Asamblea Popular Plaza Dorrego

Vuelven los Viernes de Cine

La Asamblea Popular Plaza Dorrego vuelve a abrir sus puertas, viernes por medio, con su ciclo de Cine-Debate“CINEQuaNon”.

CINEQuaNon, está dirigido a los vecinos de San Telmo, amigos, compañeros de la Asamblea y de otras organizaciones, y a todos quienes quieran compartir el disfrute del cine, la reflexión y el compromiso. El cine, como forma de expresión cultural, es una herramienta de reflexión, de recuperación de la memoria colectiva y de construcción de identidad. Porque, al hablar de las temáticas sociales, políticas y culturales que nos afectan como latinoamericanos, construye nuevos lenguajes que ayudan comprender la realidad. Y, al igual que la Asamblea, ofrece una forma de conocernos, de vencer el aislamiento y encontrarse para compartir la vida en comunidad, que es una condición imprescindible (“CINEQuaNon”) para poder vivir mejor.

Como la misma Asamblea, este ciclo de cine, es un espacio de encuentro entre vecinos donde reflexionar acerca de nuestra Historia e Identidad, como así también de nuestros Derechos Humanos y Sociales.

Este viernes 4 de marzo a las 21 hs, se proyectará el film EL RATI HORRROR SHOW. Entrada libre y gratuita en Av. San Juan 803 (esquina Piedras)

Acerca del Film:

El Rati Horror Show es un documental que retrata la dramática historia de Fernando Ariel Carrera, el caso de un hombre común condenado injustamente a treinta años de cárcel –no por error sino de manera deliberada– a través de la manipulación de una causa judicial.
La película toma como punto central la manera en que se fraguó la causa de Fernando Carrera: la manipulación y alteración de la evidencia en el lugar de los hechos; la manipulación por parte de la instrucción policial de los testimonios de los escasos testigos llamados a declarar; la manipulación de todos los medios nacionales por parte de Rubén Maugeri, testigo clave de los hechos y presidente de la Asociación de Amigos de la Comisaría 34.
Por otro lado, muestra cómo Fernando Carrera lleva adelante su vida diaria en la cárcel, sabiéndose él también una víctima más de los excesos policiales y de un sistema judicial que lo condenó injustamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.