculo privado de Horacio Rodríguez Larreta, el escándalo caló más hondo que el escrache protagonizado por el falso Batman en el barrio de Saavedra. El titular del Ejecutivo porteño instruyó a Roberto Salcedo para que se tome licencia por tiempo indeterminado. Tras lo cual, hizo quitar de las redes sociales todas las fotografías donde se lo muestra junto al funcionario. Estando el marcha el juicio por acoso sexual en su contra, Salcedo ofició de anfitrión en una de las visitas que Rodríguez Larreta hizo a la Comuna 1 a mediados de marzo.

Pensar que desde el comando de Uspallata, desconocen los amaños de Salcedo es una ingenuidad. Basta hacer un repaso por el Boletín Oficial para encontrar la maraña de resoluciones de contratación de personal, emitidas por el jefe de la Junta Comunal 1, bajo la ambigua modalidad de locación de servicios y de obra. Allí aparece, además de la contratación de su abogada personal, la contratación de los testigos que serían citados por la defensa en la causa por acoso sexual[vi].

Las dos caras de Nvard Nazaryan

«El sistema judicial no les cree a las víctimas de violencia de género», decía Nvard Nazaryan en una entrevista concedida a LaRetaguardia en julio del año pasado. Por entonces la letrada ya representaba a Roberto Salcedo, jefe de la Junta Comunal 1, en la causa que María Marone le inicio por acoso sexual y laboral en junio de 2016.

Los contratos de Nvard Nazaryan  en la Comuna 1, datan del año pasado. El 15 de agosto de 2017, Roberto Salcedo contrata a Nvard Nazaryan, bajo la modalidad de locación de servicios,[vii] por el periodo agosto-diciembre de ese año, con una remuneración de $15.000 mensuales. La letrada pasa a formar parte de lo que el jefe de la Junta Comunal 1 denomina “su equipo de trabajo”, que también es “su equipo de campaña”. Nvard Nazaryan aparece fotografiada en el acto de cierre de campaña de Vamos Juntos -alianza electoral del PRO –  Coalición Cívica-, el 9 de agosto del año pasado, y en distintas actividades preelectorales. María Marone también formó parte del equipo de campaña del PRO en 2015, luego fue contratada por Roberto Salcedo en la Comuna 1.

Los servicios prestados por la joven abogada fueron tan eficientes que el diciembre del año pasado cobró, además de los $15.000 pautados en la contratación de agosto,[viii] una compensación de $35.000[ix]. En enero de este año, Roberto Salcedo contrató nuevamente a Nvard Nazaryan, por el periodo enero-diciembre, por la cifra de $32.000 mensuales[x]. Parece que el monto no conformó a Nazaryan dado que, con fecha 21 de marzo[xi] el jefe de la Junta Comunal 1 le sumó un adicional de $6000 mensuales. Con lo que sus honorarios se incrementaron, en menos de dos meses,  un 19%. Menuda paritaria logró la letrada: en el primer bimestre del año su haber de $15.000 pasó a $38.000, es decir, aumentó el 125 %.

Nadie conoce la doble vida de Nvard Nazaryan, abogada feminista que patrocina a mujeres víctimas de violencia sexual machista. Las jóvenes no sólo confían en ella, la idolatran. No imaginan la otra cara de Nazaryan, donde se la ve en distintas actividades protocolares: supervisando las obras de futura sede la Comuna 1, recorriendo la galería Güemes, escuchando los reclamos de Daniela Cardone, asistiendo a una reunión de la subsecretaría de Deportes porteña, almorzando junto al gerente del ANSES de Rafael Castillo, recibiendo en la sede comunal a Alejandro Fernández, vicepresidente del Consejo de la Magistratura Porteña, y a Juan Carlos Valero, gerente general de la Sindicatura General de la ciudad, almorzando con referentes la Junta Departamental de Montevideo.  Siempre junto a su defendido Roberto Salcedo, funcionario enjuiciado por acoso sexual, que además es su patrón y contratista.

¿Qué le pasa a Nvard Nazaryan, para que adopte este doble perfil profesional? Me respondo sola: pasa plata.

—————————————————————————————————————————————————

[i] Juicio oral y Público contra Roberto Salcedo

[ii] El relato de Salcedo

[iii] La próxima audiencia del juicio oral y público contra Roberto Salcedo es el miércoles 4 de abril, en el Tribunal Oral 19 sito en Lavalle 1171 – Piso 9 –  en horario a confirmar.

[iv] Solicitud de acceso a la información pública, ley 104, elevada por Elena Roccamonte al juntista Santiago Espil (Coalición Cívica) el 26 de marzo de 2018,

[v] Causa judicial  53660/17, radicada en el juzgado criminal y correccional Nº 36, y causa judicial 53549/17 radicada en el juzgado criminal y correccional Nº 9.

[vi]  Boletín Oficial de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires – 22 de enero de 2018 (ver Anexo) RESOLUCIÓN DE PRESIDENCIA Nº 3.072.965/COMUNA1/18

[vii] Boletín Oficial de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires – Nro 5194 – 18 de agosto de 2017. (ver Anexo) RESOLUCIÓN DE PRESIDENCIA Nº 18.647.749/COMUNA1/17

[viii] Boletín Oficial de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires – Nro 5194 – 18 de agosto de 2017. (ver Anexo) RESOLUCIÓN DE PRESIDENCIA Nº  18.647.749/COMUNA1/17

[ix] Resolución Presidencia Junta Comunal 1 – Expte -2017-28740805 MGEYA Comuna 1, de fecha 7 de diciembre de 2017. Nvard: Cobros por trabajos en la Comuna. If. 2017 – 2874197.

[x] Boletín Oficial de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires – 22 de enero de 2018 (ver Anexo) RESOLUCIÓN DE PRESIDENCIA Nº 3.072.965/COMUNA1/18

[xi] Boletín Oficial de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires – 26 de marzo de 2018 (ver Anexo) RESOLUCIÓN DE PRESIDENCIA Nº 8.618.112/COMUNA1/18

 

4 comentarios en “Una defensa que ofende a las mujeres”

  1. Seguiremos atentamente el desarrollo del juicio, es clave para saber si estamos en estado de derecho

  2. Una verguenza que esta persona sea la abogada de Yanonoscallamosmas, una mancha para la lucha feminista, un blog que merecía mi respeto ahora pierde toda credibilidad. Asco total

  3. Malena. Tanto el colectivo al que haces referencia como otros con los que nos hemos comunicado, ignoraban este doble juego de la abogada. Un abrazo.

  4. La gente de Yanonoscallamosmas fue víctima de esta infilfradora. Confiaron en ella. Se equivocaron. Pero la que incurrió en el acto de traición fue ella, no la gente que confió en ella. Si defiende al tipejo ese por plata, lo mas probable es que su unico interés en los otros casos fuera también de ganancia personal: prestigio, que para un abogado se traduce en dinero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.