La UNASUR y los mecanismos de participación popular

por Hugo Finkel

Se realizó en la Casa Patria Grande – Presidente Néstor Carlos Kirchner, un “conversatorio” cuyo tema fue “Desde las Comunas a la Integración: experiencias latinoamericanas de gobiernos locales”. El panel estaba compuesto por el ingeniero Carlos Manteca Acosta, autor del libro “La Comuna organizada”, y el Dr. Juan Eduardo Romero Jiménez, funcionario de la Embajada de la República Bolivariana de Venezuela.

Carlos Manteca Acosta dijo que en la última cumbre de UNASUR (Unión de Naciones Suramericanas) se acordó realizar una reunión extraordinaria en febrero de 2013 para debatir la estructura financiera de integración y los mecanismos de participación. Remarcó que el objetivo será alcanzar la integración latinoamericana mediante la participación popular, y no por gestiones exclusivas entre los gobiernos. La participación es el mecanismo de apropiación de los pueblos, señaló Manteca Acosta, y desarrolló a continuación una serie de ideas-fuerza para favorecer esta apropiación popular.

 • Las instituciones deben facilitar la integración desde abajo, favorecidas por la unidad del lenguaje.

• La integración debe servir para superar desigualdades.

• Apuntalar la integración desde las comunas.

• Fortalecer el presupuesto participativo como mecanismo de cumplimiento obligatorio, para favorecer las relaciones vecinales y la cogestión con distintos niveles y organismos de los estados.

• Fortalecer los “nudos de frontera” como puntos de integración, por temas ambientales, comerciales, etc.

• Hacer ensayos de integración en fronteras, según las necesidades regionales.

• Generar una metodología que permita la integración a partir de pequeñas unidades, tomando distintas experiencias de la región.

En su intervención el Dr. Juan Eduardo Romero Jiménez, reflexionó sobre el ordenamiento territorial. Planteó que en Venezuela, el 85% de la población está concentrada en el 30% del territorio, porque existen grandes carencias de infraestructura y servicios. Planteó que en Latino América, se ha mantenido la misma distribución territorial básicamente desde el siglo XVII. Y sostuvo que las divisiones políticas estatales han impedido el intercambio que los pueblos originarios mantuvieron durante centenares de años.

Cuestionó la inmutabilidad de las constituciones nacionales, porque genera verdaderas trabas para el desarrollo del poder popular e impiden el sentir y los derechos de igualdad de los pueblos Quichuas y Aymara.

Luego explicó pormenorizadamente la experiencia venezolana y las sucesivas modificaciones constitucionales:

• Carácter vinculante y obligatorio, de las decisiones surgidas en las organizaciones de participación popular.

• Propuesta socialista de organización territorial para superar el ordenamiento que los europeos impusieron desde el siglo XVI.

• Leyes de Consejos Comunales.

• En 2008, creación del Ministerio de Poder Popular.

• Ley orgánica de Comunas, como base de un modelo económico de propiedad comunal.

• Plan de Desarrollo Simón Bolívar 2007/2013, con el objetivo de que haya nuevas formas de comunidades.

• Estructura de las Comunas en base a las asambleas de los ciudadanos, implementadas en todos los niveles de gestión.

• Planes vinculantes, que integran lo local, lo provincial y lo nacional, determinando las asignaciones económicas con que se contará en cada nivel.

• Impulsar el fortalecimiento de un UNASUR industrial sin cometer los errores de Europa, donde los países más poderosos condicionan a los países más débiles.

El evento se desarrolló en una magnífica residencia de estilo francés en la calle Carlos Pellegrini 1289 -barrio de Retiro-. Esta, tiene un jardín a la entrada y consta de un amplio salón con boisserie en planta baja y tres pisos con escaleras labradas y remate de mansarda y pizarras. Fue construida por el arquitecto Buschiazzo a principios del siglo XX para la familia Martínez. En 1935 la adquirió la familia Salaberry y en 1958 fue donada al Estado, que la destinó al Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas. Allí los militares juzgaron a sus pares por los excesos cometidos durante la Dictadura y la Guerra de Malvinas. En el 2010, Néstor Kirchner la habilitó como Secretaría de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR). Y fue restaurada en el año 2011, con el nombre de Casa Patria Grande – Presidente Néstor Carlos Kirchner, para impulsar la integración de los pueblos latinoamericanos en términos culturales, políticos, económicos, sociales, y constituir un espacio especial para la juventud.

Los ámbitos señoriales de esta vieja mansión, sus cielorrasos ornamentados con molduras y frisos, y sus paredes cubiertas de óleos y boisserie, fueron testigos de escenas familiares en la primera mitad del siglo XX, testigos de la barbarie: el genocidio y la guerra, durante los años 80. Y ahora, testigos de los ideales de participación popular e integración latinoamericana.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.