“Ahora a la Sala Alberdi sólo podés acceder si pagás”

Luego de casi siete meses del violento desalojo que sufrieron los integrantes de la Sala Alberdi del Centro Cultural San Martín el 13 de marzo de este año, donde la policía metropolitana hirió con balas de plomo a tres personas, los cuatro procesados por la toma de ese centro cultural se presentaron a declarar a la primer audiencia convocada por la Justicia. Los acompañaron organizaciones e integrantes de la Sala Alberdi, que aguardaron en la puerta de Tribunales con un desayuno colectivo y una muestra fotográfica.
Rodeados de tres móviles y al menos 49 oficiales, los integrantes de la sala Alberdi, familiares de los cuatro procesados y diversas organizaciones acercaron su apoyo a los cuatro imputados, por la toma de ese centro cultural, que hoy declararon en la primera audiencia convocada del Juzgado de Primera Instancia Nº 1, de calle Tacuarí 138).
“Tenemos cuatro compañeros procesados, que se los acusa de usurpación, hoy es la primer audiencia, que es para presentar pruebas, principalmente, y para ver cuáles son los argumentos de la acusación (…) La causa únicamente es por usurpación, no es por daño al espacio ni por haber robado nada, como difundieron varios medios masivos”, explicó Rodrigo, de la asamblea de la Sala Alberdi.
Con respecto a la reapertura de la Sala Alberdi que llevó a cabo el pasado viernes 27 de septiembre el gobierno porteño, con la paradójica exhibición de una obra teatral sobre la dictadura, Rodrigo fijó su posición sobre esta nueva etapa de la sala: “No es lo mismo, ellos hicieron varios de los arreglos y refacciones que nosotros ya proponíamos desde hace mucho. Pero el hecho es que en esa sala ahora todos los cursos van a ser pagos, y así se limita la posibilidad de que todos puedan acceder (…) Nosotros dábamos talleres a la gorra porque creemos que todos tienen el derecho natural – y no legal – de poder acceder a la cultura, el arte y la enseñanza, y acá sólo podés accedes si pagás”.
Por su parte, Marcos, unos de los imputados por “usurpación” de la Sala Alberdi indicó: “Pueden acusarnos de lo que sea, pero no tienen pruebas. No tienen ni fundamentos ni lógica para que nos estén acusando de haber dejado la sala en mal estado (…) Es netamente difamación y calumnias”.
Con respecto a la reapertura de la sala también dio su opinión: “Refaccionaron pero rompieron todo lo que la sala era desde hace 20 años, un centro de aprendizaje y de trabajo artístico. La sala ahora es una vitrina artística. Pueden tener las herramientas más modernas, pero no es un semillero de artistas, no se enseña arte. Encima tienen la hipocresía de decir que es un espacio para los artistas independientes siendo que el gobierno de ciudad tiene la política de privatizar todo lo que se aun espacio de cultura autónomo o comunitario (…) La entrada cuesta 60 pesos, y nunca una entrada a la Sala Alberdi había costado eso”. Entre los aspectos positivos que rescata al hacer un balance del proceso de la sala, Marcos rescata el acercamiento a otros colectivos: “se acercaron muchos otros espacios, con las mismas características y problemáticas. Nosotros también nos solidarizamos y difundimos los conflictos que tienen que ver no sólo con la Sala Alberdi. Es una construcción diaria.”
Finalmente, al salir del juzgado, los procesados y su abogado informaron a los presentes que la causa se elevó a cámara, porque la fiscal a cargo, de apellido Varsia, así lo solicitó porque no está de acuerdo con los argumentos del juez que tuvo la causa inicialmente y que la caratuló como “protesta social”, con lo cual, según el criterio de la fiscal, es imposible imputar a los acusados.
En el violento desalojo de la sala que llevó adelante la policía metropolitana el 13 de marzo de este año (causa cuya querella impulsan de manera conjunta CORREPI, CADEP y COPODH), dos integrantes de la Red Nacional de Medios Alternativos fueron baleados con balas de plomo.
En declaraciones a radio La Retaguardia, la abogada María del Caérmen Verdú, de CORREPI, especificó: “se había encargado a Gendarmería una pericia bastante compleja sobre las imágenes obtenidas de los distintos medios que filmaron y fotografiaron el ataque, y hay que destacar la importancia del sitio web de la RNMA y de aquella conferencia de prensa que hicimos en el Hotel Bauen, donde presentamos este material en crudo y después editado con las distintas cámaras compañeras y calculando los distintos ángulos, el instante en que los compañeros fueron heridos. Resulta ser que el fiscal tuvo la curiosidad de meterse en la página de la RNMA, vio ese material y ahora nos pidió que se lo alcancemos. Nosotros ya habíamos aportado las cámaras que teníamos en nuestro poder, pero ahora nos pidieron que también aportemos la totalidad de ese material en bruto y editado para que Gendarmería pueda también trabajar sobre esas imágenes”.
La letrada aclaró que en estos casos se debe estar encima de los fiscales, y destacó que en esta causa el control estricto del expediente está dando resultados por lo menos en términos de que la fiscalía está trabajando: “después veremos qué es lo que concluye Gendarmería y hasta dónde nos permite llegar porque allí tenemos un problema que va a ser bastante insalvable. Es el mismo que hemos enfrentado por ejemplo en la causa del 20 de diciembre en relación a nuestro compañero Carlos Petete Almirón. El único proyectil que tenemos recuperado ha sido sometido a pericias balísticas y no es un proyectil único, es decir no es una bala completa de un arma que permita por el estriado del cañón que queda marcado en el cuerpo del proyectil identificar el proyectil con el arma que lo disparó, sino que es una posta contenida en un cartucho de proyectil múltiple; lo que significa que al no tener el cartucho donde esa posta estaba contenida no podemos unirlo a un arma en particular, porque en las armas de ánima lisa como las escopetas lo que permite la identificación es la marca de la aguja percutora que queda en el culote del cartucho, pero las postas que van adentro no tocan nunca el arma, por lo que identificar al autor material del disparo, al individuo, se va a complicar. De todas maneras, con todas estas medidas de prueba estamos absolutamente seguros que tenemos identificado el grupo del personal de las fuerzas especiales de la Policía Metropolitana desde donde salió el disparo”, finalizó María del Carmen Verdú.

Fuente y fotografías: ANRed

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.