La Lucha por la Plaza de Av. Pueyrredón y Las Heras

El juez contencioso administrativo, Roberto Gallardo, ordenó suspender la obra en construcción de cocheras subterráneas en la Plaza Emilio Mitre, intersección Av. Pueyrredón y Las Heras, en el barrio de la Recoleta.

El magistrado adoptó esta determinación en el marco de un amparo judicial presentado por vecinos integrantes de la Asociación Amigos de la Avenida Pueyrredón y de la Asociación Barrio Recoleta, por violación de las normas vigentes, dañar la añosa arboleda del lugar, y restringir a los vecinos el disfrute del espacio público para ponerlo en función del negocio privado.

plaza-mitre0En julio del año pasado, los vecinos denunciaron al gobierno de la Ciudad y a la empresa constructora Criba que, con el objetivo de construir una playa de estacionamiento subterránea, llevaron a cabo una tala indiscriminada e impiadosa de árboles, destruyendo el 65% de la superficie total de la plaza, y violando las leyes de la Ciudad.

El Juez Gallardo fundamentó la decisión de detener la obra, debido a que las especies arbóreas que reemplazarán a las taladas y la metodología de plantado de las mismas “constituirán un peligro para la salud y la vida de las personas”. Y cuestionó, además, la veracidad del plan y de los estudios técnicos que respaldan la obra. Por todo esto convocó a las partes a una audiencia pública para el día 13 de abril próximo.

Los vecinos de Recoleta manifestaron que ellos se oponen a la forma de construcción y a la realización de una obra a cielo abierto que está prohibida por ley; y hacen énfasis en la destrucción del arbolado en buen estado y al cambio de la fisonomía de la plaza. Aclaran, también, que una vez terminadas las cocheras subterráneas, la plaza resultante con apenas un metro de tierra sobre el techo de las cocheras sería una especie de macetero: no tendría poder de absorción de lluvias, se anegarían las calles de la zona, y tampoco habría contacto real con la naturaleza sino con la polución de cientos de vehículos en el estacionamiento.

La decisión del juez Gallardo corre en el mismo sentido que la paralización de otras 18 obras de este tipo en la Ciudad, que tienen la característica de invadir y destruir el espacio público para hacer negocios privados.

Rafael Gómez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.