Las Victorias está a salvo

La justicia porteña confirmó la orden de suspender las obras en la capilla y convento de Las Victorias, en el barrio porteño de Recoleta, para proteger su valor arquitectónico, informó hoy la asociación civil Basta de Demoler”.
La decisión fue adoptada por el juzgado en lo contencioso administrativo y tributario 6 de la Ciudad, a cargo de Patricia López Vergara, quien confirmó la medida cautelar de no innovar y suspender las obras en el conjunto de alto valor arquitectónico situado en Libertad y Paraguay.
El amparo había sido presentado por Basta de Demoler y Edith Oviedo, integrante de la Junta Comunal 1, quienes, alertadas por vecinos, ya habían advertido que la demolición continuaba pese a que existía una medida precautelar.
La situación había llevado a la presidenta de esta organización no gubernamental (ONG), María Carmen Arias Usandivaras, a ir en persona al convento, con una abogada y dos policías de la Comisaría 17, para entregar la notificación judicial, y más tarde también debió acercarse la propia jueza.
La ONG había recurrido a la Justicia el año pasado al conocerse un permiso de demolición y nuevas obras, a pesar de que todo el conjunto está protegido por ley.
El proyecto prevé la demolición de la antigua capilla de Libertad 870 para construir un edificio de dos subsuelos de cocheras y de ocho pisos de oficinas que se prolongará sobre la terraza del resto del convento hasta la esquina con Paraguay.
La iglesia que forma parte del complejo y da sobre Paraguay, cuyos vitrales fueron traídos de París, fue inaugurada el 25 de octubre de 1883 por la Congregación del Santísimo Redentor.
Este complejo estuvo inmerso en la batalla de la Revolución del Parque, que se desarrolló en la plaza Libertad el 26 de julio de 1890, siendo la torre de Las Victorias centro del fuego de la artillería. En aquel episodio histórico, la cruz roja montó allí un hospital de campaña.
Ese mismo año se construyó el edificio de al lado, la casa de la comunidad redentorista. En 1905 los sacerdotes adquirieron ocho metros más atrás de la iglesia primitiva, alargando así el templo y agregaron la llamada Capilla de Hombres, con entrada por Libertad 870.
En cuanto al valor artístico-arquitectónico de todo el complejo “Las Victorias”, en 1909 se firmó el contrato de pintura con la empresa Rossi y Colli y el pintor principal de los cuadros fue Berti. El bautisterio fue inaugurado el 6 de abril de 1956 y las pinturas son de estilo griego bizantino. En la Capilla de Hombres, en el cielorraso, se pueden leer frases referentes a las tres virtudes teologales: fe, esperanza y caridad. Tiene, también, siete cuadros de los Siete Dolores de la Virgen y en el techo están pintadas las letanías lauretanas de la Virgen, en latín. En el presbiterio hay un retablo del antiguo altar mayor, que dejó de serlo en 1967 con la imagen tallada de Nuestra Señora de Las Victorias traída de París. En la nave central hay dos altares, el del Perpetuo Socorro, patrona de las Misiones Redentoristas hacia la derecha y, hacia la izquierda, el altar del Sagrado Corazón. Alberga además la tumba de Antonio Solari, un laico que estuvo presente en la inauguración de la iglesia, en 1883. Fue declarado Siervo de Dios y está en proceso para probar que era santo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.