No a las rejas en Parque Lezama

Vecinos participantes de la Asamblea del Parque Lezama aseguraron que la situación del Parque Lezama “es insostenible” por la demora del gobierno porteño en realizar las remodelaciones que requiere y repudiaron la justificación sobre un supuesto vandalismo para postergar los trabajos y reflotar la idea de enrejarlo.
“La situación del Parque es insostenible, estas obras ya tienen suficientes demoras como para qué ahora el macrismo invente un vandalismo que no existe y se agarre de eso para extender los plazos, gastar más dinero y volver a la carga con su idea de enrejar todo”, dijo Eva, integrante de la Asamblea.
Los vecinos repudiaron el comunicado emitido por el gobierno porteño en el que afirma que el acto de vandalismo contra la estatua de “La Loba Romana”, donde se sustrajeron las figuras de Rómulo y Remo, iban a demorar las obras prometidas para mejorar el Parque.
Afirman que esa sustracción fue cometida en el 2007 y que no hay ninguna denuncia en la comisaría de la zona sobre nuevos hechos de vandalismo en el Parque Lezama
El gobierno porteño salió a decir que la estatua de Rómulo y Remo había sido vandalizada, pero la verdad es que esa estatua estaba así desde mucho tiempo antes y ellos nunca le prestaron atención hasta que les sirvió de excusa ahora”, añadió Eva
La vecina apuntó que “ahora también piensan en enrejar el parque, cuando hace tiempo que tuvimos esa discusión y la lucha de los vecinos les rechazó de plano esa locura”.
Sostuvo además que los vecinos “somos los que todos los días usamos el parque, los que tuvimos que juntarnos en asamblea y luchar para que no hagan locuras como convertir el anfiteatro en un espejo de agua, quitándonos un espacio de encuentro”.
Enfatizó que el gobierno porteño “nunca consultó a los vecinos sobre todo esto, los únicos que pudieron ver el proyecto fueron los de la Asociación de Anticuarios, nosotros estamos presentando escritos todos los días en la Comuna y no nos llevan el apunte”.
Indicó además que esto “es un gran espacio verde, nos prometieron que iban a reducir la cantidad de cemento y es verdad que hay menos metros cuadrados construidos, pero lo que hicieron fue hacer más angostos los pasillos para poder hacer más pasajes”
“Uno mira el parque ahora y en vez de ver una alfombra verde ve un cuadriculado”, explicó la vecina mientras repartía volantes con la posición de la Asamblea a los peatones
Precisó además que “lo más grave es que este es el único espacio público de un barrio lleno de conventillos y pensiones, porque la Plaza Dorrego se convirtió en un patio de comidas y la plaza de la avenida San Juan a la tarde la cierran con llave” y añadió: “En estas noches de calor sofocante los vecinos no tenemos a donde venir a refrescarnos”.

Fuente y fotos: Télam

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.