El importante servicio social que los medios gráficos autogestivos prestan

“Este proyecto de ley es un reconocimiento al importante servicio social que los medios gráficos autogestivos prestan. Su fomento y apoyo a través de una normativa como ésta garantizarán que jamás sean silenciados”, indicó la diputada nacional por el Frente para la Victoria (FpV), María del Carmen Bianchi.Sostuvo, también que respaldó el ingreso del proyecto de Ley de Fomento para la Producción Autogestiva de Comunicación Social por Medios Gráficos y de Internet porque “en los últimos años hemos asistido a la creación y difusión de una gran cantidad de medios gráficos que consiguieron organizarse de acuerdo a un modelo cooperativo” y consideró que el surgimiento de ese sector se debe a “la necesidad de aportar una voz independiente a los timbres monocordes del mercado”.
La secretaria de la Comisión de Cultura, donde comenzará a ser tratado el proyecto de ley, destacó la característica distintiva de las medios autogestivos que son objeto de la norma al indicar que forman parte de una larga tradición en la Argentina de “producción cooperativa y emprendimientos sociales que surgieron en distintos momentos históricos como un modelo alternativo a las empresas clásicas donde el capital es propiedad de un empresario o de un grupo de empresarios”.

En ese sentido, el proyecto reconoce por objeto a las “empresas sociales” de comunicación de “producción independiente y autogestiva”, excluyendo a aquellas vinculadas a grupos económicos nacionales o extranjeros.

La ley de fomento a las revistas culturales fue presentada por el diputado del FpV Jorge Rivas el martes 14 de mayo en el Congreso y contó con el respaldo de Bianchi y más de una decena de diputados: Agustín Rossi, Héctor Recalde, Mara Brawer, Adriana Puiggrós, Liliana Ríos, Remo Carlotto, Juan Carlos Junio, Carlos Heller, Silvina García Larraburu, Edgardo Depetri y Omar Plaini. Además, el proyecto cuenta con las adhesiones de la Universidad de Buenos Aires y las universidades nacionales de Lomas de Zamora, Quilmes y La Plata. También recibió el respaldo del IUNA y la Fundación Walter Benjamín.

-¿Luego de la sanción de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, que aporta esta norma de fomento a las publicaciones gráficas autogestivas?

-La Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual había dejado pendientes beneficios concretos para los medios gráficos autogestivos. Cuando hablo de beneficios concretos, me refiero a cuestiones que estuvieran vinculadas directamente al funcionamiento y a la estructura de costos de estas publicaciones.

Y justamente ésa es la principal virtud de este proyecto de ley: una batería de instrumentos que facilitarán enormemente la administración de este tipo de medios. Con la Ley de Medios nuestro proyecto político definió un nuevo contexto en el campo de la comunicación social, caracterizado por la pluralidad en las voces y la democratización en el acceso. Es tarea del Poder Legislativo debatir y aprobar iniciativas como la del diputado Rivas que completen el nuevo marco establecido en 2009.

-¿Por qué es importante defender la circulación de estas publicaciones? ¿Cuáles son los riesgos que afrontan?

-Como regla general, las unidades productivas pequeñas y medianas son más vulnerables a la hora de enfrentar los vaivenes de la economía. A modo de ejemplo, podría citarse la protección que tuvo que ejercer el Estado sobre las Pymes luego de la crisis del 2001. Los riesgos que afrontan los medios gráficos y de Internet autogestivos son similares a los que resisten otros medios pequeños, cuyas espaldas no están sostenidas por grandes capitales.

-¿Cómo se enmarca el debate de este proyecto de fomento a la Comunicación Social autogestiva en la discusión por la “libertad de expresión”?

-En una democracia consolidada, de ya casi tres décadas, la libertad de expresión forma parte del menú de derechos que se encuentra absolutamente garantizado.

Son voces como las que aporta la comunicación autogestiva la prueba más palmaria de este hecho. Sin dudas, el paso más importante que se dio en ese sentido está representado por el debate y la aprobación de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, iniciativa legislativa de nuestro Gobierno, luego acompañada por sectores de la oposición. Con la aparición de medios gráficos independientes y de gestión propia se incrementan las opciones que tiene el público a disposición. El aumento de la oferta tiende a atenuar el efecto por momentos enajenante del oligopolio mediático.

-¿Cómo afecta ese oligopolio mediático la “libertad de expresión”?

-Esta estructura del mercado de los medios, históricamente con muchos demandantes (audiencia) y pocos oferentes (medios concentrados), no implica falta de libertad de expresión, pero sí asimetrías en la información que se consume. Es curioso con qué saña son criticados programas de la TV Pública que por primera vez se dedicaron a desmenuzar y analizar la metodología que tienen los grandes grupos de medios para producir y repetir esas asimetrías. Es que durante el gobierno de Néstor Kirchner por primera vez el poder político tuvo el coraje de denunciar la extorsión del poder mediático. Esto dio lugar a que se instale en la conciencia colectiva la idea de que lo que se lee en los diarios o se escucha en la televisión puede ser mentira. También quebró la falacia de que existen medios independientes, libres de posición política. Como ocurre en otros sectores de la economía, el gran desafío que enfrenta la sociedad argentina hoy en el campo de los medios de comunicación es disolver la concentración para que las asimetrías mencionadas desaparezcan. La comunicación autogestiva será una de las herramientas que ayudará a cumplir ese objetivo.

DATOS DEL SECTOR DE REVISTAS CULTURALES

  • 241 títulos producidos, según el Registro Nacional de la Secretaría de Cultura de la Nación.
  • Tirada promedio del sector: 350 mil ejemplares mensuales.
  • Readership (lectores) promedio: 1.400.000 mensuales.
  • Aporte del sector a la industria gráfica pyme regional: 1.750.000 pesos mensuales.

EJES CENTRALES DE LA LEY DE FOMENTO A LA PRODUCCIÓN AUTOGESTIVA DE MEDIOS GRÁFICOS.

  • La ley aboga por políticas públicas destinadas a fortalecer el sector de la producción de comunicación cultural autogestiva: fomentándolo, protegiéndolo, impulsándolo.
  • El concepto de Autogestión define quiénes pueden ser beneficiarios, pero también quiénes no. La comunicación cultural independiente se sostiene sin patrón y con el objetivo de crear vínculos que fortalezcan una producción de la información fundamentalmente social y más democrática.
  • Es necesario garantizar nuestros derechos por escrito; establecer un contrato social. Como señala el primer artículo de la ley, es importante “declarar de utilidad colectiva e interés nacional la producción autogestiva de comunicación cultural independiente por medios gráficos”. Allí radica el sujeto, objeto y sentido de lo que proponemos.
  • La finalidad del proyecto se centra en el desarrollo integrado, equitativo y eficiente de la estructura productiva. Ese desarrollo debe sostenerse en cuatro patas fundamentales: un tratamiento impositivo más justo para con el sector, un sustento económico de parte del Estado destinado a redistribuir los recursos destinados a los medios de comunicación, el acceso prioritario a licitaciones y concursos, y el acercamiento de los mecanismos de difusión y circulación estatales a través de sus instituciones (bibliotecas, correo, etc.

Fuente: Arecia.org

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.